La primera infección por coronavirus se detectó en diciembre de 2019. El epicentro, Wuhan, fue cerrado y aislado el 23 de enero de 2020, dos días antes del Año Nuevo Chino, pero eso no impidió que el virus se propagara a otras regiones.

Como capital de la provincia de Hubei y centro de tráfico terrestre y aéreo a lo largo del río Yangtze, Wuhan tiene una población urbana registrada de 9 millones, así como 5 millones de residentes temporales. Unos 5 millones de personas lograron huir de la ciudad después de que se emitió la orden de cierre, dijo el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, el 26 de enero.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Desde el 6 de marzo, el coronavirus se ha extendido a casi 100 países y territorios con más de 100,000 infecciones y cerca de 3,500 muertes en todo el mundo.

Desde su brote inicial hace tres meses, los funcionarios y los medios de comunicación controlados por el partido comunista chino (PCCh) han estado minimizando la epidemia. Se han tomado medidas en todos los niveles del gobierno para informar de manera insuficiente la cantidad de infecciones. A partir del 6 de marzo de 2020, los funcionarios en China reportaron 80.813 casos, incluidos 67.592 solo en Wuhan. El número de muertes en China se reporta como 3,073.

Como se describe en este informe del trimestre, es probable que el número real de infecciones y muertes sea mucho mayor, ya que una gran cantidad de casos no se informan durante el encubrimiento continuo por parte del PCCh.

Brote inicial (diciembre de 2019 al 20 de enero de 2020)

«Existe evidencia de que la transmisión de persona a persona ha ocurrido entre contactos cercanos desde mediados de diciembre de 2019», informó un artículo del 29 de enero de 2020 publicado en el New England Journal of Medicine.

Titulado «Dinámica de transmisión temprana en Wuhan, China, del Nuevo coronavirus – Neumonía infecciosa», el artículo fue escrito por un grupo de científicos del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCDC).

Pero el CCDC no declaró la enfermedad transferible de humano a humano hasta el 20 de enero de 2020, un mes después del comienzo del brote. Durante ese mes, los funcionarios de Wuhan le dijeron repetidamente al público que el virus era «controlable y prevenible», y no tomaron las medidas necesarias para evitar la propagación del virus.

El 31 de diciembre de 2019, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan emitió un «Aviso urgente sobre el tratamiento de la neumonía de causa desconocida» a las instalaciones médicas locales, advirtiendo que algunos compradores en el mercado de mariscos de Huanan habían exhibido síntomas de neumonía. El aviso instó a cada institución a contar a sus pacientes con síntomas similares. Los residentes de Wuhan pensaron que enfrentaban una recurrencia del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) del 2003.

El mismo día de la notificación, los expertos médicos de Beijing llegaron a Wuhan y emitieron tres criterios para que los pacientes sean considerados casos confirmados: a) exposición previa al mercado de mariscos de Huanan, 2) fiebre y 3) verificación completa de la secuenciación del genoma. Según un artículo en los medios de comunicación financieros Caixin Weekly, dichos criterios eran demasiado estrictos para identificar casos asintomáticos, lo que condujo a una mayor propagación de la enfermedad.

El 1 de enero de 2020, la policía de Wuhan castigó a ocho médicos por hablar con otros sobre la creciente epidemia. La policía dijo que la enfermedad estaba bajo control y no se propagaría entre los humanos. Estos ocho médicos fueron acusados de «actos ilegales de fabricar y difundir rumores y perturbar el orden social». Uno de ellos, el Dr. Li Wenliang del Hospital Central de Wuhan, fue infectado y murió del virus el 6 de febrero de 2020.

También el 1 de enero de 2020, el mercado de mariscos de Huanan fue cerrado por limpieza. Al día siguiente, la Universidad Naval de Ingeniería del Ejército Popular de Liberación (EPL) con sede en Wuhan emitió un aviso que prohibía que personal externo ingrese a su campus. Este aviso indicaba que la armada china ya estaba al tanto de la infección en 2019 y había emitido una política (2019-298) para controlarla. Del mismo modo, el Hospital General del Teatro Central del PLA también tenía conocimiento de la situación del virus.

El 3 de enero de 2020, los funcionarios en Wuhan reportaron 44 casos. Aunque se sabía poco sobre la fuente, la ruta de transmisión y la mutación del virus, los medios de comunicación en China afirmaron que la enfermedad era «prevenible y controlable». El 10 de enero, la Agencia de Noticias Xinhua entrevistó a Wang Hailong, un médico que había estado involucrado en los esfuerzos de prevención del SARS en 2003. Wang dijo que no se habían observado muertes, infecciones en trabajadores de la salud o transmisión de persona a persona. Le aseguró al público que no tenía que preocuparse.

El 5 de enero de 2020, el Centro Clínico de Salud Pública de Shanghái (afiliado a la Universidad de Shanghái Fudan) presentó un informe interno a la Comisión Nacional de Salud. El centro afirmó que se había detectado un coronavirus en el líquido de lavado del tracto respiratorio de un paciente con síntomas de neumonía que tenía vínculos con el mercado de mariscos de Huanan. La secuenciación del genoma completo mostró que el material genético del virus era un 89,11% homólogo al del SARS, y este nuevo virus se denominó Wuhan-Hu-1.

El 8 de enero, se determinó que este virus era un nuevo coronavirus y luego se renombró como 2019-nCoV.

Wang Guangfa, cirujano jefe del departamento de medicina de cuidados intensivos y pulmonares del Primer Hospital de la Universidad de Beijing, anunció el 11 de enero a través del periódico People’s Daily que el virus era débil para causar enfermedad. También dijo que los pacientes y la situación general de infección estaban «bajo control».

El 14 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que se había observado una transmisión limitada de humano a humano del nuevo coronavirus, principalmente dentro de pequeños grupos de familias. Maria Van Kerkhove, directora interina de la unidad de enfermedades emergentes de la OMS, dijo que la agencia había brindado orientación a los hospitales de todo el mundo sobre el control de infecciones en caso de propagación, incluso mediante un evento de «súper propagación» en un entorno de atención médica.

No mucho después de eso, sin embargo, la OMS citó comentarios de funcionarios chinos que decían que no había evidencia que muestre que el virus se transmite entre humanos. En la mañana del 15 de enero de 2020, la Comisión Municipal de Salud de Wuhan dijo que aunque no se había encontrado evidencia de transmisión de persona a persona, no podía descartar la posibilidad de una transmisión limitada entre humanos.

El 17 de enero de 2020, un informe del Centro MRC de Análisis de Enfermedades Infecciosas Globales del London Imperial College dijo que probablemente habría «sustancialmente más casos». El informe estimó que había 1.723 casos al 12 de enero en Wuhan.

Aunque los funcionarios ya sabían en diciembre de 2019 que el virus podía propagarse entre los humanos, los residentes de la comunidad Baibuting de Wuhan debían asistir a una fiesta anual el 18 de enero de 2020. Organizados por el gobierno de Wuhan, más de 40,000 familias prepararon un total de 14,000 platos para compartir. Días después, muchos en la comunidad comenzaron a mostrar síntomas de infección por coronavirus. La ciudad de Wuhan fue cerrada cinco días después, el 23 de enero.

Un voluntario que trabajaba en el evento reveló que él y algunos miembros del personal de la comunidad recibieron noticias de que Wuhan debía ser cerrado y aislado, pero les dijeron que la fiesta debía continuar. Un miembro del personal del comité del vecindario dijo que había escuchado sobre el virus a principios de enero. Después de ser notificado el 15 de enero de que la enfermedad podría propagarse de persona a persona, él y otros sugirieron cancelar el banquete, pero su solicitud fue denegada.

El 19 de enero de 2020, el periódico Chutian Metropolis Daily informó que un evento a gran escala organizado por la Oficina de Cultura y Turismo de Wuhan se celebraría al día siguiente con una asistencia estimada de 200,000 personas.

Según Defensores de los Derechos Humanos de China, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C., los funcionarios chinos arrestaron al menos a 325 residentes solo entre el 22 y el 28 de enero. La mayoría de ellos fueron acusados de «difundir rumores», «crear pánico» o «intentar perturbar el orden social». Fueron castigados con detención, multas o educación disciplinaria.

Cronología después de que el PCCh declaró la transmisión de persona a persona

En la noche del 20 de enero de 2020, Zhong Nanshan, jefe de la Fuerza de Tarea de Coronavirus de la Comisión Nacional de Salud, dijo durante una conferencia de prensa que la evidencia había demostrado que el nuevo coronavirus definitivamente podría propagarse entre las personas.

En la mañana del 21 de enero de 2020, la Comisión de Salud Municipal de Wuhan dijo que 15 miembros del personal médico de la ciudad habían sido diagnosticados con infección por coronavirus, con un caso sospechoso adicional. Entre estos 16 casos, uno estaba en estado crítico. Esta noticia provocó la ira del público por el encubrimiento anterior de la epidemia por parte de los funcionarios.

En la tarde del 21 de enero, los Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) anunciaron que un ciudadano estadounidense en Seattle que había estado en Wuhan había sido infectado. Este fue el primer caso de infección por coronavirus en los EE. UU.

El 23 de enero, Wuhan fue bloqueado, todos los medios de transporte público interrumpidos, incluidos los autobuses, trenes, transbordadores y vuelos. Más tarde, 15 ciudades en la provincia de Hubei también fueron bloqueadas. Beijing y otras 12 provincias y ciudades a nivel de provincia también activaron el sistema de gestión de emergencias de salud pública. Para entonces, sin embargo, la epidemia se había extendido a más de 26 provincias.

El 24 de enero, la víspera del Año Nuevo Chino, el líder chino Xi Jinping pronunció un discurso en todo el país y no mencionó el brote del virus ni a Wuhan.

El 25 de enero, Eric Feigl-Ding, investigador de salud pública de la Universidad de Harvard durante 15 años, comentó en Twitter: «Es grave al nivel de una pandemia termonuclear… No estoy exagerando». Dijo que este virus sería mucho peor que las epidemias anteriores. Se informó que Covid-19 tenía una tasa de infección, R0 (pronunciada «R cero») de 3.8, lo que significa que una persona contagiosa transmitirá el virus a un promedio de 3.8 personas más. A modo de comparación, la pandemia de gripe de 2009 (también conocida como gripe porcina y que provocó la muerte de cientos de miles) tuvo una R0 de 1,48, y la gripe española de 1918 (responsable de la muerte de 50-100 millones) tuvo una R0 de 1.80.

El 27 de enero de 2020, el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, reconoció la demora en la comunicación sobre el estado del coronavirus y explicó que no estaba autorizado a revelar la información antes. «El gobierno central fue parcialmente responsable de la falta de transparencia que ha estropeado la respuesta a esta crisis de salud en rápida expansión», dijo.

El 28 de enero de 2020, Beijing detuvo el transporte ferroviario y Tianjin activó su sistema de emergencia en tiempos de guerra.

El 28 de enero de 2020, altos funcionarios estadounidenses dijeron que Beijing había rechazado su oferta para ayudar a combatir la epidemia. El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que Beijing había estado negando las solicitudes de acceso de los funcionarios de los CDC a China desde el 6 de enero.

El 29 de enero de 2020, un artículo publicado en el New England Journal of Medicine estableció: «Hay evidencia de que la transmisión de persona a persona ha ocurrido entre contactos cercanos desde mediados de diciembre de 2019”. (“Dinámica de transmisión temprana en Wuhan, China, del Nuevo coronavirus – Neumonía infecciosa”) Los autores eran del CCDC y el Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Hubei, y habían estudiado 425 casos confirmados en Wuhan entre diciembre de 2019 y enero de 2020.

El 30 de enero de 2020, el exfuncionario del Ministerio de Salud de China, Chen Bingzhong, dijo a La Gran Época que la epidemia estaba fuera de control y que Wuhan estaba en una situación muy peligrosa. Dijo que había más pacientes de los que podían ser tratados. El número real de casos también era mucho mayor de lo que se informó oficialmente.

El 30 de enero de 2020, Italia confirmó sus dos primeros casos en una conferencia de prensa del primer ministro Giuseppe Conte. Eran dos turistas chinos que habían viajado recientemente a Italia.

El 31 de enero de 2020, el Secretario de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Alex Azar, declaró que el coronavirus era una emergencia de salud pública y la implementación de medidas temporales para proteger a los ciudadanos. Dijo que cualquier ciudadano estadounidense que regrese al país que haya estado en la provincia de Hubei en China durante los 14 días anteriores estaría sujeto a hasta 14 días de cuarentena obligatoria. Además, cualquier ciudadano estadounidense que regrese de otras regiones de China dentro de los 14 días anteriores se someterá a exámenes de salud en puertos de entrada seleccionados y estará sujeto a hasta 14 días de auto-cuarentena monitoreada.

Además, el presidente Trump firmó una proclamación que suspende temporalmente la entrada a los EE. UU. de cualquier ciudadano extranjero que presente un riesgo de transmitir el virus. Esto incluía a ciudadanos extranjeros que no eran familiares directos de ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes, que habían viajado a China en los 14 días anteriores.

También a partir del 2 de febrero, todos los vuelos a los EE. UU. que transportaban a personas que habían estado recientemente en China fueron dirigidos a aterrizar en uno de los 7 aeropuertos de los EE. UU. Estos 7 aeropuertos designados por el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS) fueron el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy en Nueva York, el Aeropuerto Internacional Chicago O’Hare, el Aeropuerto Internacional de San Francisco, el Aeropuerto Internacional Seattle-Tacoma, el Aeropuerto Internacional Daniel K. Inouye en Honolulu, el aeropuerto internacional de Los Ángeles y el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta.

Las principales aerolíneas han cancelado vuelos hacia y desde China. American Airlines suspendió los vuelos a China continental del 2 de febrero al 27 de marzo. Delta suspendió todos los vuelos de EE. UU. a China entre el 6 de febrero y el 30 de abril, mientras que United extendió hasta el 24 de abril su suspensión de vuelos entre EE. UU. y Beijing, Chengdu, Shanghái y Hong Kong

Estas decisiones se tomaron después de que el Departamento de Estado de EE. UU. incrementó su advertencia de viaje al nivel más alto, el Nivel 4, el 30 de enero de 2020: “No viaje a China debido al nuevo coronavirus identificado por primera vez en Wuhan, China. El 30 de enero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que el brote de rápida propagación constituye una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional (PHEIC) «.

El 3 de febrero, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, dijo durante una conferencia de prensa: «Desde el 3 de enero, notificamos a EE. UU. la epidemia y nuestras medidas de control en total treinta veces». Como se discutió anteriormente, algunas instituciones chinas, como las del ejército y la Comisión Nacional de Salud, ya sabían sobre el brote a fines de 2019, pero el público en general había estado mal informado sobre la escala y la gravedad de la epidemia todo el tiempo.

El 5 de febrero, Neil Ferguson, director del Centro MRC para el Análisis Global de Enfermedades Infecciosas en el Imperial College de Londres, dijo que el número de casos «aumentaba todo el tiempo». Estimó que solo el 10% de todas las infecciones en China se habían detectado en ese momento.

El 6 de febrero de 2020, los medios de comunicación informaron que numerosos países, incluidos Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Australia e Indonesia, habían estado evacuando a sus ciudadanos de China en vuelos chárteres.

El 7 de febrero, Li Wenliang, uno de los 8 médicos castigados por dar a conocer la infección por coronavirus, murió a causa del virus. Esta noticia se convirtió en un titular en Weibo, uno de los sitios de blogs más populares en China con un alcance de 540 millones de usuarios. Pero esta publicación se eliminó rápidamente del sitio.

El 8 de febrero, la embajada de Estados Unidos en China dijo que el primer ciudadano estadounidense había muerto por el coronavirus. El paciente tenía 60 años y murió en un hospital en Wuhan.

El 9 de febrero, la OMS dijo que China había confirmado un total de 40,213 casos y 811 muertes. Esto superó el número de muertos por la epidemia de SARS en 2003. También se encontraron más casos en otros países y regiones, incluyendo Hong Kong (10 casos más, con un total de 36), Singapur (tres casos, con un total de 43), y Corea del Sur (tres casos más, con un total de 27). Se confirmaron seis casos más en el crucero Diamond Princess, lo que eleva el número total de casos en el barco a 70, y Japón tiene 96 casos.

El 11 de febrero, el Consejo Estatal de China instó a los residentes chinos a volver a trabajar antes del 18 de febrero, excepto los de la provincia de Hubei. Ese día, la OMS le dio al virus el nuevo nombre COVID-19.

El 24 de febrero, Beijing anunció el aplazamiento del Congreso Nacional del Pueblo (APN) y el Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CPPCC), las dos conferencias políticas más importantes que generalmente se celebran el 5 de marzo. La orden de volver al trabajo mientras que simultáneamente retrasaron las conferencias políticas desencadenaron la ira entre los ciudadanos comunes. «¿Cómo así es que mi vida no vale nada?», escribió un comentarista en línea.

Número de casos no reportados

Una gran cantidad de evidencia indica que los casos de coronavirus no han sido reportados o han sido encubiertos por funcionarios del PCCh.

Un ejemplo es el de un centro de ancianos en el distrito de Jianhua de la ciudad de Qiqihar, provincia de Heilongjiang. A fines de 2019, 23 de los 48 residentes en el centro fueron infectados por visitantes portadores del coronavirus. Estos casos se confirmaron a mediados de febrero, pero no se incluyeron en el número informado de casos.

Según un artículo publicado en el Chinese Journal of Epidemiology por el CCDC, se habían observado alrededor de 104 casos de coronavirus en Wuhan y otras áreas de la provincia de Hubei antes del 31 de diciembre de 2019, pero un informe de la Comisión Municipal de Salud de Wuhan el 31 de diciembre solo tenía 27 casos.

Esta discrepancia continuó. El artículo anterior también informó un aumento de 653 casos en China entre el 1 y el 10 de enero de 2020, entre los cuales el 88,5% ocurrió en la provincia de Hubei. Pero un informe de la Comisión de Salud Municipal de Wuhan el 11 de enero indicó solo 41 casos durante esos días.

Según informes internos publicados, al menos 49 casos fueron identificados en la provincia de Shandong el 19 de enero de 2020, pero solo dos casos aparecieron en un informe oficial para ese día.

El 23 de febrero de 2020, Wuhan entró en su segundo mes bajo encierro. Corea del Sur confirmó 169 casos nuevos, lo que eleva su total a 602; este aumento llevó al país a elevar su alerta de enfermedad al más alto nivel. El mismo día, se identificaron 57 casos más en el crucero Princess Diamond, lo que lleva el total a 691 en el barco.

El 24 de febrero de 2020, los funcionarios de Wuhan declararon que a las 11 a. m. se pondría fin al cierre de la ciudad. En tres horas, sin embargo, el aviso fue retirado.

Según la información del Departamento de Policía de Hubei, al 25 de febrero, 293 policías y 111 policías paramilitares estaban infectados con el coronavirus, y cuatro de ellos habían muerto. Casi la mitad de estos casos, o el 47,4%, provino de oficiales en las estaciones de policía.

Para el 26 de febrero de 2020, el virus se había encontrado en todos los continentes, excepto en la Antártida. El número de casos en Corea del Sur, Irán e Italia aumentó dramáticamente.

El 27 de febrero, los CDC de EE. UU. actualizaron sus criterios para guiar la evaluación de las personas bajo investigación por COVID-19. Al día siguiente, los CDC emitieron una Red de Alerta de Salud (HAN): Actualización y orientación provisional sobre el brote de COVID-19.

El número de infecciones aumentó bruscamente en Italia. Beatrice Lorenzin, exministra de salud italiana, dijo que esto probablemente fue causado por personas infectadas que viajaron a Italia desde China usando vuelos indirectos sin declarar su punto de partida original o sin ponerse en cuarentena voluntaria durante el período de incubación del virus.

El 29 de febrero de 2020, Italia reportó 239 nuevos casos y 8 nuevas muertes, aumentando su número total de infecciones a 1,128 y su número de muertes a 29. Estados Unidos elevó su aviso de viaje para Italia al Nivel 3 (Reconsiderar viaje) con parte de Italia listado como Nivel 4 (No viajar).

El 29 de febrero de 2020, una fuente informó que el departamento de tomografía computarizada del primer hospital Qiqihar en la provincia de Heilongjiang tenía más de 100 infecciones por coronavirus, incluidos los profesionales de la salud, pero estos números no se reportaron para evitar entrar en conflicto con los números publicados oficialmente.

Da Guo Zhan Yi (Cómo una gran nación lucha contra una epidemia), un libro compilado por el Departamento de Publicidad del PCCh y la Oficina de Información del Consejo de Estado, se publicó en febrero de 2020, describiendo a los funcionarios del PCCh como héroes que derrotaron la infección por coronavirus. El libro fue retirado abruptamente de las librerías de China el 1 de marzo de 2020.

Ciudadanos comunes se convirtieron en víctimas de propaganda

Al igual que en otros incidentes en las últimas décadas, los funcionarios del PCCh subestiman los desastres e intentan controlar la opinión pública para obtener crédito para sí mismos. Sin embargo, cada vez que esto sucede, los ciudadanos comunes se convierten en víctimas y las personas no involucradas directamente están mal informadas.

Aunque los funcionarios de Wuhan y Hubei estaban al tanto de la epidemia a principios de enero, no tomaron medidas hasta el 20 de enero y recién se apresuraron a lanzar un grupo de trabajo sobre epidemias el 26 de enero. Sin embargo, la mayoría de los miembros del grupo de trabajo representaban a las agencias gubernamentales responsables del control de los medios de comunicación y/o a «mantener la estabilidad». Esto implicaba que la función principal del grupo de trabajo era controlar la información en lugar de la propagación de la epidemia.

Para reducir el número de casos reportados, los funcionarios han abandonado Baibuting, donde se celebró el banquete de 40,000 familias. “Muchas personas han sido infectadas con este virus. Pero los líderes en Wuhan nos dieron solo un kit de prueba por día por cuadra, cada cuadra tiene alrededor de 4,000 familias», escribió un residente de Baibuting en un sitio de blogs. La publicación fue rápidamente eliminada.

Mientras que el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, dijo que los esfuerzos de control de epidemias se retrasaron porque no estaba autorizado para actuar, el líder del PCCh, Xi Jinping, dijo que había dado instrucciones sobre el control y la prevención de epidemias el 7 de enero.

La Comisión Nacional de Salud y CCDC en Wuhan también se echaron la culpa. Publicaron numerosos artículos en revistas chinas e internacionales que afirman que el brote se conoció desde el principio, pero se permitió que se extendiera tanto debido a la inacción del gobierno.

Si bien las instalaciones médicas, los gobiernos locales y los altos funcionarios del gobierno central se culparon mutuamente de la epidemia, el verdadero problema provino de la censura sistemática de la información y la opinión pública por parte del PCCh.

Barron’s, una revista estadounidense sobre finanzas y estadísticas, publicó recientemente un artículo titulado «Las cifras del coronavirus de China no cuadran». «El número de muertes acumuladas reportadas se describe mediante una fórmula matemática simple con una precisión muy alta», escribió Lisa Beilfuss, «La ecuación explica un 99,99% de varianza casi perfecto». Los analistas de datos dicen que un modelo de predicción tan perfecto no es probable que ocurra naturalmente, y esto arroja dudas sobre la confiabilidad de los números que China informa a la OMS.

El artículo de Barron citó a Melody Goodman, profesora asociada de bioestadística en la Facultad de Salud Pública Global de la Universidad de Nueva York, diciendo: «Nunca en mis años he visto un r-cuadrado de 0.99. Como estadístico, me hace cuestionar los datos». Ella dijo que los datos humanos reales nunca son perfectamente predictivos cuando se trata de algo como una epidemia, ya que hay innumerables formas en que una persona podría entrar en contacto con el virus. Por ejemplo, un r-cuadrado «realmente bueno», en términos de datos de salud pública, sería 0.7. “Cualquier cosa como 0.99 me haría pensar que alguien está simulando datos. Significaría que ya sabes lo que va a pasar”, dijo.

El 25 de febrero, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo a los periodistas: «Si China hubiera permitido que sus propios periodistas y personal médico extranjero hablaran e investigaran libremente, los funcionarios chinos y otras naciones habrían estado mucho mejor preparados para abordar el desafío». El 6 de marzo, expresó su frustración en una entrevista con CNBC y dijo que la negativa de China a compartir datos había puesto a Estados Unidos «en desventaja» en la lucha contra la epidemia.

Zeng Guang, epidemiólogo jefe del CCDC, reveló la metodología de toma de decisiones del PCCh en una entrevista con el Global Times el 30 de enero. Dijo que los funcionarios del PCCh deben considerar los factores políticos, la estabilidad social y las cuestiones económicas y que las opiniones de los científicos son solo «parte de su base de toma de decisiones». En otras palabras, la política tiene la máxima prioridad, seguida de la estabilidad y la economía. La vida humana, en comparación, parece tener poca importancia.

Stephen Bannon, exjefe estratega de la Casa Blanca, dijo en una entrevista con Simone Gao de «Zooming In”, un programa de investigación semanal, que al PCCh no le importa cuántas personas han muerto por el virus y que solo les preocupa seguir manteniendo su poder. Hizo un llamado que se cortara el cortafuegos de Internet de China para que los ciudadanos chinos puedan comunicarse con el resto del mundo.

Fuente: Minghui.org

Últimas