Mientras más de 160 países y territorios luchan contra la pandemia de coronavirus, los funcionarios del PCCh han estado ocupados difundiendo información errónea y cantando alabanzas al PCCh.

Según los expertos, la propaganda del PCCh ahora ha cambiado su estrategia a lo siguiente: 1) desviar la atención de los ciudadanos chinos a la propagación del coronavirus fuera de China; 2) alardear sobre la capacidad del PCCh para controlar la epidemia; y 3) trasladar la culpa a los EE. UU. difundiendo las teorías de conspiración de que el virus realmente se originó en los EE. UU.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Habiendo pasado por el encubrimiento del brote de coronavirus llevado a cabo por el PCCh, cada vez más residentes chinos se enfrentan al régimen totalitario del PCCh y encuentran formas de expresar sus propias opiniones.

El encubrimiento continúa hasta el día de hoy

Algunos periodistas y profesionales médicos chinos revelaron recientemente cómo la información sobre el coronavirus fue escondida por funcionarios en varios niveles desde su brote inicial en Wuhan. Después de que las pruebas de ADN indicaron que dos pacientes dieron positivo para coronavirus, Ai Fen, directora del Departamento de Emergencia en el Hospital Central de Wuhan, reveló esta información a sus amigos médicos. Ella y otros compañeros de trabajo, incluido Li Wenliang, quien luego murió a causa del virus, fueron silenciados casi de inmediato por «difundir rumores».

Como resultado de la cuarentena sistemática de información sobre coronavirus del PCCh, más de 3,000 trabajadores de la salud en la provincia de Hubei habían sido infectados al 6 de marzo de 2020. Entre ellos, 40% estaban infectados en hospitales y 60% en sus comunidades. Casi todos son trabajadores sanitarios comunes, no especialistas en epidemias.

Uno de los factores clave que contribuyeron a la gran cantidad de infecciones y muertes fue el continuo encubrimiento de la epidemia por parte del PCCh. Mientras que los funcionarios chinos reconocieron 830 casos de coronavirus antes del 24 de enero de 2020, Hu Dianbo, médico del Hospital Aeroespacial Hubei en la ciudad de Xiaogan, provincia de Hubei, reveló ese día que él y sus colegas médicos estimaron que había más de 100,000 infecciones solo en Wuhan.

“Para encubrir los hechos, la provincia de Hubei dijo que tenía suministros suficientes y rechazó la ayuda extranjera. Los hospitales son como el infierno y la gente corre de un lado a otro, con la esperanza de sobrevivir», escribió. “Sé que hacer esto [escribir la publicación] podría meterme en problemas. Pero no me importa, salvar una vida es más importante».

Según los Defensores de los Derechos Humanos de China, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, D.C., los funcionarios chinos arrestaron al menos a 325 residentes solo entre el 22 y el 28 de enero. La mayoría de ellos fueron acusados de «difundir rumores», «crear pánico» o «intentar desestabilizar el orden social».

Los encubrimientos continúan hasta hoy. Un informe recibido por Minghui.org describe la situación en la ciudad de Harbin, provincia de Heilongjiang, donde un médico identificó varios casos de coronavirus usando las radiografías, pero ninguno de los casos se incluyó en el recuento oficial. Resultó que esos pocos pacientes fueron tratados como pacientes con neumonía regular en aras de ahorrar dinero para el hospital (que debe cubrir los gastos de tratamiento del coronavirus, pero no otra atención médica) y reducir el número de casos confirmados para alinearse con los números publicados oficialmente.

Pero esto no fue lo peor. Otro informe recibido de la provincia de Shandong dio testimonio de una mujer que tenía parientes en Wuhan. Los familiares dijeron que casi todos en un pueblo cercano estaban infectados. En lugar de ofrecer tratamiento, los funcionarios encerraron a toda la aldea. Se envió personal para revisar cada hogar una vez cada cuantos días. Si alguien abría la puerta, los agentes sabían que los propietarios aún estaban vivos y se mudarían a la siguiente casa. De lo contrario, entrarían y llevarían los cadáveres a un gran pozo ya excavado previamente para enterrarlos. Se dice que el pozo tiene una capacidad para cientos de personas.

Creatividad contra la censura

Ai Fen fue entrevistada recientemente por la revista Renwu (People), durante la entrevista ­recordó cómo a ella y a otros médicos en el Hospital Central de Wuhan no se les permitió crear conciencia sobre la epidemia. El artículo fue publicado el 10 de marzo, el día en que el presidente chino Xi Jinping visitó Wuhan por primera vez desde que estalló la epidemia. Horas después, el artículo fue eliminado de la revista, así como de todo el Internet chino.

«Las nuevas versiones del artículo, en un intento de evadir la censura, han proliferado, de una parte escrita en emojis a otra hecha en código morse, así como pinyin, el sistema de romanización para mandarín», informó The Guardian el 11 de marzo de 2020, en un artículo titulado «Coronavirus: Médico de Wuhan habla en contra de las autoridades».

«Mirando estas diferentes versiones, no pude evitar reírme», escribió un usuario en WeChat, «Entonces me eché a llorar [por la tragedia]».

Hsin-chung Liao, un escritor de Taiwán, se refirió a la creatividad como un drama oscuro. Esperamos una nueva era en la que la gente «pueda escribir libremente en chino».

«El coronavirus ha impactado en China porque ha afectado a casi todos en el país de alguna manera», dijo King-wa Fu, un experto en censura de la Universidad de Hong Kong, según el informe del Wall Street Journal titulado «Usuarios de Internet eluden la censura para mantener la entrevista de un médico de Wuhan disponible en Internet».

La educación para la gratitud es contraproducente

El secretario del partido Wuhan, Wang Zhonglin, recientemente hizo un llamado a los residentes locales para agradecer al líder chino Xi Jinping y al PCCh por luchar contra el coronavirus, en una campaña denominada «educación para la gratitud». Sus palabras se encontraron con dura resistencia.

El periodista chino Chu Zhaoxin escribió en WeChat sugiriendo a Wang que «se eduque a sí mismo», «usted es un servidor público y su trabajo es servir a la gente». Ahora las personas a las que atiende están destrozadas, los muertos aún están fríos y las lágrimas de los vivos aún no se han secado», según un informe de The Guardian con el título de «‘Educación de gratitud’: el jefe de Wuhan enfrenta una reacción violenta por las llamadas para agradecerle a los líderes».

Da Guo Zhan Yi («Una batalla contra la epidemia: China combatiendo a Covid-19 en 2020»), un libro compilado por el Departamento de Publicidad y la Oficina de Información del Consejo de Estado del PCCh, se publicó en febrero de 2020, describiendo a los funcionarios del PCCh como héroes que derrotaron al infección por coronavirus. El libro fue retirado abruptamente de las librerías de China el 1 de marzo de 2020.

Muchos internautas criticaron el libro. «Podría servir como testimonio de esta era absurda en la historia», escribió una publicación sarcásticamente, «Describe cómo el PCCh maltrata a las personas».

Los periodistas se unen

Muchos periodistas en China también comenzaron a hacer oír sus propias voces. Esto incluye a Jacob Wang, periodista de un periódico estatal en China. Como el PCCh estaba afirmando que la vida en Wuhan está volviendo a la normalidad, Wang «sabía que Wuhan todavía estaba en crisis: viajo allí para relatar los fracasos del gobierno con información de primera mano. Utilizó las redes sociales para dejar las cosas en claro, escribiendo un mensaje condenatorio el mes pasado sobre pacientes enfermos que luchan por obtener atención médica en medio de una burocracia disfuncional», informó el New York Times el 14 de marzo de 2020, en un artículo titulado «A medida que China reprime la cobertura del coronavirus, los periodistas se defienden».

«Se dejó morir a la gente, y estoy muy enojado por eso», dijo Wang en una entrevista. «Soy periodista, pero también soy un ser humano común». Él y otros periodistas escribieron artículos exponiendo los encubrimientos del gobierno chino y pidiendo libertad de prensa a través de las redes sociales.

En un desafío tan raro al gobernante partido comunista, estos periodistas a veces se vieron abrumados por la presión de la censura, así como por la muerte y la desesperación causadas por la pandemia. «Realmente no se puede dormir por la noche viendo todas estas historias horribles», dijo Wang, refiriéndose a su informe sobre el cierre de Wuhan: «Es realmente atormentador».

Tenney Huang, reportero de una publicación estatal, también pasó varias semanas en Wuhan. «Todos se sienten retenidos y perjudicados», dijo. «La libertad de expresión es una forma de luchar».

Huang dijo que él y otros periodistas recurrieron a las redes sociales cuando se intensificó la censura. «Los hechos son como la leña», comentó. «Cuanto más se acumula, más feroz es la llama cuando una chispa finalmente la enciende».

Millenial: es mi misión hablar por los muertos

Los jóvenes también vieron sus sueños destrozados por la realidad. Tu Long, de 26 años, creció en Wuhan y se graduó de una de las mejores escuelas de periodismo en China. Se dio cuenta de que su sueño no se podía lograr en China. «Mi escuela tenía como objetivo incentivar a quienes ayudan a controlar la opinión pública», dijo: «Más de una vez, escuché a mis maestros presumir sobre cómo lograron controlar la opinión pública», según un artículo publicado en el New York Times el 14 de marzo de 2020, titulado «‘Tengo la obligación de hablar por los muertos'».

“Cuando expulsaron a la ‘población de bajos recursos’ [trabajadores migrantes] en Beijing, me dije, trabajé muy duro. No soy parte de la «población de nivel bajo», no me expulsarían”.

“Cuando construyeron los campos de concentración en Xinjiang [para la minoría de musulmanes uigures], pensé, no soy una minoría étnica, no tengo ninguna creencia religiosa, no estaría en problemas”.

“Simpatizo con el sufrimiento de la gente de Hong Kong, pero pensé que no saldría a la calle a protestar [por la democracia], por lo que no tiene nada que ver conmigo”.

“Esta vez golpeó mi ciudad natal. Muchas personas a mi alrededor ya se habían enfermado, algunas habían muerto, así que no pude soportarlo más», dijo Tu.

“La mayoría de los chinos, incluido yo mismo, no somos inocentes. Condonamos [el liderazgo del PCCh] a hacer el mal, algunos incluso los ayudaron a hacer el mal”, reflexionó.

Un amigo le dijo una vez a Tu que, para vivir en China, uno tiene que hacer una de dos cosas, si no las dos: número uno, ignorar la racionalidad; número dos, ignorar la conciencia.

Tu se dio cuenta que no podía hacer ninguna de las dos. «Como sobreviviente de la epidemia de Wuhan, por el resto de mi vida, tengo la obligación de hablar por los muertos», comentó.

Fuente: Minghui.org.

Últimas