Cuando una oleada de nuevos casos de neumonía parecida al SARS apareció por primera vez en Wuhan a finales de 2019, el Partido Comunista Chino (PCCh) los calló durante meses, hasta que la situación se convirtió en una epidemia que ya no podía ocultarse.

Días después de que un experto en salud confirmara la transmisión de humano a humano del nuevo coronavirus, las autoridades cerraron Wuhan, el epicentro de la epidemia.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Durante los dos meses siguientes, el virus se propagó rápidamente a más de 170 países de todo el mundo y fue declarado pandemia por la OMS el 11 de marzo de 2020.

Fuera de China, Italia se ha convertido en el país más afectado, con 35.713 casos confirmados al 18 de marzo, seguido de Irán y España. En Asia, Corea del Sur solo le sigue a China con 8.565 casos notificados.

Aunque muchos factores podrían haber facilitado la rápida propagación del coronavirus, Italia, Irán, España y Corea del Sur tienen algo en común: una estrecha relación con China.

Durante sus 70 años de dominación, el PCCh causó por sí solo muchas miserias en China, desde la revolución cultural hasta la gran hambruna, desde la masacre de Tiananmen hasta la persecución a la disciplina espiritual Falun Dafa y la sustracción de órganos a sus practicantes.

Cuando el PCCh hace negocios con un país, también exporta su ideología comunista y su corrupción, además de llevar su energía viciosa a ese país.

En la medicina tradicional china, plagas como la epidemia de coronavirus se consideran «qi vicioso» (o «energía viciosa»). Huangdi Neijing (El Cánon Interno del Emperador Amarillo), uno de los libros más respetados de la medicina china, registra una conversación entre el Emperador Amarillo y Qi Bo, un respetado médico.

Emperador: He oído que, cuando las plagas vienen, las personas se infectan entre sí, independientemente de su edad. Sus síntomas son similares y es difícil tratarlos. ¿Sabes cómo prevenir la infección?

Qi Bo: Cuando una persona tiene un Qi recto en su interior, ningún vicio es capaz de invadir.

Mientras que muchos otros países comprometen sus principios para hacer negocios con China, Taiwán adoptó una postura dura contra el PCCh en los últimos años. La victoria aplastante de la presidente Tsai Ing-Wen también afirma la determinación de los taiwaneses de mantener la democracia y la oposición a las amenazas de invasión del PCCh.

La fuerte postura de Taiwán bloqueó la «energía viciosa» del PCCh. Una isla a solo 130 km del continente, Taiwán solo reportó 100 casos hasta el 18 de marzo.

Pero hay países que han sucumbido a las promesas de aparente prosperidad y gloria económica que ofrecía el Partido Comunista Chino (PCCh) y su “energía viciosa” los cubrió como un manto oscuro. Hoy la población de estos países sufre el impacto de la pandemia en gran escala y sus gravísimas consecuencias.

Los más afectados por el “Virus PCCH”

Italia

Italia fue la primera nación del G7 que se unió a la iniciativa del cinturón y la ruta de China en marzo de 2019.

La iniciativa del cinturón y la ruta, a veces denominada «la nueva ruta de la seda», se puso en marcha en 2013 y tiene por objeto ampliar la influencia económica y política de China desde Asia oriental hasta Europa. Muchos analistas desconfían de la ambición de China de convertirse en una potencia mundial y sospechan que la iniciativa podría ser un caballo de troya para el desarrollo regional y la expansión militar dirigidos por China.

Para demostrar su amistad con China, Italia invitó a la policía china, notoria por sus abusos de los derechos humanos, a ayudar a patrullar los lugares turísticos de Milán y Roma en 2019, con el deseo de ayudar a los turistas chinos a «sentirse como en casa» y «más seguros» mientras están en el extranjero.

A medida que aumentan los casos de coronavirus en Italia, algunos ciudadanos comentan en homónimos que el «un cinturón, un camino (一带一路)» se convirtió en el «camino de un cinturón de virus (一带疫路)». [Nota: «uno» y «virus» suenan similares en chino].

Irán

Irán, otro país esencial para la iniciativa de China sobre el cinturón y la ruta, también fue duramente afectado por el coronavirus.

«La ruta exacta del virus no está clara. Pero la asociación estratégica de Irán con Beijing creó una constelación de contactos potenciales que ayudaron a desencadenar la enfermedad, llamada Covid-19», informó el Wall Street Journal el 11 de marzo de 2020, en un artículo titulado «La asociación estratégica con China está en la raíz del brote de coronavirus de Irán».

En particular, muchas de las personas que fueron infectadas en Irán son funcionarios del gobierno. Hasta el 11 de marzo, al menos seis altos funcionarios murieron a causa de COVID-19, incluyendo a Mohammad-Reza Rahchamani, exparlamentario iraní, y Farzad Tazari, exfuncionario del politburó de la guardia revolucionaria.

España

Después de que se informara del primer caso de coronavirus en España el 31 de enero de 2020, el número de casos aumentó a casi 14.769 para el 18 de marzo.

Josep Borrell Fontelles, ministro de Asuntos Exteriores español que ahora es alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidente de la Comisión Europea, dijo que «(el cinturón y la ruta) es la prueba de que China ya no se considera un receptor neto y empezó a considerarse un contribuyente al mundo y esto es algo que España acoge con satisfacción», antes de asistir al foro del cinturón y la ruta en Beijing en abril de 2019.

Aunque España no se unió oficialmente al programa del cinturón y la ruta, trabajó con algunas compañías navieras chinas en algunos puertos y tiene una conexión directa de tren de carga entre la ciudad china de Yiwu y Madrid.

Madrid, la capital de España, presume de tener la mayor tienda insignia de Huawei fuera de China. El gigante español de las telecomunicaciones telefónicas también eligió Huawei como una importante asociación para desplegar su red 5G en junio de 2019.

Se sabe que Huawei, una empresa china con profundas conexiones con el gobierno y el ejército, desempeña un papel fundamental en la vigilancia masiva del PCCh y en los abusos de los derechos humanos de su propio pueblo.

Corea del Sur

En Corea del Sur, aunque no participa en la iniciativa del cinturón y la ruta, el presidente Moon Jae-in se negó a cerrar sus puertas a los turistas chinos o a los que viajaron recientemente a la provincia de Hubei, incluso después de que los casos de infección explotaran en Hubei. A pesar de la escasez de mascarillas en Corea del Sur, el presidente Moon donó más de 3 millones de mascarillas a China.

El 11 de febrero, la embajada de Corea del Sur en China dijo en su cuenta oficial de Weibo en las redes sociales, «Las dificultades de China son nuestras dificultades». ¡La Embajada de Corea del Sur está con ustedes!».

Más de 1,4 millones de coreanos están pidiendo que se destituya al presidente Moon. La petición dice: «Dada la respuesta de Moon Jae-in a la nueva epidemia, creemos que es más un presidente para China que para Corea».

Lugares donde el “Virus PPCh” no tuvo el impacto que se hubiera esperado

Taiwán

Muchas personas atribuyen el bajo número de casos confirmados en Taiwán a su firme postura contra el PCCh, así como a varios otros factores, entre ellos el temprano cierre de las fronteras y la transparencia.

Jason Wang, investigador de políticas de salud de la universidad de Stanford, dijo a Deutsche Welle que Taiwán aprendió la lección de la epidemia de SARS hace 17 años. Rápidamente establecieron un centro de comando en la etapa inicial de la epidemia, con expertos de diferentes agencias para responder rápidamente a diferentes situaciones.

Acredita el uso de la tecnología y los grandes datos de Taiwán para ayudar al gobierno a analizar el historial de viajes y los síntomas médicos de los pacientes y determinar si están en riesgo de contraer el virus.

Wang también dijo: «Además del uso de la tecnología moderna, el gobierno de Taiwán también entrega el mensaje a los pacientes en cuarentena de que el gobierno realmente se preocupa por su bienestar». Esto anima a más gente a informar al gobierno sobre sus síntomas y a buscar ayuda». Esta es la mayor diferencia entre un país democrático y un estado totalitario».

Hong Kong

En comparación con las rápidas acciones de Taiwán para combatir el brote, el gobierno de Hong Kong no implementó muchas medidas especiales para contener el virus y sigue abierto a las personas que viajan de ida y vuelta entre el continente todo el tiempo.

Pero en comparación con Shenzhen, la ciudad de la provincia de Guangdong, situada en el centro-sur y a solo 15 minutos de distancia, que fue duramente golpeada por el coronavirus, el número de infecciones en Hong Kong fue sorprendentemente bajo, con solo 193 para el 18 de marzo.

Desde el verano pasado, millones de hongkoneses salieron a las calles para protestar contra la tiranía del PCCh. Se podían ver señales que decían «El cielo está eliminando al PCCh» en todas partes de Hong Kong.

Mientras ponía una gran bandera con la leyenda «El Cielo está eliminando al PCCh» en un puente de la universidad china de Hong Kong en noviembre de 2019, un estudiante le dijo a The Epoch Times: «Después de poner la pancarta, me sentí muy seguro. Sentí que los dioses nos protegen».

Fuente: http://es.minghui.org/html/articles/2020/3/22/115698.html

Últimas