El 23 de enero de 2020, el gobierno chino impuso el cierre de la ciudad de Wuhan en un esfuerzo por contener el brote de coronavirus (COVID-19). Desde entonces, el mundo ha sido testigo de las consecuencias de la enfermedad. Al mismo tiempo, está claro que el régimen comunista chino no se ha pronunciado sobre la gravedad de la epidemia.

Hace veinte años, exactamente el mismo día del encierro de Wuhan, otro incidente conmocionó al mundo. Fue la autoinmolación de Tiananmen, un truco de propaganda organizado para demonizar a Falun Gong frente a los chinos.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El incidente se informó ampliamente en todos los periódicos y las imágenes de la escenificación se reprodujeron una y otra vez en la televisión en toda China. Más tarde se incluyó en los libros de texto de la escuela primaria. Los efectos dañinos del engaño se extendieron por todas partes.

Durante los siguientes veinte años, el partido comunista chino (PCCh) continuó difundiendo sus mentiras y propaganda sobre Falun Gong para justificar la persecución en curso.

Mientras tanto, innumerables practicantes han sido sometidos a las torturas más horrendas, incluida la inyección de drogas que dañan el sistema nervioso o la sustracción de sus órganos mientras aún estaban vivos. Se han tomado tantas vidas inocentes y se han destruido familias. Muchos más han sido arrestados, acosados y encarcelados.

Con el brote del coronavirus, como lo ha estado haciendo todo el tiempo, el PCCh continúa difundiendo mentiras para encubrir información y evita que el público conozca la situación real para protegerse. Pero esta vez, la gente ya no cree en el PCCh y muchos han despertado y ven su naturaleza malvada.

En el sitio web de Tuidang, un sitio web donde las personas declaran sus renuncias al PCCh y sus organizaciones afiliadas, muchas personas están rompiendo sus vínculos con el PCCh.

Algunos incluso han expresado su pesar por haber creído en la propaganda demoníaca del PCCh contra Falun Gong y por odiar a este grupo, que es la víctima.

«El coronavirus en Wuhan ha matado a innumerables personas, pero el gobierno aún oculta los hechos. Es desgarrador».

Una persona comentó: “Es una pena que me hayan engañado durante décadas y no pudiera ver la verdad. Ahora lo veo todo claramente. La ideología comunista que me enseñaron y con la que me lavaron el cerebro desde una edad temprana resultó ser muy malvada. El coronavirus en Wuhan ha matado a innumerables personas, pero el gobierno aún oculta los hechos. Es desgarrador. No busco protección por mi propio bien, pero rezo por la eliminación completa del PCCh de este mundo».

Otra persona escribió sobre el partido comunista: “La misión de esta organización (PCCh) es muy diferente de lo que realmente hace. Va en contra de mis propias creencias. Me han dado mucha información negativa sobre Falun Gong. Lamento mis prejuicios pasados».

«El PCCh ha estado ocultando la verdad del brote del coronavirus, matando muchas vidas»

Una persona apodada «Tianyou» dijo: «El PCCh ha estado ocultando la verdad del brote del coronavirus, matando muchas vidas». Ya no tengo ninguna esperanza para él. Por otro lado, me conmueve el espíritu altruista de los practicantes de Falun Gong en las últimas dos décadas. Este es el poder de la fe, y es lo que falta hoy en China”.

Otro internauta, «Xiaoyu» declaró: «Desde la epidemia del coronavirus, siento que el sistema es incurable. Estoy triste por la vida difícil de las personas. Ya no quiero ser miembro del partido. Deseo renunciar a él. Que Dios bendiga a China».

Una vez que se exponen las mentiras, las personas ya no pueden ser engañadas. Espero que más personas vean la verdadera naturaleza del PCCh y renuncien al partido y a sus organizaciones juveniles afiliadas.

Fuente: Minghui.org

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas