El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, proclamó el 15 de marzo de 2020, como el Día Nacional de Oración, dos días después de que declaró una emergencia nacional con respecto al brote del nuevo coronavirus el 13 de marzo de 2020.

El presidente Trump dijo en su proclamación: «En nuestros tiempos de mayor necesidad, los estadounidenses siempre han recurrido a la oración para que nos ayude guiándonos a través de pruebas y períodos de incertidumbre».

«Le pido a todos los ciudadanos estadounidenses: No importa dónde se encuentren, les animo a que recurran a la oración en un acto de fe». También instó a «los estadounidenses de todas las religiones y tradiciones y orígenes religiosos a ofrecer oraciones por todos los afectados, incluidas las personas que han sufrido daños o han perdido seres queridos».

En varios discursos públicos, el presidente Trump ha recordado repetidamente al pueblo estadounidense: «En Estados Unidos no adoramos al gobierno, adoramos a Dios».

La creencia en Dios está profundamente arraigada en todos los aspectos de los valores estadounidenses tradicionales. Generación tras generación de estadounidenses han mantenido su fuerte fe y, a su vez, su fe les ha traído a ellos y a su tierra paz y prosperidad.

Esta fe se refleja en la Declaración de Independencia, que establece: «Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales, que su creador les otorga ciertos derechos inalienables, que entre ellos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad».

El llamado del presidente Trump a la oración ante la pandemia muestra su compromiso de defender los valores fundacionales de los Estados Unidos.

En muchas religiones, la oración es la comunicación directa del hombre con Dios. En la oración, las personas expresan su fe inquebrantable en Dios, su gratitud y alabanza. También confiesan sus pecados, le piden perdón a Dios y muestran su determinación de mejorar. Sin embargo, las oraciones no son solo palabras o remedios de última hora. Son manifestaciones solemnes y sagradas de la creencia justa de uno. Solo cuando uno ora con una mente recta recibirá la protección y salvación de Dios.

Mientras tanto, los practicantes de Falun Dafa sugieren que la gente recite sinceramente «Falun Dafa es bueno» y «Verdad-Benevolencia-Tolerancia es bueno». Esto se puede ver como una forma de oración en la cultura oriental. Al recitar estas frases, uno adora lo divino, se arrepiente y refuerza su fe. Limpia la mala energía y provoca un campo de alta energía en el cuerpo.

Que el pueblo estadounidense gane poder y protección a través de sus oraciones a Dios y esté seguro en la pandemia. Que Falun Dafa ayude a más personas a incrementar su respeto y creencia en lo divino, lo que abrirá su camino hacia el futuro.

***

Proclamación en el Día Nacional de Oración por todos los estadounidenses afectados por la pandemia de coronavirus y por nuestros esfuerzos de respuesta nacional

Emitido el 14 de marzo de 2020.

En nuestros tiempos de mayor necesidad, los estadounidenses siempre han recurrido a la oración para que nos ayude a guiarnos a través de pruebas y períodos de incertidumbre. A medida que continuamos enfrentando los desafíos únicos que plantea la pandemia de coronavirus, millones de estadounidenses no pueden reunirse en sus iglesias, templos, sinagogas, mezquitas y otras casas de culto. Pero en este momento no debemos dejar de pedirle a Dios más sabiduría, consuelo y fortaleza, y debemos orar especialmente por aquellos que han sufrido daños o han perdido seres queridos. Les pido que se unan a mí en un día de oración por todas las personas que han sido afectadas por la pandemia de coronavirus y que oren para que la mano sanadora de Dios se coloque sobre las personas de nuestra nación.

Como su presidente, les pido que oren por la salud y el bienestar de sus conciudadanos y recuerden que ningún problema es demasiado grande para que Dios lo maneje. Todos debemos tomar en serio las santas palabras que se encuentran en 1 Pedro 5: 7: «Poner todo tu cuidado sobre él, porque él se preocupa por ti». Oremos para que todos los afectados por el virus sientan la presencia de la protección y el amor de nuestro Señor durante este tiempo. Con la ayuda de Dios, superaremos esta amenaza.

El viernes, declaré una emergencia nacional y tomé otras medidas importantes para ayudar a desplegar todo el poder del Gobierno Federal para asistir con los esfuerzos para combatir la pandemia de coronavirus. Ahora animo a todos los estadounidenses a rezar por los que están en la primera línea de respuesta, especialmente los destacados profesionales médicos y funcionarios de salud pública de nuestra nación que trabajan incansablemente para protegernos a todos del coronavirus y tratar a los pacientes infectados; todos nuestros valientes socorristas, la Guardia Nacional y las personas dedicadas que trabajan para garantizar la salud y la seguridad de nuestras comunidades; y nuestros líderes federales, estatales y locales. Estamos seguros de que Él les proporcionará la sabiduría que necesitan para tomar decisiones difíciles y tomar medidas decisivas para proteger a los estadounidenses en todo el país. Al acercarnos a nuestro Padre en oración, recordamos las palabras que se encuentran en el Salmo 91: “Él es mi refugio y mi fortaleza: mi Dios; en él confiaré «.

Al unirnos en la oración, se nos recuerda que no hay una carga demasiado pesada para que Dios la levante o que este país la cargue con su ayuda. Lucas 1:37 promete que «porque con Dios nada será imposible», y esas palabras son tan verdaderas hoy como siempre las han sido. Como una nación bajo Dios, somos más grandes que las dificultades que enfrentamos, y a través de la oración y los actos de compasión y amor, nos enfrentaremos a este desafío y surgiremos más fuertes y más unidos que nunca. Que Dios bendiga a cada uno de ustedes, y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.

AHORA, POR LO TANTO, YO, DONALD J. TRUMP, Presidente de los Estados Unidos de América, proclamo el 15 de marzo de 2020 como Día Nacional de Oración, por todos los estadounidenses afectados, por la pandemia de coronavirus y por nuestros esfuerzos de respuesta nacional. Insto a los estadounidenses de todas las religiones y tradiciones y orígenes religiosos a ofrecer oraciones por todos los afectados, incluidas las personas que han sufrido daños o han perdido a sus seres queridos.

EN TESTIMONIO DE LO CUAL, he puesto he firmado el día catorce de marzo, en el año de nuestro Señor dos mil veinte, y de la Independencia de los Estados Unidos de América el doscientos cuarenta y cuatro.

Fuente: Minghui.org

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas