El gobierno del Partido Comunista Chino (PCCh) sabía que el nuevo coronavirus se transmitía de persona a persona desde diciembre de 2019, pero no permitió que la gente lo supiera hasta el 20 de enero, lo hizo imponiendo castigos a las personas que difundían la verdad y censurando a los sujetos.

Por falta de conocimiento e información, más de 40.000 familias se unieron a una comida de grupo en Wuhan el 18 de enero, lo que causó que muchos participantes se infectaran; el primer caso de muerte en Beijing asistió a las reuniones después de tener síntomas; 5 millones de personas dejaron la ciudad de Wuhan después que se hizo público el brote; y así sucesivamente.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Siete académicos publicaron un estudio científico el 16 de marzo, en el que estimaron que el 86% de todas las infecciones no estaban documentadas en Wuhan antes de las restricciones de viaje del 23 de enero, y que las infecciones no documentadas transmitieron el virus del PCCh al 55% de los casos documentados.

El virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19. Debido a que el encubrimiento y la mala administración del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia mundial, The Epoch Times lo llama virus del PCCh.

Transmisión de humano a humano

El 26 de febrero, el medio de comunicación chino Caixin publicó un informe después de entrevistar a los médicos del Hospital Central de Wuhan, el Hospital Hubei Xinhua y el Hospital de la Unión de Wuhan, así como a los investigadores de tres de las mejores empresas de secuenciación de genes de China: Vision Medicals con sede en la ciudad de Guangzhou, Beijing CapitalBio MedLab, y Beijing Genomics Institute.

El artículo informó que estas tres compañías de secuenciación de genes detectaron el virus en diciembre de 2019.

Algunos de los casos diagnosticados no tenían relación con el Mercado de Mariscos de Huanan, que según el régimen de PCCh fue el origen del virus.

Los pacientes recibieron tratamiento en diferentes hospitales de Wuhan, y los médicos pusieron en duda la transmisión del virus de persona a persona. Las empresas informaron del resultado a la Comisión Nacional de Salud de China y al Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades (CCDC), pero el PCCh no lo hizo público.

Caixin reportó el 1 de marzo sobre un caso familiar en la ciudad de Shenzhen, en la provincia de Guangdong, en el sur de China, e informó que los CDC de Shenzhen sabían que el virus del PCCh se transmitía de persona a persona, a principios de enero.

Zhang Jing, residente en Shenzhen, visitó Wuhan con sus padres, su marido y sus dos hijos a finales de diciembre. El 3 de enero, la familia regresó a Shenzhen.

El 10 de enero, los padres de Zhang visitaron un hospital local después de tener fiebre. Poco después se les diagnosticó el virus del PCCh. Luego, a Zhang, el marido de Zhang y el hijo de Zhang también se les diagnosticó el virus. Solo la hija de Zhang estaba sana.

Entonces la suegra de Zhang, quien nunca había salido de Shenzhen, empezó a tener síntomas el 14 de enero. Los médicos de Shenzhen ya sabían en ese momento que el virus se transmitía de humano a humano.

Sin embargo, el gobierno chino negó que el virus se pudiera transmitir entre humanos.

Maria Van Kerkhove, directora interina de la unidad de enfermedades emergentes de la OMS, dijo el 14 de enero: “De la información que tenemos, es posible que haya una limitada transmisión de humano a humano, potencialmente entre familias”. Un portavoz de la OMS negó rápidamente las palabras, al igual que el gobierno chino.

El 20 de enero, el régimen chino reconoció públicamente por primera vez que el virus del PCCh se puede contagiar por miembros de la familia.

Un hospital con muchas bajas

Hospital Central de Wuhan

“Más de 230 médicos del Hospital Central de Wuhan han sido diagnosticados con el virus del PCCh”, informó Caixin el 10 de marzo. El informe decía que esas eran las cifras que el gobierno había publicado. La cifra real era mucho mayor.

“Los gobiernos [las comisiones de salud provinciales y municipales y los CDC] nos dieron información incorrecta y dijeron que el virus no se transmitía de persona a persona”. Así que cientos de profesionales de nuestro personal médico trabajaron sin protección. Después se infectaron y murieron, el gobierno no los contó como pacientes del virus del PCCh”, reportó Caixin citando a un director del hospital.

Hasta ahora, el gobierno anunció que cuatro doctores del Hospital Central de Wuhan murieron después de haberse contagiado con el virus del PCCh de sus pacientes.

Zhu Heping, un oftalmólogo y médico jefe adjunto, murió el 9 de marzo. Mei Zhongming, el subdirector del departamento de oftalmología murió el 3 de marzo. Jiang Xueqing, un cirujano especializado en procedimientos de tiroides y senos, murió el 1 de marzo. Li Wenliang, el denunciante que publicó por primera vez información sobre un brote “similar al SARS” en diciembre de 2019, murió el 7 de febrero.

Infectado en Wuhan

El 18 de enero, cuando los hospitales estaban llenos de pacientes con el virus del PCCh, el barrio de Baiduting en el distrito de Jiang’an en Wuhan organizó una cena a gran escala antes del Año Nuevo Lunar, donde participaron más de 40.000 familias.

En el evento, la gente compartió los platos al estilo familiar, usando sus palillos para recoger la comida de los mismos platos. Ese día, el gobierno dijo que no había habido nuevos pacientes por más de diez días, y la gente no tomó ninguna precaución.

El 11 de febrero, el Sr. Wu, un residente del vecindario dijo a The Epoch Times: “El brote [en mi vecindario] es muy severo. Murió mucha gente”.

“Soy afortunado. Sobreviví”, dijo Wu. “Todos los hospitales están llenos de pacientes. Algunos [de mis vecinos] eligen quedarse en casa después de tener los síntomas. Algunos murieron”.

Xiao Wei dijo a The Epoch Times el 17 de marzo que ella fue uno de los pacientes sin documentar por el virus PCCh.

“En realidad sospechaba que el virus era muy grave pero el gobierno dijo que no se transmitiría entre personas, así que disfruté de mi vida normal en ese momento”, dijo Wei. “Fui a un bar la noche del 18 de enero. Desde entonces, he tenido los síntomas”.

“Me hice tres tomografías computarizadas y dos pruebas con kit de diagnóstico, los médicos no me han podido dar un resultado”, dijo Wei. “Han pasado casi dos meses. No quiero comer, y esta enfermedad es muy dolorosa. Apenas duermo [por el dolor]”.

Wei añadió: “Mi padre está en la misma situación que yo. El estado de mi madre es peor. A ninguno de nosotros se nos diagnosticó el virus del PCCh”.

Wei dijo que todos sus familiares no podían recibir ningún tratamiento de ningún hospital. Para encontrar una mejor solución, Wei hizo recientemente muchos amigos con los mismos síntomas que ella.

“Uno de mis amigos fue diagnosticado ocho veces. Todos sus pulmones estaban dañados. Los doctores no lo contaron como un paciente con el virus del PCCh”, dijo Wei. “Otro de mis amigos es una joven. Dijo que quiere que le practiquen la eutanasia [porque sin ningún tratamiento, está sufriendo mucho]”.

Propagación del virus

Los primeros casos que se presentaron en todo el mundo muestran que la cultura de encubrimiento y engaño dentro de la burocracia del PCCh fue lo que contribuyó a la propagación de la enfermedad.

Por ejemplo, Yang Jun, residente en Beijing y vicepresidente de la empresa de energía Trine Solar, comenzó a sentirse mal y a mostrar síntomas de neumonía el 15 de enero después de regresar de un viaje a Wuhan, según un informe del periódico estatal Beijing Daily.

Yang no sabía de la gravedad de la enfermedad. Tampoco usaba una máscara facial mientras estaba al aire libre. En ese momento, las autoridades chinas habían dicho que no había pruebas evidentes de que el virus pudiera ser transmitido entre humanos.

El 20 de enero, Yang participó en una reunión de padres en la escuela de su hijo en Beijing. A la reunión asistieron más de 600 padres. Luego, se le diagnosticó la enfermedad el 22 de enero.

Cinco días después, Yang falleció a los 50 años. A su hija, estudiante de secundaria, también le diagnosticaron el coronavirus.

El primer caso de muerte por virus del PCCh en Europa fue un turista de la provincia de Hubei, de donde Wuhan es la capital. El turista era un hombre de unos 80 años. Llegó a París el 23 de enero con su familia y le diagnosticaron el virus el 25 de enero.

Fue el primer paciente en Francia, y poco después su hija, que tiene 50 años, fue diagnosticada en ese país.

El primer paciente con el virus del PCCh en EE. UU. fue un viajero de Wuhan. Fue diagnosticado en Seattle el 21 de enero.

FuenteThe Epoch Times en español.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas