¿A dónde ha llegado la agenda del Partido Comunista chino (PCCh) frente al coronavirus?

¿Cómo se puede detener la epidemia y los muertos del coronavirus y su propagación? Ahora, esta no es la preocupación más grande del régimen comunista chino. El Estado chino ya ha decretado que cada gobierno provincial tiene que bajar el número de infectados  hasta llegar a cero y sin muertos. ¡Es tan fácil para un gobierno totalitario dictar el curso de un virus durante una epidemia! Si no se hacen más pruebas para confirmar los casos, tampoco hay casos nuevos para incluir en las estadísticas. Así, las provincias redactan agendas con fechas predeterminadas para llegar a un número de cero infectados y cero muertos. Es muy simple, solo hay que agendarlo y anunciarlo.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En los últimos días, el régimen chino reportó cero nuevos casos de infecciones locales, al mismo tiempo que abundantes noticias advierten que el número de infectados aumenta ferozmente en el extranjero. Es así que muchos chinos que viven fuera se apresuraron a volver, porque el régimen dice que ahora China es el lugar más seguro. La propaganda funcionó mucho mejor que lo que esperaba el PCCh (Partido Comunista chino). Miles y miles volvieron con miedo de estar donde la epidemia azota sin control. 

Esto provocó caos en los aeropuertos chinos y la infraestructura parecía estar a punto de colapsar. Las personas que regresan son puestas en cuarentena bajo pésimas condiciones, lo cual hizo que incluso algunos se suicidaran.  

Ahora las embajadas chinas en el extranjero ya le están diciendo a sus ciudadanos que no vuelvan más a China. Ya volvieron suficientes para armar un guion de que  los únicos casos del virus ahora serían todos “importados”, o sea de chinos y extranjeros que llegaron de afuera. 

El guion del PCCh ahora es el siguiente: El PCCh sabe que la infección no se ha eliminado completamente pero igual decidió de seguir con su agenda. Para proveer una escapatoria si el virus se torna nuevamente fuera del control, con todas las personas que volvieron, el Estado podrá declarar firmemente que cualquier caso de nuevos infectados fue traído por aquellos que volvieron a China, especialmente desde los Estados Unidos, donde el virus se “originó”, y donde  la prevención es pésima, no como en China..

También, ya fue preparada la protagonista, la prominente Dra. Li Lanjuan, que el lunes le advirtió al mundo sobre el nuevo brote de infecciones en China, luego del primer caso de contagio desde una persona que regresó del extranjero. Esta experta en coronavirus de China agregó que estaba «muy preocupada» por “un segundo brote”. Incluso la propaganda del PCCh difundió una foto de la Dra. con la cara cansada, con marcas claramente impresas en su piel por las tiras de la máscara al usarla por largo tiempo. Los directores para la propaganda son muy precisos, ellos piensan en todos aspectos para impactar y engañar. 

La Dra. Li Lanjuan tiene todas las credenciales y títulos para ser más que creíble. Es epidemióloga y hepatóloga china, profesora en la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang, y directora del Laboratorio Estatal de Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades Infecciosas.  Así que cuando ella habla, nadie puede dudar. Pero investigando un poco su historia, se ve que ella es obviamente un producto del Partido comunista y habla primero por el Partido y luego como médica. Ella fue creada por el Partido Comunista. Proviene de una familia campesina pobre, y pudo llegar a la universidad  durante la Revolución Cultural (1966–1976), porque pertenecía a los “estudiantes trabajadores-campesinos-soldados”, jóvenes aceptados en la universidad no por sus calificaciones académicas sino por la clase social de sus padres. Solo los hijos de trabajadores, campesinos y soldados tuvieron este privilegio porque formaban parte de las “cinco categorías rojas”. Las otras dos categorías eran los funcionarios revolucionarios y mártires revolucionarios.  

Esta prominente médica completa el guion del plan de respaldo para usar el argumento de que “las únicas infecciones del virus son traídas desde afuera” y así poder encubrir la mentira de los «cero casos nuevos», cuando en realidad el brote continúa fuera de control.  El PCCh sabía que no podría mantener durante mucho tiempo la propaganda de cero casos.

Ahora la agenda del PCCh es presentarse como el “salvador del mundo”, escondiendo la todavía peligrosa situación en China, y a pesar de la falta de suministros médicos que existe en su país, el régimen comunista brinda ayuda a otras naciones como Italia, Grecia, Irán y Alemania.  Hace poco el embajador chino en Argentina generosamente prometió “donaciones”.  

Pero el PCCh siempre miente. El régimen chino declaró que donará mascarillas a Malasia, lo cual fue vigorosamente negado por Malasia, quien aclaró que China les vende las mascarillas y serán pagadas por Malasia. Es lo mismo con Italia, nada fue gratis, todas fueron vendidas. Tal vez el PCCh no pida que Argentina le pague la donación, pero como agradecimiento exigirá algunos favores: China está muy interesada en continuar extrayendo  gratuitamente los recursos naturales y las riquezas con futuros arrendamientos de tal vez otros “99 años” (como ya ha otorgado el gobierno argentino al régimen comunista en varias ocasiones).  

Entonces ¿sobre qué están preocupados ahora los líderes del PCCh? Borrar de la memoria del mundo el estigma de ser la fuente de la pandemia y recuperar, como una  nación comunista, su liderazgo mundial.

Esto es porque el Coronavirus, ahora ya conocido como “Virus PCCh”, ha interferido en el sueño del régimen comunista chino de llevar a cabo su ambicioso plan para regir el mundo. Estaba planeado desde 2013 el ambicioso plan de “One Belt and One Road” o B&R (Franja y Ruta), la ruta económica terrestre y la ruta marítima para conectarse con todo el mundo. Los países que se aliaron estrechamente al PCCh son justamente Italia, Irán, Alemania, España y Holanda.

Los países e individuos que no están en la fila con el ateo PCCh, increíblemente tienen una situación muy diferente durante esta pandemia. Por ejemplo en Hong Kong, aunque el gobierno está en las manos del PCCh, el pueblo ha luchado sin temor para enfrentarse a la tiranía del PCCh. Quizá Dios aprobó este coraje y la rectitud y estarán protegidos de la pandemia, con solo 410 infecciones y 4 muertes hasta el día de hoy.  

En Taiwán, que se enfrenta al maltrato continuo y la amenaza del PCCh desde hace 70 años; durante la más reciente elección presidencial de 2019, una absoluta mayoría le dio su confianza al partido anti-comunista.  Dios también los estará protegiendo porque rechazaron al espíritu maligno ateo (hasta el día de hoy, Taiwán tiene una cifra de solo 235 casos, con más de 100 importados por personas volviendo desde afuera y cuenta con solo 2 muertos). ¿O es simplemente una coincidencia que los países “chinos” que están geográficamente más cerca de China tengan tan pocos infectados?  

Esto no es simplemente que tengan suerte o una coincidencia; parece que  el virus está buscando a aquellos lugares y gente que están demasiado cerca del ateo Partido Comunista chino, y donde ya no existe la moral porque se han vendido por interés, beneficios y dinero. 

En los lugares en los que el PCCh no se interesaba como el sur de Italia, el este de Alemania, e incluso África, a la cual tomó más como una colonia en vez de un potencial para engañar, también increíblemente tienen situaciones similares a Hong Kong y Taiwán. Dios protege los lugares donde al espíritu maligno del comunismo no le interesa tener socios.

Donde está la epidemia más intensa como en en el norte de Italia, incluso en el Vaticano, Irán, Alemania, España, Francia, etc. hace que uno reflexione sobre ¿Por qué estos países están atravesando un destino semejante?  

Esta epidemia ya no puede ser categorizada como una catástrofe natural que necesita  la solución de la ciencia en forma de una vacuna o medicina. Tomemos la oportunidad cada uno de mirarnos internamente y ver dónde nos quedamos cortos. 

No se puede no creer en la retribución: lo bueno será pagado con lo bueno, y lo malo con lo malo. Esa es la verdad. 

Por Liwei Fu.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas