Los organismos federales están intensificando sus esfuerzos para contrarrestar una agresiva campaña de desinformación del régimen comunista chino en torno a la pandemia mundial mediante la creación de nuevos sitios web que dividen los hechos de la ficción.

La agresiva campaña de desinformación mundial del PCCh tiene como objetivo principal desviar la culpa de su deficiente manejo del virus del PCCh, sembrar la discordia a nivel internacional y dar una imagen de que el régimen sigue teniendo el control.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) lanzaron recientemente un sitio web titulado “Control de los rumores sobre el coronavirus” “para ayudar al público a distinguir entre los rumores y los hechos”.

La descripción del sitio dice: “Haga su parte para detener la propagación de la desinformación haciendo 3 cosas fáciles; no crea en los rumores, no los pase y vaya a fuentes de información confiables para obtener los hechos sobre la respuesta federal (del COVID-19)”.

Un portavoz del Departamento de Salud y Recursos Humanos del EE. UU. (HHS, por sus siglas en inglés) le dijo a The Epoch Times por correo electrónico que también están apoyando a FEMA con sus esfuerzos en el sitio web, añadiendo que esto hacia parte del “enfoque de todo el gobierno en la respuesta a la pandemia de COVID-19”. El sitio web enumera una serie de mitos que se han estado propagando y los desacredita.

El Pentágono también está creando una página similar en el sitio web del Departamento de Defensa para desacreditar la desinformación. El Secretario de Defensa Mark Esper dijo el 24 de marzo que la página se llamará “Cazadores de Mitos” e investigará cualquier desinformación y “la derribará”.

Un portavoz de la defensa dijo a The Epoch Times en un correo electrónico que el departamento espera tener el sitio web para la próxima semana.

Esper hizo sus comentarios en una asamblea pública virtual con otros líderes militares, declarando que hay “múltiples fuentes de desinformación por ahí”. Dijo que el sitio web también tratará de permitir que la gente envíe rumores para comprobar si son falsos o no.

“Probablemente tenemos actores externos, países que quieren sembrar el caos dentro de Estados Unidos inyectando algo de esto en el ecosistema”, dijo Esper, refiriéndose a la desinformación.

“En una crisis como esta, lo más importante que se puede hacer (…) es emitir información constantemente, ser muy transparente”, dijo. “Pero al mismo tiempo, derribar los rumores, derribar los mitos, derribar la desinformación, todas esas cosas que causan más revueltas y preocupaciones”.

Esper también se ocupó directamente de algunos rumores que se estaban extendiendo rápidamente: “No se ha hablado en absoluto de la ley marcial. No se ha comentado nada sobre cuarentenas masivas en Estados Unidos o cualquier otra tontería por el estilo”.

The Epoch Times ha contactado otras agencias federales importantes y les ha preguntado qué han hecho para combatir la desinformación. La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios sobre qué más estaba haciendo la administración en este asunto.

Por otra parte, en una reunión virtual con el Grupo de los Siete (G-7) —Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos— el 25 de marzo, el Secretario de Estado Mike Pompeo dijo que discutieron una “campaña de desinformación intencional” de Beijing sobre el virus del PCCh, también conocido como el nuevo coronavirus.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y provocara una pandemia mundial.

En la reunión, Pompeo repitió que China sigue retrasando el intercambio de información. Dijo que Estados Unidos “desesperadamente” quería trabajar con todos los países del mundo, incluida China, “para mantener a la mayor cantidad de personas vivas, a la mayor cantidad de personas sanas, y luego restaurar nuestras economías que se han visto diezmadas por el virus de Wuhan”.

“Este es un desafío continuo, todavía necesitamos una buena información del Partido Comunista Chino sobre lo que está sucediendo allí”, dijo.

La teoría de conspiración impulsada por Beijing sobre que el origen del virus fue en Estados Unidos fue desestimada por Pompeo como una ” habladuría loca” de algunos altos funcionarios chinos.

“Pero cada una de las naciones que estaban en esa reunión esta mañana estaba profundamente consciente de la campaña de desinformación que el Partido Comunista Chino está llevando a cabo para tratar de desviarse de lo que realmente ocurrió aquí”, añadió Pompeo.

Los funcionarios chinos y los medios de comunicación estatales han impulsado en los últimos tiempos teorías de conspiración dirigidas a Estados Unidos. En los últimos días, la empresa estatal Xinhua News también ha promovido los hashtags “#Trumpandemic” y “#TrumpVirus” en sus publicaciones en las redes sociales.

Robert Spalding, exdirector de estrategia del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, dijo anteriormente a The Epoch Times que Estados Unidos debe contrarrestar activamente esa propaganda refutándola y denunciándola en un plazo de 24 a 48 horas.

“Si no hay respuesta del otro lado, entonces ellos [el PCCh] pueden controlar la narrativa”, dijo Spalding, autor de “Stealth War: How China Took Over While America’s Elite Slept”.

Los documentos internos del gobierno obtenidos por The Epoch Times han puesto de relieve cómo el régimen intencionadamente no informó de los casos del virus del PCCh y censuró las discusiones sobre el brote, ayudando a alimentar la propagación de la enfermedad.

Reuters contribuyó con este informe.

FuenteThe Epoch Times en español.

Últimas