Miles de urnas de cenizas han sido entregadas a una funeraria en Wuhan en los últimos días, a medida que los familiares comienzan a recoger los restos de sus seres queridos, cuestionando aún más la verdadera escala del brote en China.

A las familias de los que murieron por el virus del PCCh se les permitió recoger los restos cremados de sus familiares en siete funerarias administradas por el gobierno con crematorios, a partir del 23 de marzo. Desde entonces, han circulado fotos de largas colas afuera de una funeraria en las redes sociales chinas, las cuales fueron rápidamente eliminadas por los censores del régimen.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En una de esas instalaciones, la Casa Funeraria Hankou, los camiones entregaron alrededor de 2500 urnas tanto el miércoles como el jueves, informó la revista financiera china Caixin. Una foto publicada por el medio mostraba que 3500 urnas fueron apiladas por empleados dentro de las instalaciones.

Algunas familias le dijeron a Caixin que tuvieron que esperar en fila hasta por cinco horas para recoger las cenizas.

La funeraria Hankou dijo que tratará de entregar 500 urnas de cenizas al día, según el agregado de noticias chino, Toutiao. La funeraria espera completar la tarea para el Día de Limpieza de Tumbas el 4 de abril, un festival tradicional chino donde la gente visita las tumbas de sus antepasados.

Cuando Caixin contactó a las funerarias en Wuhan, el personal de seis de las instalaciones respondió el teléfono, ya sea diciendo que no tenían información sobre cuántas urnas se iban a entregar o que no se les permitía revelar los números.

Oficialmente, las autoridades chinas han reportado más de 2000 muertes en Wuhan, donde el virus surgió por primera vez. Sin embargo, los expertos y los lugareños han sido escépticos durante mucho tiempo sobre las cifras oficiales de China, a la luz del encubrimiento inicial del brote en Beijing; el sistema de salud sobrecargado de Wuhan, lo cual significaba que muchas personas no habían podido recibir pruebas ni tratamiento; y varios cambios en la forma en que se contabilizaron oficialmente las infecciones.

A principios de febrero, The Epoch Times realizó una investigación encubierta, llamando a las funerarias en Wuhan para comprender el verdadero número de muertes de la epidemia.

En ese momento, la funeraria Hankou confirmó que su crematorio estaba usando 20 hornos para incinerar cuerpos las 24 horas del día, el aumento repentino en la ingesta sugiere que más personas estaban muriendo debido al virus del PCCh de lo que se informó oficialmente.

Los funcionarios de otras funerarias de la ciudad también describieron fuertes aumentos en los cuerpos que las instalaciones recibieron para la cremación. Un empleado de la funeraria Caidian ubicada en un suburbio de Wuhan también dijo a The Epoch Times que, en ese momento, necesitaban al menos 100 bolsas para cadáveres por día.

El Sr. Ding, un residente de Wuhan que perdió a su madre por el virus, aún no ha recogido sus restos. Le dijo a la edición en chino de The Epoch Times que las autoridades de su distrito local dijeron que ayudarían a las familias a hacer el papeleo, a obtener exención de tarifas de procesamiento y costo de urnas de cenizas; y a recibir descuentos para parcelas funerarias, siempre que las tareas se completaran antes del Día de Limpieza de Tumbas. Luego de esta fecha, no se podía garantizar dicha asistencia.

Él criticó a las autoridades por obligar a las familias a resolver los entierros en tan poco tiempo, especialmente dado que no se permiten ceremonias ni ritos funerarios. “¿Cómo puedo aceptar esto?” dijo Ding.

Agregó que el único consuelo para las familias sería que los funcionarios reconocieran la verdad de lo sucedido y aceptaran la responsabilidad.

Si las autoridades pudieran “reconocer la culpa y aceptar la responsabilidad”, entonces esto sería “el mayor consuelo para las familias de los fallecidos, y equivaldría a respetar a los muertos”, dijo Ding.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se extendiera por toda China y creara una pandemia global.

Fuente: La Gran Época

Últimas