La actual pandemia de coronavirus se ha extendido a más de 190 países y territorios, infectando a 335,000 personas y causando 14,641 muertes al 22 de marzo.

Inicialmente llamado así por su epicentro, el patógeno se llamó virus Wuhan. A medida que pasó el tiempo, más personas comenzaron a reconocer, cómo el encubrimiento de información sobre el coronavirus por parte del partido comunista chino (PCCh) llevó a la pandemia de hoy.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

«Vamos a llamarlo el ‘virus PCCh’. Eso es más preciso y ofende solo a quienes lo merecen», escribió Josh Rogin en The Washington Post.

Es cierto que el PCCh es responsable de la calamidad. Pero cómo salir del caos es la dificultad que enfrentamos. Muchas personas están tratando de encontrar una solución rápida, pero la explosión de casos ha demostrado que es una tarea desalentadora. A medida que muchos países luchan por contener el virus, vale la pena hacer una pausa y reflexionar sobre lo que subyace a la pandemia.

Los países más cercanos al PCCh son los más afectados

Fuera de China, Italia fue la más afectada, seguida por Estados Unidos, España, Alemania, Irán, Francia y Corea del Sur. Se ha demostrado que todos ellos tienen vínculos estrechos con el PCCh.

Italia

Después de que el régimen chino propuso su Iniciativa Belt and Road (La Franja y la Ruta) (BRI) en 2013, muchos lo vieron como una expansión de la influencia económica y política de China desde el este de Asia hasta Europa. Ignorando tales preocupaciones de que BRI podría ser un caballo de Troya para el desarrollo regional liderado por China y la expansión militar. Italia se convirtió en la primera y única nación del G7 en unirse a la iniciativa en marzo de 2019.

Después de que se firmaron 29 acuerdos entre los dos países, el viceprimer ministro de Italia dijo a CNBC: «No hay nada de qué preocuparse», según un artículo de cityam.com el 27 de marzo de 2019, titulado «El acuerdo comercial de Italia con China está jugando con fuego».

Estados Unidos

La relación entre Estados Unidos y China todavía está evolucionando. Según el representante comercial de EE. UU., Robert Lighthizer, «permitir que China ingrese a la OMC en 2001 fue un error histórico que le costó a los Estados Unidos millones de empleos y billones de dólares en déficit comerciales acumulados».

«Estados Unidos ahora está pasando por alto las reglas de la OMC y amenazó a Beijing con aranceles de hasta 500 mil millones de dólares sobre bienes importados», según un artículo del Wall Street Journal(WSJ) titulado «Cuando el mundo abrió las puertas de China» publicado en julio de 2018.

El artículo del WSJ declaró que, contrariamente a lo que esperaban los defensores de la OMC, «Beijing domesticó Internet limitando su uso al comercio, a la tecnología y a las redes sociales. Bloqueó la organización política amenazando y a veces encarcelando a quienes publicaron comentarios críticos. Más recientemente, convirtió a la propia Internet en un instrumento del estado con el fin de identificar y rastrear a los disidentes. «Es orwelliano», comentó Jerome Cohen, profesor de derecho de la Universidad de Nueva York y especialista en China».

España

Aunque España no se ha unido oficialmente al BRI, Josep Borrell, exministro de Asuntos Exteriores en España que ahora se desempeña como alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión Europea, dijo: «[The Belt and Road] es prueba de que China ya no se considera un receptor neto y ha comenzado a considerarse un contribuyente al mundo, y esto es algo que España agradece», antes de asistir al Foro Belt and Road en Beijing en abril de 2019.

En 2016, las empresas chinas adquirieron dos empresas de ingeniería españolas, Aritex y Eptisa, como parte del impulso global de Beijing para dominar los sectores de alta tecnología. Este movimiento fue dictado por su plan industrial nacional: «Fabricado (Hecho) en China 2025», que sirve como un plan para que China se convierta en una potencia de fabricación de tecnología.

Madrid, la capital de España, cuenta con la mayor tienda insignia de Huawei fuera de China. El gigante español de telecomunicaciones Telefónica también eligió a Huawei como un socio importante en el despliegue de su red 5G en junio de 2019.

Alemania

«Los logros más exitosos de China incluyen porcelana, papel y engaño«, escribió Bild en un artículo el 12 de marzo, con el título «Así es como China se ríe en la cara del mundo, con sus mentiras«.

El artículo de Bild afirma que la confianza de Alemania en China la hizo estar dispuesta a creer en las mentiras del PCCh sobre el coronavirus y muchas otras cosas. Por ejemplo, «Debido a que Volkswagen vende millones de automóviles al año a China, el jefe de VW no quiere saber nada acerca de los campos de reeducación chinos para los uigures y los presuntos alborotadores», según el artículo. «Solo hay una cosa para creer en China: en el camino hacia [convertirse en] una superpotencia, sus mentiras sobre el coronavirus no fueron el último engaño en el mundo. Depende de nosotros cómo manejamos sus mentiras», concluyó.

Irán

«El interés estratégico de China en Irán se está intensificando. Los fabricantes chinos están buscando establecer nuevas operaciones en Irán, y Teherán es visto como un centro vital de transporte y logística», informó oil.fm en un artículo titulado «Irán se convertirá en un centro esencial en la Iniciativa de La Franja y la Ruta de China».

«La ruta exacta del virus no está clara. Pero la asociación estratégica de Irán con Beijing ha creado una constelación de contactos potenciales que ayudaron a desatar la enfermedad, llamada Covid-19», informó el Wall Street Journal, el 11 de marzo de 2020, en un artículo titulado «La asociación estratégica con China se encuentra en la raíz de Irán que colaboró con la expansión del brote coronavirus».

Francia

«En las reuniones a puerta cerrada, los funcionarios y miembros de los Estados expresaron su frustración sobre China, pero al final del día, prevaleció el oportunismo a corto plazo», dijo Jonathan Holslag, profesor de política internacional en la Universidad Libre de Bruselas y asesor especial de la Primera Vicepresidenta de la Comisión Europea, dijo a The Diplomat, en enero de 2020.

Cuando el líder chino Xi Jinping visitó Francia en marzo pasado: «Un día [el presidente francés] Emmanuel Macron llamó a la [canciller alemana] Ángela Merkel y al presidente de la Comisión Europea [UE] para reunirse con el presidente Xi Jinping en París. Al día siguiente, él intento desesperadamente vender aviones Airbus [a China]», dijo Holslag. «Soy maoísta… un buen programa político es aquel que funcione», comentó Macron una vez.

Corea del Sur

En Asia, Corea del Sur tiene los casos más confirmados. El 20 de febrero de 2020, Kang Seung-seok, el nuevo cónsul general de Corea del Sur en el epicentro del brote de Wuhan en China, visitó la ciudad con suministros de ayuda donados por su país de origen.

Kang dijo a los medios de comunicación chinos a su llegada que «es muy significativo para el gobierno de Corea del Sur enviarme a Wuhan durante este período tan difícil», según el periódico del PCCh, People’s Daily.

También el mismo día, el líder chino Xi Jinping tuvo una conversación telefónica con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in. Los medios estatales chinos dijeron que Moon «llamó especialmente para expresar sus condolencias y apoyo», lo que «mostró la amistad entre China y Corea del Sur, ya que los vecinos cercanos se cuidan mutuamente y comparten los altibajos de la vida».

Taiwán y Hong Kong

A pesar de su proximidad geográfica a China, Taiwán y Hong Kong tienen relativamente pocas infecciones. Taiwán ha adoptado una postura dura contra el PCCh en los últimos años. La victoria aplastante del presidente Tsai Ing-Wen también afirma la determinación de los taiwaneses de defender la democracia y la oposición a las amenazas de invasión del PCCh. Los residentes de Hong Kong también han rechazado al PCCh, como lo demuestran los últimos meses de manifestaciones masivas.

Perspectivas desde la historia

Entonces, ¿cómo podemos racionalizar la observación de que trabajar en estrecha colaboración con el régimen chino se asocia con un alto número de casos de infección? Como país comunista y la segunda economía más grande del mundo, China tiene muchos, si no el más, incidentes de violaciones de derechos humanos, incluida la persecución de muchas creencias religiosas.

Se puede aprender mucho de las plagas en la antigüedad, tanto en China como en Occidente. Durante la dinastía Ming, por ejemplo, una plaga estalló en 1580 e infectó a más de la mitad de las familias en Datong (actual provincia de Shanxi), y luego se extendió a Beijing y al sur de China. Cuando estalló nuevamente en la provincia de Shanxi en 1633, muchas personas huyeron y algunas familias no sobrevivieron. Otra oleada de la peste en 1641, tres años antes del final de la dinastía, acabó con una parte significativa de la población china.

Además de las plagas, la dinastía Ming también enfrentó otras amenazas, como las fuerzas rebeldes de Li Zicheng (también conocido como el Rey Dashing). Sin embargo, las plagas parecían infectar solo a las tropas de la dinastía Ming, no a los soldados de Li Zicheng o al invasor de Manchus. Además, después de infectar a China durante décadas y debilitar a las fuerzas Ming, la plaga disminuyó en 1644 después de que los manchúes establecieran la dinastía Qing. Hasta cierto punto, esta plaga parecía ser un catalizador para la transición de las dinastías.

En Occidente, las plagas en el Imperio Romano también son bien conocidas. Después de que Nerón comenzó a perseguir a los cristianos, se produjeron varias plagas importantes: la peste de otoño en el 65 d. C., la peste de Antonino (165-180), la peste de Cipriano (250-270) y la peste de Justiniano (541-542).

Durante la Peste Antonina, por ejemplo, hubo hasta 2,000 muertes por día en Roma. Con una tasa de mortalidad de alrededor del 25%, las muertes totales se estimaron en cinco millones. La enfermedad mató a un tercio de la población en algunas áreas y debilitó al ejército romano, poniendo fin a un período relativamente pacífico de la historia romana.

Las plagas se detuvieron milagrosamente después de que la gente despertara en 680 y comenzó a reflexionar sobre la crueldad contra los cristianos, así como también sobre la decadencia moral general de la sociedad. En 680, los ciudadanos romanos llevaban los huesos de San Sebastián (256-288, asesinados durante la persecución de Diocleciano) en procesión por las calles. Cuando la gente se arrepintió de sus fechorías, la plaga desapareció en Roma.

Las personas en otras áreas del imperio siguieron su ejemplo, pidiendo los huesos de San Sebastián y ofrecerles el arrepentimiento. Cuando una plaga estalló en Venecia en 1575, murieron alrededor de 50,000 personas. De manera similar, una plaga ocurrió en Lisboa en 1599. En ambos casos, las personas marcharon con los huesos de los santos en arrepentimiento, y las plagas terminaron.

Huangdi Neijing (El Clásico Interior del Emperador Amarillo), uno de los libros más respetados sobre la medicina china, escribió: «Con la rectitud que reside en el interior, ninguna crueldad puede invadir». Esto explica cómo la conciencia, la protección y las epidemias están conectadas.

El cáncer de PCCh

Como se describe en una reciente revisión de tres meses del brote por Minghui , el PCCh se dio cuenta de la transmisión de coronavirus de persona a persona en diciembre de 2019, pero no tomó ninguna medida preventiva fuera del ejército chino. Varios médicos y otros denunciantes fueron reprendidos por hablar sobre el posible brote.

Según los defensores de los derechos humanos de China, una organización sin fines de lucro con sede en Washington, DC, los funcionarios chinos arrestaron al menos a 325 residentes solo entre el 22 y el 28 de enero. La mayoría de ellos fueron acusados de «difundir rumores», «crear pánico» o «intentar interrumpir el orden social». Fueron castigados con detención, multas o educación disciplinaria.

Fang Bin, un residente de Wuhan, grabó videos relacionados con la epidemia de coronavirus y los publicó en YouTube el 25 de enero de 2020, dos días después de que la ciudad fuera cerrada. El 1 de febrero, grabó videos en cinco hospitales, incluido uno que se veía cómo transferían 8 cadáveres en 5 minutos, y lo mostró de nuevo en YouTube. Fang fue arrestado más tarde y se desconoce su paradero desde el 10 de febrero.

El PCCh formó una fuerza especial de control de coronavirus el 26 de enero de 2020, con miembros seleccionados del departamento central de Propaganda y el Ministerio de Seguridad Pública. No se invitó a ningún experto médico de la Comisión Nacional de Salud a unirse al grupo de trabajo.

El grupo de trabajo emitió una política en su primer día, prohibiendo al personal médico discutir sobre la epidemia en sus casas o en otros lugares a través de conversaciones en persona, llamadas telefónicas, mensajes de texto, publicaciones de WeChat, blogs de Weibo o correos electrónicos. La política se aplica a toda la información relacionada con el coronavirus, incluidos los casos nuevos, los planes de tratamiento, el control y la prevención. Cualquiera que viole la política podría ser sentenciado de 3 a 7 años de prisión.

Cuando el primer ministro Sun Chunlan y otros funcionarios inspeccionaron una área residencial en Wuhan el 5 de marzo, un residente local dijo que todo lo que los funcionarios podían ver durante la breve visita de inspección era «falso». Los funcionarios también hicieron arreglos para que la gente simulara entregar comida a los residentes. «¡Es falso, todo es falso!» gritó furiosamente una mujer desde su edificio. Pronto se le unieron mucho más gente al grito.

Aleksandr Solzhenitsyn, autor del Archipiélago Gulag, una vez escribió: «Sabemos que del PCCh están mintiendo, saben que están mintiendo. Saben que sabemos que están mintiendo, sabemos que saben que sabemos que están mintiendo. Sin embargo, siguen mintiendo».

«La supervivencia ha sido el mayor interés del PCCh desde su creación. El deseo de supervivencia logró superar el miedo oculto bajo su apariencia siempre cambiante. El PCCh es como un cáncer que se difunde por todas partes y se infiltra en cada parte del cuerpo, mata las células normales circundantes y crece de forma maligna, fuera de control», escrito en los Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista.

Cuando se descuidan los principios, surgirán problemas

«Si bien los historiadores y otros han documentado numerosas atrocidades comunistas, gran parte del público desconoce su enorme escala», escribió Ilya Somin, profesora de derecho en la Universidad George Mason, en un artículo de 2017 en The Washington Post titulado «Lecciones de un siglo de comunismo».

«Colectivamente, los estados comunistas mataron hasta 100 millones de personas, más que todos los demás regímenes represivos combinados durante el mismo período de tiempo. El mayor número de víctimas, además con creces, ocurrió debido a los esfuerzos comunistas para colectivizar la agricultura y eliminar a los campesinos independientes que poseían propiedad. Solo en China, el Gran Salto Adelante de Mao Zedong provocó una hambruna instaurada por el hombre en la que perecieron hasta 45 millones de personas, el episodio más grande de asesinatos en masa en toda la historia mundial», escribió Somin.

David Satter, periodista y autor estadounidense, está de acuerdo. «Si agregamos a esta lista las muertes causadas por los regímenes comunistas que la Unión Soviética creó y apoyó, incluidos los de Europa del Este, China, Cuba, Corea del Norte, Vietnam y Camboya, el número total de víctimas se acerca a los 100 millones. Eso convierte al comunismo en la mayor catástrofe de la historia humana», escribió en un artículo del Wall Street Journal de 2017 titulado

«100 años de comunismo y 100 millones de muertos».

Esta cifra se traduce en un promedio de un millón por año, o más de 2.700 por día, superando la tasa de mortalidad máxima durante la peste de Antonine. Sin embargo, la diferencia es que esta tragedia ha continuado durante 100 años, y es totalmente hecho por el hombre. ¿Esto es accidental o llevado a cabo por algunos funcionarios comunistas por error? No es el caso, según Somin. «Como cualquier gran desarrollo histórico, los fracasos del comunismo no pueden reducirse a una sola causa. Pero, por lo general, eran de hecho inherentes», escribió.

La libertad de creencia y la democracia son algunos de los principios fundadores de Estados Unidos, que son fundamentalmente diferentes de la dictadura y el ateísmo del PCCh. Sin embargo, desde la administración de Nixon, Estados Unidos ha relajado su vigilancia contra el peligro del comunismo. Después de que la ex Unión Soviética se disolvió en diciembre de 1991, muchos países occidentales esperaban que China se convirtiera en un país democrático con su apoyo y sus políticas económicas de puertas abiertas.

Pero esto resultó ser una ilusión. La colaboración y asistencia de los países occidentales fueron vistas como un intento de «evolución pacífica», que el PCCh consideró como «la mayor amenaza para la continuidad de su gobierno». El 26 de octubre de 2010, las obras seleccionadas de Deng Xiaoping se republicaron en China Daily con el título de «Debemos adherirnos al socialismo y evitar la evolución pacífica hacia el capitalismo». Deng escribió ese artículo el 23 de noviembre de 1989, casi seis meses después de que ordenó la masacre de Tiananmen.

Los sucesores de Deng, Jiang Zemin y otros, continuaron su directiva de adherirse al socialismo y evitar el capitalismo. Por un lado, retrataron a los Estados Unidos como «Fuerzas contra China» e intensificaron la ideología comunista; por otro lado, trabajaron con los países occidentales para obtener ganancias económicas vendiendo mano de obra y productos baratos, formando una cadena de suministro global.

Al minimizar las diferencias ideológicas, el PCCh promueve altamente los mercados globales y la «comunidad de destino común». «China participa en una campaña de subversión en tres frentes en los Estados Unidos», conocida como «Azul-Oro-Amarillo», escribió The Washington Free Beacon en un artículo el 9 de octubre de 2017, con el título de «Un disidente revela planes secretos de inteligencia china dirigidos a EE. UU.». El azul representa operaciones cibernéticas e Internet chinas a gran escala, el oro representa dinero y poder financiero, mientras que el amarillo se refiere a la corrupción a través del sexo.

«The Economist, mientras tanto, estima que China está gastando 10 mil millones de dólares al año para promover su imagen al extranjero a través de esfuerzos como festivales culturales, medios extranjeros (piensa en esas plantillas del China Daily que se deslizan en el Washington Post) e intercambios educativos. Los Institutos Confucio son una parte vital de esta misión», escribió Ethan Epstein, editor asociado de The Weekly Standard en su artículo de 2018 publicado por Politico.

Junto con una fuerte propaganda, el PCCh casi ha silenciado las críticas de la sociedad occidental por la masacre de Tiananmen, así como la represión de Falun Gong, los uigures, el movimiento democrático de Hong Kong y otros. Solo la persecución a Falun Gong ha afectado terriblemente a decenas de millones de practicantes y sus familias. Un gran número de practicantes han sido detenidos, encarcelados y torturados simplemente por su creencia. Algunos han sufrido abuso psiquiátrico o se han convertido en víctimas de sustracción forzada de órganos.

Como Thomas Jefferson explicó: «Toda tiranía necesita establecerse de forma tal que las personas de buena conciencia permanezcan en silencio».

Esfuerzos del PCCh para encubrir el virus

Desde la publicación de Los Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista por The Epoch Times en 2004, más de 352 millones de chinos han renunciado a sus membresías en el PCCh y a sus organizaciones juveniles, en concreto, la liga juvenil comunista y los jóvenes pioneros.

La pandemia de coronavirus ha despertado aún más a muchos chinos, incluidos periodistas, que se esfuerzan por hacer oír sus propias voces. Esto incluye a Jacob Wang, periodista de un periódico estatal en China. Cuando el PCCh afirmó que la vida en Wuhan estaba volviendo a la normalidad, él «sabía que Wuhan todavía estaba en crisis: había viajado hasta allí para narrar de primera mano los fracasos del gobierno». El mes pasado llegó a las redes sociales para dejar las cosas claras, escribiendo un mensaje condenatorio sobre pacientes enfermos que luchan por obtener atención médica en medio de una burocracia disfuncional», informó The New York Times el 14 de marzo de 2020, en un artículo titulado «Mientras China toma medidas en contra de la cobertura del coronavirus, los periodistas se defienden».

«Se dejó morir a la gente, y estoy muy enfadado por eso», dijo Wang en una entrevista. «Soy periodista, pero también soy un ser humano común». Él y otros periodistas escribieron artículos exponiendo los encubrimientos del gobierno chino y pidiendo libertad de prensa a través de las redes sociales.

En un desafío tan poco frecuente al gobernante partido comunista, estos periodistas a veces se vieron abrumados por la presión de la censura, así como por la muerte y la desesperación causadas por la pandemia. «Realmente no se podía dormir por la noche viendo todas estas historias horribles», dijo Wang, refiriéndose a su informe sobre el cierre de Wuhan. «Fue realmente aterrador».

Tenney Huang, reportero de una publicación estatal, también pasó varias semanas en Wuhan. «Todo el mundo está en un estado de sentirse retenido y agraviado», comentó. «La libre expresión es una forma de luchar».

Huang dijo que él y otros periodistas recurrieron a las redes sociales cuando se intensificó la censura. «Los hechos son como la leña», comentó. «Cuanto más se acumula, más feroz es la llama cuando una chispa finalmente la enciende».

«La historia del PCCh es un proceso de acumulación gradual de todo tipo de maldad, tanto doméstica como extranjera. El PCCh ha perfeccionado sus nueve rasgos heredados del comunismo, dándoles ‘características chinas’: maldad, engaño, incitación, desatar la escoria de la sociedad, espionaje, robo, lucha, eliminación y control. Respondiendo a la crisis continua, el PCCh ha consolidado y fortalecido los medios y la medida en que estas características malignas se han estado desarrollando». A posteriori se escribieron los Nueve Comentarios para exponer estos nueves rasgos.

«La mayoría de las religiones llaman a sus seguidores a mirar más allá de las cosas de este mundo. En el comunismo, este mundo es todo lo que hay: un mundo de productividad y bienes materiales, pero nada más. Por lo tanto, los regímenes que gobiernan en su nombre buscan destruir el alma y negar cualquier libertad de conciencia», escribió Marion Smith, directora ejecutiva de la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo, en su artículo de agosto de 2019 en The Wall Street Journal.

Albert Einstein dijo una vez: «Si me quedara en silencio, sería culpable de complicidad». El coronavirus podría ser un llamado de atención para que las personas entiendan completamente el peligro inmediato del comunismo.

El exlíder soviético Mikhail Gorbachev, dijo que consideraba a Chernóbyl uno de los principales clavos en el ataúd de la Unión Soviética, que finalmente se derrumbó en 1991. Dijo que cuando era joven, solía ser ferviente sobre el comunismo porque decía «justicia» e «igualdad». «Pero en realidad ese terrible experimento comunista provocó la represión de la dignidad humana. La violencia se usó para imponer ese modelo a la sociedad. En nombre del comunismo, abandonamos los valores humanos básicos», explicó. «Entonces, cuando llegué al poder en Rusia, comencé a restaurar esos valores; valores de «apertura» y «libertad».

Ahora es nuestro turno de continuar con la misión y tomar medidas para avanzar hacia un futuro más brillante, para nuestros padres fundadores y la humanidad, antes de que sea demasiado tarde.

Fuente: Minghui.

Últimas