Si bien los temores de una pandemia han provocado casos de discriminación contra los chinos en todo el mundo, dentro de China, las personas de la provincia de Hubei son las estigmatizadas.

El 27 de marzo, los trabajadores de Hubei, la zona cero del brote de China que recientemente levantó las medidas de bloqueo, fueron rechazados en la frontera de la provincia de Jiangxi.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En el puesto de control de un puente cerca a la frontera, la policía de Jiangxi prohibió la entrada a los residentes de Hubei y se enfrentó con sus homólogos de Hubei que intentaron pedir una aclaración.

En medio de los enfrentamientos, al menos un oficial de Hubei fue inmovilizado en el suelo y otro fue agarrado por la garganta, según un informe policial filtrado. Un video captado por los lugareños mostraba a la policía golpeando escudos balísticos contra los jefes de los oficiales del otro lado del combate cuerpo a cuerpo.

La multitud indignada organizó una protesta masiva desde las 8 de la mañana hasta el final de la tarde, gritando “¡Vamos Hubei!” y pisoteando coches de policía, con multitudes de personas llenando casi todo el puente en un punto.

El mismo día, los medios chinos informaron la renuncia de dos vicegobernadores de Jiangxi, sin detallar los motivos.

Hubei, hogar de alrededor de 60 millones, eliminó las restricciones de viaje en regiones fuera de su capital, la ciudad de Wuhan, el 25 de marzo, lo cual permite los viajes transfronterizos para cualquier persona que posea un “código verde” para certificar que gozan de buena salud.

Pero en otras partes del país, la hostilidad y la discriminación hacia los residentes de Hubei alimentados por los temores sobre el virus han ido en aumento. Los trabajadores migrantes de Hubei han tenido dificultades para librarse de este estigma cuando regresan a trabajar en otras regiones de China.

“Nos ponen en cuarentena y somos acosados ​​una vez que salimos”, dijo Xu, un trabajador del condado Huangmei de Hubei que fue a la protesta, describiendo su desafío a The Epoch Times.

Una docena de trabajadores migrantes que Xu conoce habían intentado obtener trabajo sin éxito. “Una vez que se mencionaron la palabra Hubei, fueron rechazados de inmediato”, dijo Xu.

Atrapados y rechazados

En todo el país, las personas vinculadas a Hubei ya no son bienvenidas en hoteles, autobuses y lugares de trabajo anteriores, ya sea que hayan o no viajado recientemente al epicentro del virus.

Zhang, residente de Xi’an, capital de la provincia noroccidental de Shaanxi, no pudo abordar el autobús de enlace al aeropuerto porque llevaba una tarjeta de identificación de Hubei, a pesar de que nunca ha regresado a Hubei desde que se instaló en Xi’an hace más de 20 años.

“¿Qué tipo de regla es esta?” recordó Zhang haber preguntado al conductor, quien dijo que “no estaba a cargo de este asunto” y le pidió que llamara al aeropuerto. Después de rondas de llamadas en vano, el conductor le sugirió que tomara un taxi.

“Recibimos un aviso de los superiores, y no puedo proporcionarle nada más”, dijo el conductor a Zhang cuando pidió justificación.

Zhang, que acompañaba a su hija al aeropuerto, finalmente se rindió, por temor a que el aeropuerto lo pusiera en cuarentena y, por lo tanto, se le impidiera incluso volver a casa.

“No es un gran problema si perdemos algo de dinero”, dijo, refiriéndose a los boletos de avión para su hija, que había planeado volver a trabajar en una empresa de comercio exterior de Guangzhou, pero ahora está atrapada en su casa.

“Estudió aquí desde la escuela primaria hasta la secundaria (…) y asistió a la universidad aquí, ni siquiera sabe cómo es Hubei”, dijo. La única vez que regresó a Hubei fue hace seis años para un examen de ingreso a la universidad.

Un pasajero espera el tren en el metro de Wuhan, provincia de Hubei, China, el 28 de marzo de 2020.

“A ellos no les importa”

Shuai Renbing, un trabajador migrante de Hubei, se enfrenta a una situación similar en Beijing.

“No importa si es mi jefe o la policía, cuando nos ven, es como si vieran fantasmas”, dijo.

Renbing, quien recientemente está desempleado y enfrentando el aumento de los precios de los alimentos, ha luchado por llegar a fin de mes para su familia de tres personas. Incluso las coles de napa, conocidas como una de las verduras más baratas en el norte de China, cuestan cuatro veces más que antes, según Shuai.

“Excepto por mantener la estabilidad social (..). Realmente no sé qué les importa [al régimen]”, dijo.

Más tarde el viernes, una multitud de varios cientos de personas de Hubei se reunieron en la estación de policía del puente Jiujiang de Jiangxi cerca del puente fronterizo para exigir una disculpa formal.

Para algunos nativos de Hubei, la renuncia de los gobernadores de Jiangxi fue una pequeña victoria, pero para otros, no resolvió el problema raíz.

“Nadie se atrevió a reconocer los errores durante este brote. [El régimen chino] está en deuda con la gente de Hubei”, dijo Huang, de Hubei, a The Epoch Times. “No les importa si las personas viven o mueren, y si tienen suficiente para comer y beber”.

Xu dijo que todo lo que querían era un poco más de cuidado y tranquilidad.

“Los plebeyos no tenemos dinero ahora”, dijo Xu. “Todos los días no tenemos trabajo, corremos el riesgo de morir de hambre”.

Fuente: The Epoch Time en español.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas