El mortal virus PCCh arrasó con China a principios de este año y luego el mundo. A medida que los casos de infección explotan en los países occidentales, el partido comunista chino (PCCh) ha reportado pocos casos nuevos desde principios de marzo, creando la impresión de que la epidemia ha terminado en China. Sin embargo, muchos datos proporcionados por personal médico en China apuntan a una realidad diferente.

En Beijing, los hospitales dejaron de realizar análisis de sangre del virus para que no se confirmaran nuevos casos. Un trabajador médico en Wuhan también reveló que ninguno de los pacientes dados de alta de su hospital fue examinado para detectar el virus, y estimó que la mayoría de los pacientes no se habían recuperado y aún portaban el patógeno.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Debido al bajo registro de casos de infección, muchos chinos que viven en el extranjero decidieron volar de regreso a China, que afirmó ser «el país más seguro del mundo» en medio de la pandemia. Pero para su sorpresa, en lugar de ser recibidos de nuevo por su «tierra natal», enfrentaron un trato duro y fueron acusados ​​de «volar miles de kilómetros para envenenar su patria».

«Arca de Noé»

El PCCh probablemente tiene dos motivos para declarar la victoria sobre el coronavirus. Por un lado, trató de glorificarse y consolar al pueblo chino que había sufrido la epidemia. Por otro lado, quería presentarse como el líder mundial en la lucha contra el virus y promover la idea de que su sistema totalitario es superior al sistema democrático de los países occidentales.

Una publicación en el sitio web Sina promovió a China como un faro de esperanza (ver imagen a continuación): «¡Impresionante! ¡China no solo es el Arca de Noé en medio de la pandemia, sino también el Arca de Noé en medio de la crisis de los mercados capitalistas del mundo!»

Captura de pantalla: los medios chinos lo nombran como Arca de Noé de China

«Aunque la patria aún no es tan rica, en el momento crítico, ¡gastará todo lo que tiene para sus hijos!», reclamaba otra publicación.

Al ver una imagen tan dulce, muchos chinos en el extranjero, especialmente estudiantes que viven en el extranjero, volvieron a China.

La dura realidad en el «seguro refugio» de China

Sin embargo, tan pronto como aterrizaron en China, la mayoría de las personas fueron llevadas directamente a hoteles y obligados a someterse a una cuarentena de 14 días. Muchos de ellos estaban horrorizados por las horribles condiciones de vida en los hoteles de cuarentena.

Un usuario de Twitter con el nombre @niuniu__Liu escribió el 15 de marzo:

Había una familia de tres que acababa de regresar de Tailandia. Llegaron al distrito de Caidian en Wuhan. Los funcionarios de la comunidad los llevaron a un sitio de cuarentena usando un camión de basura (supuestamente desinfectado). Tuvieron que cargar a su hijo sobre sus piernas y se sentaron en un lugar que parecía un baño público de toda una noche. Los trabajadores sociales les dijeron que este sitio estaba al lado de un hospital emergente y que era para retener a las personas que tuvieron contacto cercano con pacientes infectados. Todo el personal llevaba trajes protectores, pero la familia no tenía protección alguna.

Después de experimentar la dura realidad ellos mismos, estos chinos advirtieron a los que todavía están en otros países: «No regresen».

Un estudiante que regresó a Shanghai desde el Reino Unido dijo que lo llevaron al Hospital Pudong directamente desde el aeropuerto. No solo estuvo confinado allí, sino que también tuvo que estar parado en un corredor durante 15 horas y no le dieron comida ni agua durante dos días.

El usuario de Twitter @goodgirland1 publicó un video el 18 de marzo que muestra que la habitación a la que los llevaron fue utilizada por pacientes infectados. La colcha no se cambió y la habitación no se limpió, por no hablar de desinfectar y había cáscaras de fruta, cabello y píldoras en el suelo.

La estadía tampoco fue gratuita, y tuvieron que pagar un alto precio por ello.

Después de experimentar la dura realidad ellos mismos, estos chinos advirtieron a los que todavía están en otros países: «No regresen».

Peor aún, el PCCh enfrentó a la gente en China contra los chinos que regresan. Algunas personas en China comenzaron a culparlos por traer problemas al país y los insultaban: «No estuvieron aquí durante el desarrollo del país, pero eres el más rápido en volar miles de kilómetros para envenenar a China».

¿Por qué los chinos fuera de China creen en el PCCh?

Uno puede preguntarse: ¿por qué estos chinos que viven en el extranjero creen tan fácilmente en PCCh y se apresuran en regresar a China?

La razón principal es que, aunque muchos de ellos viven en países occidentales, no se molestaron en aprender la cultura y el sistema de valores de occidente. Se mantuvieron cerca de la comunidad china, leyeron los medios chinos e hicieron oídos sordos a los medios libres en occidente.

Además, con la mayor base de usuarios e influencia de WeChat, el PCCh también lo está utilizando como plataforma para difundir información errónea para controlar la opinión pública.

Parte de la campaña de propaganda del PCCh apunta a estos chinos en el extranjero con patriotismo y nacionalismo. Presenta las ventajas del sistema socialista del PCCh sobre el capitalismo. Sin comprender completamente la diferencia entre los sistemas, es difícil para muchos desintoxicarse de la propaganda del PCCh.

En los posts de arriba anteriores que han aparecido en los grupos de WeChat en Japón, Francia, Mongolia Interior y Estados Unidos, los autores utilizaron la misma plantilla y solo cambiaron el nombre del país (subrayado en rojo) en los mensajes. El mensaje de la izquierda tenía a Suiza como país, y el mensaje de la derecha mencionan a Estados Unidos. Los mensajes decían:

La epidemia en (nombre del país) está fuera de control ahora. Un amigo que trabajaba en un hospital de (nombre del país) me dijo que innumerables personas acuden al hospital todos los días. Pero no tienen los kits de prueba y tienen que enviar a los pacientes a casa. (nombre del país) tiene una gran población que envejece e innumerables personas han muerto en sus propios hogares. No se incluyen en casos confirmados si nunca se prueban. Es por eso que (nombre del país) ha mantenido una tasa de infección tan baja. Es demasiado aterrador. Reservé mi vuelo de regreso a China. En momentos críticos, tenemos que concentrar nuestros recursos en hacer grandes cosas.

Después de ver este tipo de mensaje, muchos chinos se apresuraron a regresar a China, incluso cuando los precios de los boletos de ida aumentaron a $180,000 yuanes (alrededor de $25.000 USD) en algunos casos.

Aprendiendo de la historia

Estos chinos en el extranjero no fueron los primeros en ser víctimas de las mentiras del PCCh, ha habido muchos casos de este tipo en la historia moderna.

Después de que el PCCh ganó la guerra civil contra el Kuomintang, un gran grupo de científicos, incluidos Ye Qisun, Rao Yutai y Wang Jiaqi, regresaron de Estados Unidos o Europa a China, o se quedaron con el PCCh después de que los soldados del Kuomintang se retiraron. Sin embargo, fueron atacados en casi todos los movimientos políticos posteriores del PCCh y sufrieron muchas formas de abuso.

Después de la Guerra de Corea, el Comando de las Naciones Unidas capturó 21.000 prisioneros de guerra chinos. Entre ellos, 14.000 pidieron ser enviados a Taiwán, expresando que preferirían morir antes que volver a servir al PCCh. El PCCh envió representantes para tratar de persuadirlos uno por uno, pero 90 días después, solo atrajeron a 440 soldados a China continental. El resto fueron enviados a Taiwán el 23 de enero de 1954 quedando verdaderamente libres. Mientras tanto, aquellos que regresaron a China continental fueron aislados, investigados y luego atacados en campañas políticas.

Esta vez con la pandemia del virus del PCCh, fue debido al encubrimiento del PCCh que el mundo perdió tiempo de oro para evitar la propagación del virus. Pero en lugar de reflexionar sobre sí mismo, el PCCh intenta trasladar la culpa a otros países y se jacta de cómo ha «derrotado con éxito» al virus.

El PCCh está «llevando a cabo una campaña de propaganda masiva para reescribir la historia de COVID-19 y encubrir las mentiras del partido al pueblo chino y al mundo», dijo el senador estadounidense Ben Sasse y el representante Mike Gallagher en una carta abierta al CEO de Twitter Jack Dorsey, solicitándole a suspender a los funcionarios del PCCh del sitio.

Mientras el PCCh trata de representarse a sí mismo como el salvador del mundo, las víctimas más grandes en este desastre sin precedentes son los chinos, ya sea en China o en el extranjero. El egoísta PCCh ha demostrado una y otra vez al mundo que está dispuesto a sacrificar los intereses e incluso la vida del pueblo chino para mantener su poder en China y lograr su ambición de dominar el mundo.

Fuente: Minghui.org

T

Versión en inglés

Mira también: Cómo el Coronavirus reveló la verdadera naturaleza del Partido Comunista Chino

Últimas