El 16 de febrero de 2020 se celebró un servicio de oración especial en la Plaza del Muro Occidental en Jerusalén, por aquellos que están sufriendo la pandemia del coronavirus. El rabino Shmuel Eliyahu, rabino jefe de Safed, inició la actividad. Entre los que se reunieron para la oración habían rabinos, representantes de la embajada china en Israel y ciudadanos.

La mayoría de los oradores pidieron la misericordia de Dios para el pueblo chino y para el mundo entero ante el brote de coronavirus. El rabino Oury Cherki de Jerusalén también ofreció una oración, pero habiendo sido consciente durante muchos años de los crímenes contra la humanidad perpetrados por el régimen chino, dijo: «En nuestras oraciones, reflexionamos sobre nuestros pecados; el pueblo chino también debería hacerlo —debería ser su día de juicio a la luz de la importancia de la vida humana y su inconmensurable sacralidad».

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Después del evento, el rabino Cherki escribió en su sitio web:

«…en la oración de la misa celebrada junto a nuestro templo sagrado en Jerusalén para el pueblo chino, se me dio la oportunidad de dirigir palabras de amonestación a los jefes del estado chino, que deberían despertar y arrepentirse. Cuando se han perdido masas de vidas, tantas como peces en el mar, uno debe despertar y pensar si el desprecio por las vidas humanas, la sustracción de órganos y el asesinato indiscriminado de masas de manifestantes puede haber traído el desastre a la nación china. De igual manera que debemos examinar nuestras acciones en tiempos problemáticos, y añadir pensamientos de arrepentimiento a nuestras oraciones, llamamos al pueblo chino a rezar y arrepentirse».

El rabino Cherki fue uno de los primeros rabinos de Israel que protestó contra la sustracción forzada de órganos en China y firmó una petición pidiendo que se pusiera fin a la misma. A la luz de la situación actual, es escalofriante recordar las palabras que dijo en un evento que se celebró en el Knesset (parlamento israelí) en abril de 2013: «La fuerza de una nación se mide ante todo por sus normas morales y éticas. Si no hay normas morales o éticas en su base, el Estado puede ser temporalmente fuerte, pero con el tiempo se debilitará, porque perderá su legitimidad».

Ese evento de 2013 fue promovido por el entonces miembro del Knesset Moshe Feiglin, quien denunció la persecución en muchas ocasiones diferentes. Cherki también dijo en el evento: «Es imposible que en una época de relaciones internacionales morales nos quedemos atrás con respecto a Canadá y los EE. UU. Somos el pueblo que trajo al mundo el evangelio de que la moralidad puede guiar la política». Después de todo, somos la primera nación en promulgar en su libro de leyes, en este Knesset aquí, una ley que dice que un orden que contradice las normas morales básicas debe ser considerado ilegal. Esto debe ser nuestra luz de guía, no solo en nuestros asuntos internos, sino también en nuestras relaciones internacionales».

En una entrevista en 2013 con NTD Televisión, el rabino Cherki destacó que cree que los líderes políticos e influyentes israelíes deben considerarse comprometidos con esta cuestión, y que Israel debe dirigirse a los líderes del régimen chino y exigirles que pongan fin a estos crímenes.

El 22 de julio de 2007, en un evento conmemorativo de los ocho años de la persecución a Falun Dafa, el rabino Cherki dijo frente a la embajada china en Tel Aviv: «Mi conciencia no me dejaba quedarme en casa». Al abordar la persecución y la sustracción forzada de órganos, dijo: «No debemos guardar silencio en tales situaciones». El rabino Cherki animó a todos a protestar para que los que cometen estos crímenes sean llevados ante la justicia.

Cabe destacar que muchos rabinos de Israel alzaron sus voces en apoyo y firmaron peticiones pidiendo que se pusiera fin a los crímenes de lesa humanidad que han tenido lugar en China durante muchos años.

Fuente: Minghui.org

Mira también: Ciudadanos chinos revelan que los contagios por coronavirus siguen aumentando

Últimas