El encubrimiento del brote de coronavirus por el partido comunista chino (PCCh) convirtió una epidemia en una pandemia. Ante la condena de la comunidad internacional por su mal manejo del brote, el PCCh ha estado utilizando la estrategia del chivo expiatorio para eludir sus responsabilidades. Su manejo del caso del Dr. Li Wenliang es uno de esos ejemplos.

Dr. Li, quien fue reprendido por dar la alarma del brote y luego murió a causa del virus, nunca interrumpió el orden público, y su familia recibió una disculpa. Dos policías locales fueron disciplinados por haber reprendido a Li.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Ante la condena de la comunidad internacional por su mal manejo del brote, el PCCh ha estado utilizando la estrategia del chivo expiatorio para eludir sus responsabilidades.

Castigado por crear conciencia y muere por la enfermedad

El 1 de enero de 2020, la Agencia de Noticias Xinhua, de propiedad estatal de China, informó que se habían tomado acciones legales contra 8 personas por «difundir rumores» relacionados con la «neumonía de Wuhan». También advirtió que cualquiera que siguiera su ejemplo enfrentaría severas consecuencias.

Xinhua no explicó que estas 8 personas eran todos médicos en Wuhan que compartieron información basada en dos casos confirmados de coronavirus en el Hospital Central de Wuhan.

Ai Fen, una de los médicos y directora del departamento de emergencias del Hospital Central de Wuhan, recordó recientemente cómo los funcionarios del hospital, la ciudad de Wuhan y la provincia de Hubei ignoraron el brote inicial. Su colega Li Wenliang, oftalmólogo en el mismo hospital, hizo circular su advertencia sobre el brote entre un grupo de otros médicos, el 30 de diciembre de 2019.

A las 1:30 de la madrugada del 31 de diciembre, los funcionarios del hospital llamaron a Li para dar una explicación ante la Comisión de Salud de Wuhan. En el trabajo ese día, se vio obligado a escribir una declaración de autocrítica.

Sin otra opción que seguir las órdenes de los funcionarios del PCCh, Li se mantuvo en silencio y continuó trabajando sin protección. Desarrolló fiebre el 11 de enero y pronto experimentó problemas pulmonares. Para el 16 de enero, su hospital había reportado 26 casos de infección de trabajadores sanitarios, incluido él mismo. «No hemos observado transmisión de persona a persona», declaró un funcionario del hospital ese día. «Esta enfermedad es prevenible y tratable».

Li murió el 7 de febrero a la edad de 34 años. Tres médicos más en el mismo hospital murieron por el virus en las próximas semanas, el jefe de cirugía de tiroides y senos, Jiang Xueqing, el oftalmólogo Mei Zhongming y el especialista en enfermedades oculares Zhu Heping.

Dos policías

La muerte de Li provocó la ira del público por el encubrimiento del PCCh del brote de coronavirus, tanto dentro como fuera de China. Los funcionarios del PCCh prometieron investigar su muerte.

En un informe publicado a mediados de marzo, las autoridades dijeron que Li no había interrumpido el orden público y que la Oficina de Seguridad Pública de Wuhan se disculpó con su familia.

El informe sostuvo que la publicación de Li en las redes sociales «no era consistente con la situación actual en ese momento». No solo eso: «el informe también denunció las etiquetas ‘anti-establecimiento’ de ‘héroe’ y ‘denunciante’, que algunas personas le habían dado a Li», según The Guardian, que publicó un artículo el 20 de marzo de 2020, con el título de «La investigación china exonera al médico denunciante de coronavirus».

Según un anuncio separado del buro, dos oficiales locales, el subjefe Yang Li y el oficial Hu Jiafang de la comisaría de Zhongnanlu, recibieron un demérito y una advertencia, respectivamente.

Los internautas cuestionaron cómo los dos policías de bajo nivel podrían haber tenido la influencia para hacer que el portavoz del PCCh, Xinhua, informara sobre Li y otros denunciantes. Era evidente que los funcionarios del PCCh simplemente usaron a los dos oficiales de policía como chivos expiatorios, ignorando todo el encubrimiento sistemático y la supresión de opiniones que llevaron a la pandemia.

«¿Cómo puedes dejar que estos policías de abajo lleven la carga?», según una publicación viral en el sitio de redes sociales de Weibo: «Solo estaban cumpliendo órdenes».

«Esos dos oficiales no son responsables de la difamación y desinformación en Xinhua», escribió otro post.

Fuente: Minghui

Mira también: La pandemia Coronavirus podria haberse evitado… y no se hizo

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas