«No tengo ningún problema con los chinos, ya sea que estén aquí o en su tierra natal. Mi problema es con el gobierno comunista chino que mintió, encubrió y permitió que el virus Wuhan matara no solo a su propia gente, sino que se extendiera por todo el mundo», escribió un parlamentario australiano en su página de Facebook el 27 de marzo de 2020. «A pesar de los mejores esfuerzos de los cómplices comunistas, mi posición es MUY clara: el pueblo chino es bueno; el gobierno chino es malo. Cualquiera que diga lo contrario es un mentiroso».

Este fue el tercer comentario de Bernie Finn, miembro del Consejo Legislativo de Victoria, en una semana para reprender al partido comunista chino (PCCh) por la pandemia de coronavirus. Esta publicación apareció tres días después de que fuera entrevistado por un corresponsal de Minghui en Melbourne y explicara que la comunidad internacional debía contribuir a desmantelar pacíficamente al PCCh.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

«¡Nunca debemos creer o confiar en él [el PCCh] otra vez!»

Muchos usuarios de internet aplaudieron la publicación del 27 de marzo de Finn. «El gobierno del PCCh es MALO. Gracias por hacer que más gente lo sepa», escribió una persona.

«Bien dicho. Hay que hacer algo al respecto para que el mundo aprenda de ello, y no tengamos que volver a hacerlo de la manera difícil como lo estamos haciendo ahora», añadió otra persona.

«Mi opinión es que el virus sigue todavía en China y el gobierno chino sigue encubriéndolo. ¡Me pregunto si el derecho internacional cubre la demanda contra otra nación por daños causados por negligencia!» escribieron en un mensaje.

Pero también hubo mensajes de agentes a favor del PCCh con opiniones similares a las publicadas por la agencia estatal de noticias Xinhua. Sin embargo, otros comentaristas pudieron reconocerlos. «Criticar al gobierno no significa criticar al pueblo. Aprende la diferencia», aclaró una persona.

Antes de la publicación del 27 de marzo, Finn hizo dos publicaciones expresando su opinión sobre el encubrimiento de la pandemia por parte del PCCh. El 21 de marzo, publicó el siguiente mensaje en blanco con un fondo rojo: «El régimen comunista de China no es amigo de Australia. Esta vez realmente se ha esforzado mucho para demostrarlo. ¡No debemos creer o confiar en él nunca más!»

Dos días después, hizo otra publicación. «El mundo nunca debe excusar al gobierno comunista chino por el enorme dolor que nos ha infligido a todos», decía el mensaje. «Mintió. Lo encubrió. Permitió que el virus de Wuhan escapara de sus fronteras. Nunca debemos olvidar eso».

En pocos días, miles de personas compartieron la publicación del 23 de marzo de Finn, y algunos dejaron comentarios. «Gracias por decir la verdad. Independientemente de cómo se haya importado el virus en Australia, es originario de Wuhan. Nunca lo olvidaremos», escribió una respuesta.

«Y ahora, ellos NO cuentan a los portadores de virus asintomáticos. Estas personas que se mueven por el país otra vez. Tarde o temprano, podrían salir de nuevo y comenzar una segunda oleada…» escribió otra persona.

Al ver que algunos mensajes favorables al PCCh atacaban abiertamente a Finn por su publicación, un usuario de Internet consideró. «Cuando hay tantos seguidores del PCCh que publican sus comentarios aquí, significa que tienes toda la razón», escribió.

Poner fin al virus PCCh

Finn, quien ha servido como miembro del Parlamento desde 2006, fue entrevistado por un corresponsal de Minghui el 24 de marzo. Dijo que, aunque algunas personas llaman a la pandemia el virus de Wuhan mientras otras lo llaman el virus PCCh, independientemente del nombre, la comunidad internacional debería saber dónde comenzó, cómo se salió fuera de control, y quién debería ser responsable de ello.

También enfatizó que se debe responsabilizar al PCCh por haber causado la pandemia y hacer que pague las pérdidas resultantes porque su negligencia y encubrimiento permitieron que el virus se propagara y viajara a través de las fronteras a otros países.

Estuvo de acuerdo en que el término virus PCCh es muy preciso y sirve para recordar quién debe ser responsable de la pandemia. Advirtió que cualquier individuo o empresa con vínculos estrechos con el PCCh está en un gran peligro.

La gente debería haber sido consciente de esto, añadió. Le preocupa especialmente Australia porque muchas empresas de diversas industrias tienen una estrecha colaboración con el PCCh. Les insta a que se mantengan alejados del PCCh para evitar posibles daños.

Finn dijo que hablaría con otros diputados, gobernadores y el primer ministro sobre el peligro de acercarse demasiado al PCCh cada vez que tuviera la oportunidad, porque la pandemia es un problema urgente de salud pública.

Además, explicó que los funcionarios australianos habían aprendido en el pasado que el PCCh no es digno de confianza y que la pandemia esta vez ha permitido a la comunidad internacional ver a través de las mentiras y engaños del PCCh. Dijo que el PCCh merece ser tratado como una «peste internacional».

Finn también ha dejado claro que nadie debe reconocer la legitimidad del PCCh porque lo que ha hecho durante la pandemia, además de los numerosos delitos que cometió en el pasado, ha invalidado totalmente el valor de su existencia.

Al escuchar que 353 millones de chinos habían renunciado al PCCh y a sus organizaciones juveniles afiliadas como la liga juvenil comunista y los jóvenes pioneros, Finn pidió a la comunidad internacional que se uniera al impulso de desmantelar el PCCh.

Mucha gente ha visto la naturaleza del PCCh a través de esta pandemia y otros incidentes, dijo. El mejor escenario es que todos unan sus esfuerzos hacia una China con libertad y respeto por su pueblo.

Fuente: Minghui.org

Artículo relacionado en chino: 澳洲议员-我们永远不应再相信中共

Mira también: Políticos italianos descubren la verdadera cara del PCCh

Últimas