Los diplomáticos y agentes chinos han recibido órdenes secretas para tratar de persuadir a la gente de que crea que el coronavirus se originó fuera de China, escribió el sociólogo italiano Massimo Introvigne en un artículo titulado «‘Desvinculando al PCCh del virus: cómo se reescribe la propaganda del PCCh Historia», publicado en Bitter Winter el 9 de marzo de 2020.

Virus italiano y virus japonés

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El artículo del Sr. Introvigne fue motivado por un correo electrónico que recibió de un colega chino preguntando si estaba a salvo del «virus italiano». Más tarde descubrió que sus amigos japoneses también recibieron correos electrónicos similares preguntándoles si estaban afectados por el «virus japonés».

Introvigne no entendió los nuevos nombres del coronavirus hasta que leyó un informe de La Croix International que investigaba las instrucciones confidenciales enviadas a las embajadas y viajeros chinos una semana antes. Las instrucciones pidieron a las personas que no mencionen el origen chino del virus al insistir en que: «aunque el virus golpeó severamente a Wuhan, se desconoce de dónde vino originalmente. Estamos realizando nuevos estudios para localizar el verdadero origen del virus».

El sociólogo utilizó el neologismo ‘sinizar’ como una forma de referirse a cómo el régimen inventa su versión China de las cosas. «El PCCh [partido comunista chino] quiere «sinicizar» todo, incluidas todas las religiones. Solo quiere que algo sea «desinicizado», el virus», escribió Introvigne. Las embajadas chinas habían recibido instrucciones de «plantear dudas» sobre el origen del virus en público y afirmar que tal vez el virus provenía originalmente de otro país. La embajada china en Tokio, por ejemplo, había comenzado a promover el término «virus japonés», solo para ser desmentida por los medios japoneses.

Un ejemplo del manual de noticias falsas del PCCh

Introvigne escribió: “Los medios controlados por el PCCh siguen explicando que los países democráticos no podrían haber tomado medidas tan decisivas contra las medidas [en la lucha contra la enfermedad] como lo hizo China, porque la democracia al estilo occidental limita los poderes de los gobiernos. Esto debería probar, una vez más, la superioridad del sistema no democrático chino».

Introvigne mencionó la publicación de un libro destinado a convertir a China en el líder mundial en la lucha contra el coronavirus. Titulado Una batalla contra la epidemia: China combate el COVID-19 en 2020, el libro se traducirá a seis idiomas y está lleno de elogios para el líder comunista Xi Jinping por su «liderazgo centralizado y unificado del comité central del PCCh» en «derrotar el virus».

«Este es un ejemplo del manual de noticias falsas del PCCh», escribió Introvigne. «De hecho, las mentiras y los retrasos del PCCh en reconocer la crisis empeoraron las epidemias».

El sinólogo londinense Steve Tsang está de acuerdo. «El PCCh siempre tuvo el monopolio de la verdad y la historia en China, y ahora trata de negar que originalmente ocultó la verdad sobre el virus», dijo Tsang. «Los oficiales del PCCh afirman que tienen razón incluso cuando es obvio que están equivocados». Tsang comentó sobre el informe de La Croix International: «Tienen la «verdad» de China, pero debemos cuestionarla en Occidente. Exponer la propaganda del PCCh por lo que (realmente) es, es una tarea para nosotros que vivimos en países democráticos”.

Los incentivos y amenazas del PCCh

«En los últimos días, todos los parlamentarios italianos han recibido una revista bilingüe, Cinitalia, un producto de China Media Group, el gigante de la información y la propaganda del gobierno chino más allá de las fronteras del País del Dragón», informó formiche.net el 20 de marzo, en un artículo titulado «Amenazas (para Gasparri) e incentivos (para todos los demás). China atacará al Parlamento».

El informe dice que tanto la Televisión Central de China (CCTV) como la CGTN (que fue declarada por la administración estadounidense como «agente extranjero») son parte del Grupo de Medios de China. Las primeras páginas de la revista Cinitalia se dedicaron a una historia sobre el desempeño de China en 2019, seguidas de varias páginas de los «amigos» de China en Italia, como el alcalde de Florencia.

Además de incentivos como la seducción, también hubo amenazas que «atacan a quienes critican a China», como el miembro del Parlamento Maurizio Gasparri. Como el PCCh afirmó que había brindado ayuda a Italia, Gasparri explicó que “China no nos ha dado nada; lo que ha llegado ha sido pagado”.

Debido a la competencia desleal, la contaminación ambiental y la responsabilidad por el coronavirus del PCCh, Gasparri se ha referido a China como «el peor país del planeta».

A pesar de su gran distancia geográfica de China, Italia tiene las muertes por coronavirus más altas en el mundo, lo que podría estar relacionado con sus estrechos vínculos con el PCCh: Italia es el único país del G7 que se unió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China para extender su poder en Europa. «China es un cáncer del planeta» y «China es un peligro para el planeta, no es una fuente de recursos», concluyó Gasparri.

Fuente: Mingui

Mira también: Cómo el Coronavirus reveló la verdadera naturaleza del Partido Comunista Chino

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas