Italia se enfrenta a una dura batalla contra la pandemia del virus del PCCh (virus de Wuhan). Con cerca de 60 millones de habitantes, el país reportó 105.792 casos confirmados y 12.428 muertes hasta el 1 de abril de 2020.

La crisis de salud pública sin precedentes llevó a muchos periodistas a investigar el encubrimiento de la epidemia por parte del partido comunista chino (PCCh), que se originó en Wuhan y creció muy rápido hasta convertirse en una pandemia mundial.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Muchos de los periodistas analizaron también si la estrecha relación de Italia con China agravó aún más la situación.

En un informe de formiche del 11 de marzo, el periodista Mattia Soldi dijo: «Ante una de las mayores crisis de la historia de Italia, los medios de comunicación tienen ahora el deber de informar e informar bien más que nunca».

A continuación se presenta una colección de informes recientes de los medios de comunicación en Italia sobre sus hallazgos.

Tempi: «Si el mundo está en problemas, es culpa del régimen (chino)»

El 11 de marzo, un informe de Tempi señaló directamente que el PCCh es la razón última del desastre que el mundo enfrenta hoy en día.

El artículo decía que «la naturaleza autoritaria del gobierno chino es tan eficiente a la hora de restringir y reprimir que permitió que el virus se extendiera sin problemas durante al menos dos meses».

«Si hoy Italia (y también Francia, Alemania y muchos otros países) está de rodillas, es porque a principios de diciembre China no reveló el incidente de los residentes de Wuhan en el hospital con síndromes respiratorios graves similares a los causados por el SARS».

El artículo preguntaba: «¿Por qué, a pesar de que los hospitales de Wuhan están llenos y sin camas desde hace días, ningún periódico dio la alarma? ¿Por qué el alcalde de la ciudad no dijo nada hasta el 23 de enero mientras permitía a sus residentes salir libremente de Wuhan e infectar a todo el país y posteriormente al mundo?».

«Simplemente, es porque el sistema autoritario chino impidió la difusión de información, tanto por la prensa como por las autoridades locales. ¿Cuántos casos de infección y muerte se habrían evitado si China se hubiera convertido en un país democrático?».

El artículo comentaba además: «Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como los periódicos (Italianos) elogian el sistema de cuarentena chino, pero no se preguntan por qué el viernes 6 de marzo, cuando el viceprimer ministro Sun Chunlan fue de visita a Wuhan, algunos gritaron desde sus balcones: ‘¡Falso! ¡Falso! ¡Todo es falso!».

El informe de Tempi citó una historia del New York Times sobre Bella Zhang, una vendedora de perfumes de 25 años en Wuhan.

Los familiares de Zhang contrajeron el virus del PCCh uno tras otro, desde su abuela a su abuelo y su madre, y luego ella y su hermano menor. Su padre de 50 años fue el único que no contrajo el virus.

La familia suplicó ayuda pero fue rechazada por los hospitales, que luchaban con una extrema escasez de camas.

Después de que el abuelo de Zhang falleció en su casa el 1 de febrero, su familia se enfureció por la lenta respuesta del gobierno a la epidemia y la negación de la dignidad básica, en especial cuando su cuerpo fue retirado como «un cerdo muerto o un perro muerto». Fue incinerado de inmediato, pero las autoridades no atribuyeron su muerte al virus.

En Wuhan, podría haber mucha más gente como el abuelo de Zhang, que se enfermó y buscó en vano una cama en un hospital. Algunos nunca se hicieron la prueba a pesar de sus síntomas. La mayoría de ellos fueron puestos precipitadamente en autocuarentena, abandonados por las autoridades y murieron en casa.

¿Cuántos casos de infección y muerte se habrían evitado si China se hubiera convertido en un país democrático?

El informe de Tempi preguntaba: «Cuando la OMS elogia al gobierno comunista chino, ¿se debe a que la tasa de mortalidad en China era solo del 3,8% y la de Italia ya estaba cerca del 5%? ¿Cómo se pueden creer las cifras de Beijing? ¿Y cuántos más señores Zhangs hay en China?».

Continúa diciendo: «En la ciudad de Lianshui, en la provincia de Jiangsu, una familia entera fue encerrada en su casa con barras de metal soldadas en su puerta por las autoridades locales. Se colocó un cartel en su puerta, que decía: Una persona que regresó de Wuhan vive aquí. No se permite a nadie ponerse en contacto con ellos».

Esta familia dijo que si no fueran sus vecinos los que les tiraban comida desde el balcón, todos habrían muerto de hambre.

Hubo muchos casos de cuarentena similares a la de la familia de Lianshui en China establecida por funcionarios «entusiastas». Pero no todos tienen vecinos de buen corazón como ellos. «Frente a casos tan extremos, ¿cómo se puede elogiar los modelos de cuarentena al estilo chino?».

Al final, el artículo criticó la información online que elogiaba el sistema autoritario chino. También recordaron al gobierno italiano que mejore su gestión de emergencias, que deje de enviar señales confusas y mezcladas, y que se olvide del «modelo chino».

Formiche: «De la Ruta de la Seda al Coronavirus. Aquí está quién relanza la propaganda china en Italia»

Italia fue la primera nación del G7 que se unió a la iniciativa de China: La  Franja y la Ruta (BRI) en marzo de 2019.

Lanzada en 2013 y denominado a veces «la nueva ruta de la seda», se creía que el proyecto BRI era un canal para que el PCCh expandiera su influencia económica y política desde Asia oriental hasta Europa. Muchos analistas desconfiaban de la ambición de China de convertirse en una potencia mundial y sospechaban que el BRI podía ser un caballo de Troya para el desarrollo regional y la expansión militar dirigidos por China.

Después de que el coronavirus explotó en Italia, el PCCh afirmó que había donado mucha ayuda médica a Italia y promovió la versión para presentarse como el salvador del mundo. Algunos funcionarios italianos aceptaron la «ayuda» del PCCh y les ayudaron a difundir la renovada campaña de propaganda.

Un informe de formiche del 11 de marzo criticó al periódico nacional italiano y a los mensajes de Twitter de los principales políticos para ayudar a pasar la nueva página de la propaganda de Beijing en Italia. En dos semanas, el PCCh se transformó con éxito de ser el epicentro de la pandemia a un extraño que ahora ofrece generosamente «ayuda médica» e instrucciones sobre cómo combatir el coronavirus con el «modelo Wuhan».

El principal partido de Italia, el Movimiento de las Cinco Estrellas, publicó un artículo en los medios sociales titulado «Amistad y Solidaridad Mutua», agradeciendo al PCCh por las mercancías enviadas desde China. El post, sin embargo, desapareció después de unos minutos. Los funcionarios aclararon más tarde que estos bienes fueron pagados, no «regalos gratis» del PCCh.

Al mismo tiempo, un post en la página de Facebook de la embajada china en Italia atrajo más de 16.000 comentarios, muchos de los cuales eran notas de agradecimiento del público italiano.

El mensaje decía: «El Gobierno chino está listo para hacer su parte como una señal de profundo agradecimiento a Italia que ayudó al país en su momento de necesidad. Beijing está dispuesto a proporcionar a Italia respiradores, máscaras, incluyendo alta tecnología, trajes protectores e hisopos para pruebas de coronavirus. Esta es la decisión tomada por el gobierno chino en la entrevista telefónica entre el ministro de exteriores chino Wang Yi y su homólogo italiano Luigi Di Maio».

El portavoz del PCCh, Global Times, también publicó una entrevista en vídeo en Twitter con Pierpaolo Sileri, el viceministro de salud italiano y miembro del Movimiento de las Cinco Estrellas, titulada: «¡Gracias, China, por compartir tu experiencia con nosotros!».

Sileri elogió al PCCh por ser un ejemplo en la lucha contra Covid-19 y dijo que aprenderían de las instrucciones del PCCh y las aplicarían «en nuestra rutina diaria».

El informe de formiche decía que no solo los actuales funcionarios del gobierno italiano ayudaron a promover la nueva propaganda del PCCh, sino que los exfuncionarios públicos también ayudaron a «tender la alfombra roja» para ello.

Michele Geraci, ex subsecretario de estado del Ministerio de Desarrollo Económico italiano, dijo en un mensaje de Twitter que la llegada de la «ayuda médica» fue propiciada por la «Ruta de la Seda» y el memorando de entendimiento (MOU) de Italia con el PCCh.

Atlantico: «Los casos asintomáticos no reportados son como bombas de tiempo»

Otro medio de comunicación italiano, Atlantico, dijo el 24 de marzo que según una declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS), todos los pacientes que dieron positivo en las pruebas del virus, tengan o no síntomas, deben ser contados como casos confirmados. Pero las autoridades chinas descartaron todos los casos asintomáticos después del 7 de febrero, rompiendo descaradamente las reglas estándar que otros países están siguiendo y complicando aún más la situación.

El artículo de Atlantico decía que el número de casos asintomáticos no reportados es extremadamente importante, ya que representa un vehículo de infección difícil de identificar. También podría tener consecuencias desastrosas en las actividades de cuarentena y otras actividades de mitigación.

En el artículo se señalaba que esos casos no notificados son como bombas de tiempo en las comunidades infectadas y que podrían explotar en cualquier momento reactivando la cadena de infección, lo que provocaría una catástrofe inimaginable en China y en la comunidad internacional.

El autor también citó un informe de The Epoch Times sobre el inquietante hecho de que entre diciembre y marzo se produjo una disminución de 21 millones de usuarios de teléfonos celulares en China, según los datos facilitados por el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de ese país.

En China, el uso de teléfonos celulares es casi obligatorio, ya que está vinculado a la cuenta bancaria de uno, a la identificación personal y a muchos otros servicios. Aunque podría haber otras razones, además de las muertes, que contribuyan a la reducción de los usuarios de teléfonos celulares, como una cuarentena nacional, el plazo de la disminución coincide, sin embargo, con el pico de infecciones por coronavirus.

«Si solo el 10 por ciento de las cuentas de teléfonos celulares se cerraran porque los usuarios murieron a causa del virus del PCCh, la cifra de muertos sería de 2 millones», dijo Tang Jingyuan, un columnista de The Epoch Times.

Adnkronos: El senador dice: «No puedes dejar que aquellos que han infectado al mundo se conviertan en salvadores»

Según un informe del 26 de marzo de Adnkronos, Matteo Salvini, senador italiano y ex viceprimer ministro de Italia, dijo durante una sesión de debate: «Si el gobierno chino supiera (sobre el virus) y no lo dijera públicamente, cometería un crimen contra la humanidad».

Salvini continuó: «¡No puedes dejar que aquellos que han infectado al mundo se conviertan en salvadores!».

Fuente: Minghui

Mira también: La pandemia Coronavirus podria haberse evitado… y no se hizo

Últimas