A cuatro meses de la pandemia del coronavirus, o mejor llamado el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), los científicos y profesionales de la salud, trabajan sin parar buscando una cura que contenga la infección y minimice la cantidad de muertes.

Sin embargo, esta tarea se complica al no contar con más información que revele los verdaderos orígenes de este virus.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

A estas alturas solo existen sospechas basadas en algunos estudios de laboratorio, pero todavía no son suficientes.

Hace un par de años, un grupo de científicos chinos de un lugar cerca de Wuhan, China, descubrieron dos tipos de coronavirus en los murciélagos, según una biblioteca virtual de medicina de los Estados Unidos.

Y resulta que uno de esos coronavirus coinciden en un 80 por ciento con el virus PCCh.

Esta semejanza se debe a un tipo de proteína que puede tener la capacidad de formar una especie de pequeños hongos una vez incrustados en los tejidos humanos.

Otros investigadores sostienen que el virus del PCCh no tiene un origen animal o que por el momento no existen evidencias contundentes para sostenerlo.

Aunque la ciencia occidental sigue debatiendo el tema, existen sospechas de que el coronavirus se haya filtrado de un laboratorio.

Para empezar, en septiembre del año pasado los sitios web y periódicos locales de Wuhan anunciaron que se iba a realizar un ejercicio para controlar un posible brote de coronavirus tipo SARS.

Pero ni bien esta noticia se publicó, desapareció.

En enero del 2020, los usuarios de las redes sociales chinas ya sospechaban que el virus se escapó de un laboratorio de alta seguridad a través de una investigadora, informó Infobae.

Un artículo de The Lancet, citado por el mismo medio, decía que la mujer, de nombre Huang Yang, nunca estuvo en contacto con el mercado de mariscos y que posiblemente ella era la paciente cero de este extraño tipo de SARS.

Los rumores continuaron hasta que el Instituto de Virología de Wuhan envió un comunicado diciendo que esas sospechas estaban equivocadas y que Huang se graduó en el 2015, nunca regresó a Wuhan y nunca le diagnosticaron alguna enfermedad, informó South China Morning Post.

Por otro lado, Asia News reportó que un periodista de Hong Kong llamado Siu Yeuk Yuen, expresó a través de un video subido a Youtube que el virus se escapó. Luego ese material, también, fue borrado.

Lo que Siu explicó en el video es que en octubre del 2019 encontraron en el laboratorio de Wuhan un tipo de coronavirus en el cuerpo de un hombre mayor.

Seguidamente, se avisó de este hallazgo a las autoridades para solicitar un informe más detallado para el 26 de noviembre. Pocos días después, comenzó a circular la noticia de un nuevo y peligroso virus.

En febrero, Chau Sze, otro periodista de Hong Kong, transmitió en su video un artículo de dos profesores de las universidades de Guangzhou y Wuhan. En ese documento ambos expertos afirmaban que el virus se encontraba en el centro de investigación de Wuhan.

Ahí, se cree que los experimentos con murciélagos habían infectado a los científicos y algunos de esos animales escaparon.

Chau Sze también comunicó noticias del brote con personas vinculadas al laboratorio, que luego fueron negadas oficialmente. Por lo que concluyó que la etapa inicial del virus fue en las instalaciones de investigación en Wuhan.

Asímismo, Steven W. Mosher, escribió su opinión en un artículo de The New York Post.

El investigador estadounidense informó que China cuenta con un solo laboratorio de microbiología avanzada, y está ubicado en Wuhan, pleno epicentro de la epidemia.

Además, dijo que justo en ese laboratorio realizan experimentos con virus mortales como el SARS.

El investigador cree que el virus del SARS es usado en experimentos. De hecho, afirmó que China tiene un historial que registra que ese virus se escapó dos veces del laboratorio de Beijing.

También agregó que los investigadores chinos suelen vender animales con los que ya experimentaron. Por dar un ejemplo, un científico de Beijing está en la cárcel por ganar 1 millón de dólares vendiendo monos y ratas al mercado de animales vivos.

Richard Ebright, un profesor de biología en la Universidad de Rutgers, Nueva Jersey, EE. UU., dijo a la edición china de BBC que no existe evidencia contundente sobre alguna modificación en el virus del SARS, pero tampoco se puede descartar la idea de que la pandemia sea resultado de un ”incidente de laboratorio”, citó Infobae.

Además explicó que el coronavirus es similar al virus hallado en los murciélagos que el instituto de Wuhan capturó en la provincia sudoeste de Yunnan en 2003.

Con todos estos datos podemos concluir que hasta la fecha faltan evidencias que determinen cómo fue la fase inicial del brote.

Lo que está claro, sin embargo, es que la falta de pruebas puede ser atribuida en gran medida al PCCh, mientras que el mundo entero carga con las consecuencias.

Fuente: BLes

Mira también: La pandemia Coronavirus podria haberse evitado… y no se hizo

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas