Los malévolos pasos de manipulación del Virus PCCh por el régimen comunista chino causaron la grave situación mundial 

Octubre de 2019: el coronavirus ya se conocía

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Ya en octubre 2019 , la Universidad de Tokyo tuvo conocimiento sobre una filtración del virus de un laboratorio chino.

Shohei Ohsawa, un exprofesor asociado de la Facultad en Estudios de Información Interdisciplinaria, escribió el 30 de marzo en un tweet que ya en octubre de 2019 la Universidad de Tokyo se enteró que había una filtración del virus de un laboratorio en China. Sin embargo la universidad prohibió que esta información se difundiera. Ohsawa comentó además que la universidad tuvo miedo del PCCh (Partido Comunista chino).   

Primero disparó el tweet desde su cuenta en japonés y unas horas después tradujo el mismo mensaje en su cuenta en inglés. Este tweet fue retuiteado una gran cantidad de veces.

Traducción: Un rumor de que un virus se filtró de un laboratorio en China estaba causando un riesgo biológico en el área circundante, era bien conocido entre nosotros, la facultad de la U. de Tokio, desde octubre del año pasado, pero había una orden interna de mordaza y se nos indicó que no divulgáramos la información al exterior.

Ohsawa investigaba Inteligencia Artificial (IA) y también manejaba una empresa de IA llamada Daisy. En enero de 2020 este profesor, el más joven de la facultad, fue despedido de la Universidad por twittear en 2019 varios tweets “anti-china”. En uno él dice que Daisy no emplea chinos. «(My company) will not hire Chinese people». Él también escribió que la universidad está controlada por el totalitario Partido Comunista chino.

La Universidad de Tokyo, que recibe seguramente dinero de China y programas financiados de intercambio de estudiantes -como muchas universidades alrededor del mundo, deslumbradas por este dinero, tuvo que ceder ante la presión del PCCh y decidió despedir a Shohei Ohsawa, este profesor de 32 años, por sus comentarios “raciales y anti-China”, aludiendo que “dañó el honor y reputación” de esa Universidad del Estado. Lo despidieron justo a mitad de enero de 2020, porque seguramente el PCCh quería callar a Oshawa justo cuando explotó  la epidemia del coronavirus en Wuhan.

Oshawa no es el único que se opone al PCCh. Un número creciente de personas en el mundo que está gradualmente despertándose a la esencia malévola del PCCh puede comprender que a este nunca le importó la vida.

Millones de chinos han muerto en la revolución cultural y en los numerosos movimientos revolucionarios. Para mantener la reputación del gran Partido Comunista, China tiene más que suficientes vidas para sacrificar. 85 millones de chinos han muerto por causas no naturales en estos 70 años de régimen comunista chino; qué importa si se mueren unos cuantos millones en una epidemia. 

Incluso si fueran 21 millones muertos por el virus PCCh (llamado actualmente así en referencia al Partido Comunista chino), por el número de celulares cancelados en los últimos meses en China, todavía sobra gente y el PCCh puede hacer funcionar China igualmente. Pero esta vez se trata de  una pandemia que tocó el mundo y las evidencias llevan a la verdad temible de que el virus fue originado por el PCCh en su laboratorio de Wuhan.  

Científicos chinos atacados por murciélagos en experimentos 

Muchos expertos consideran que el coronavirus fue desarrollado como una bioarma y había muchas especulaciones en las comunidades de científicos chinos que los investigadores fueron atacados por los murciélagos en el laboratorio, causando la filtración del virus.

En la tradición cultural china esto se puede llamar “ye” (karma), es decir que lo malo será pagado con lo malo. Los murciélagos, sometidos a diferentes  experimentos, seguramente sufrieron y pudieron atacar, eso sería algo que es imaginable, no debería ser una ocurrencia aislada.

Por eso, salió una noticia de septiembre de 2019 que decía que en Wuhan murió un hombre joven debido a una condición parecida al SARS. Pero al poco tiempo esta noticia despareció de Internet. Ese podría ser el “paciente cero” en China.

Si efectivamente el virus fue transportado afuera del laboratorio en septiembre, tuvo por lo menos más de 2 meses para poder contagiar de persona a persona silenciosamente. Un estudio de Taiwán indicó que un transportador de este virus PCCh puede contagiar por lo menos a 4 personas, y estos 4 a 16, y estos 16 a 64 etc, etc. El tiempo que necesita para entrar al cuerpo de otro no llega ni a un segundo. Por esta razón es que, en enero, ya había una explosión sin control de enfermos en Wuhan. La consecuencia es lógica. 

El estado totalitario ha perdido 3 meses de tiempo precioso para combatir una epidemia

Hay muchos hechos relevados por residentes de Wuhan sobre miembros de sus familias o vecinos muertos ya en octubre de 2019 debido a un “virus misterioso”. Los casos -que se parecían a una neumonía- empezaron a sumarse rápidamente en los hospitales de Wuhan desde octubre, pero no había ninguna preocupación por parte del Estado. 

La rapidez del contagio se puede ver en los casos mundiales de enfermos. Un joven argentino, volviendo desde los EE. UU., rompió la cuarentena y fue del barrio de Palermo a la localidad bonaerense de Moreno para asistir a la fiesta de 15 de su prima. Después fue confirmado el joven fue infectado en los EE. UU.  En la fiesta infectó a por lo menos 20 personas confirmadas, incluyendo al abuelo de su prima, que estuvo en la fiesta y falleció poco después a causa del coronavirus. 

En diciembre de 2019, el oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, Li Wenliang, compartió su preocupación en un chat con sus compañeros médicos, mencionando una enfermedad que le parecía similar al  SARS con casos con los mismos síntomas que aumentaban constantemente. Pocos días después, fue advertido por la policía por “difundir noticias falsas en Internet”. Volvió al trabajo y finalmente falleció en el hospital el 7 de febrero de 2020. 

Había rumores entre los profesionales del hospital que, como castigo, Li tuvo que volver a trabajar en el hospital teniendo prohibido utilizar equipos de protección y por eso se contagió del virus de un paciente al que le trató un glaucoma. Fue también un “caso ejemplificador” para otros médicos y enfermeros para callar sus bocas a pesar de que sus vidas y las de muchas personas más estuvieran en peligro.

Además de Li que llegó a tener la sospecha, ¿cuántos profesionales médicos chinos más, sin saber la verdad, o aun peor, sin poder hacer nada, han sido infectados en estos casi 3 meses cuando el gobierno escondió el peligro?¿Y cuántos reporteros e internautas han desparecido por contar la verdad para salvar a la gente? Este es el método que rige en el Partido Comunista chino en sus 70 años de régimen totalitario. 

El PCCh ya sabía del virus desde septiembre de 2019 

En septiembre de 2019, un mes antes de la apertura de los Juegos mundiales militares en Wuhan, los militares del PCCh realizaron ejercicios de “prevención del coronavirus”. Ahora este hecho forjó sospechas, especialmente por la fecha, que los ejercicios militares estaban previstos para ensayos en contra del  coronavirus, que ya se había filtrado del laboratorio. Entonces el estado ¡ya lo sabía!

Pero lo mas insólito es que el PCCh después culpó a las Fuerzas Armadas de EE. UU.  de haber llevado el virus a través de los oficiales cuando fueron a los juegos en octubre.

Los 3.326 muertos declarados oficialmente en China por esta pandemia es una burla a la gente del mundo que sufrió tremendamente solo por la acción malévola del PCCh.

Un medio en Hong Kong reportó que los documentos oficiales internos chinos mostraron que en los registros hospitalarios, los primeros enfermos con síntomas del coronavirus aparecieron primero el 11 de noviembre, lo que significa que ya en octubre o septiembre el virus existía. Es más, en octubre ya había registros de muertos con síntomas de una neumonía  o de un “virus misterioso”. 

Así, los 3.326 muertos declarados oficialmente en China por esta pandemia es una burla a la gente del mundo que sufrió tremendamente solo por la acción malévola del PCCh, de esconder algo tan peligroso, no solo para su pueblo, sino para toda la gente del mundo por lo menos ¡por 3 preciosos meses! 

Ese es el tiempo clave y dorado para combatir un mal que puede volverse una pandemia. Perdiendo estos 3 meses, resultó en la situación mundial de hoy. El PCCh tiene que ser castigado por esta negligencia o el motivo ulterior que causó la pérdida de miles o millones de vidas.

¿El recorrido del Virus PCCh por el mundo fue parte de su agenda? 

Ya por lo menos 20 días antes del cierre de la ciudad de Wuhan, salieron 5 millones de residentes, algunos de ellos seguramente ya infectados.

Estos viajes se pueden rastrear fácilmente. La mayoría volvieron a sus hogares natales a lo largo de China, excepto los más adinerados que fueron al extranjero. Si no fue un complot del PCCh para que salgan enfermos chinos, por lo menos, el PCCh no restringió a los residentes de Wuhan a viajar al exterior. En el aeropuerto sabían que su procedencia era Wuhan por sus direcciones en sus documentos. Entonces ¿por qué les permitieron viajar mientras todos los que se quedaron tuvieron que realizar la cuarentena por el peligro de contagio? No tiene racionalidad.

De todos los que conocen la esencia malévola del PCCh, son muchos los que llegaron a considerar la posibilidad de que el PCCh cerró los ojos sobre los residentes de Wuhan que viajaron al exterior en enero. ¿Fue a propósito para también infectar a otros países y alejarse de la responsabilidad del desastre de la filtración de una bioarma creada en un laboratorio? 

Esto puede ser una posibilidad, porque los primeros casos de chinos enfermos, por ejemplo, en Italia fue el de una pareja adinerada. Este primer caso de esta pareja china en Italia fue diagnosticado el día 31 de enero en Roma. Casi todos los primeros casos en el mundo, menos en Taiwán, aparecieron a fines de enero, justamente con viajes de los ciudadanos de Wuhan a otros países. 

El PCCh podría haber motivado a aquellos con dinero o funcionarios confirmados con el virus a viajar afuera para curarse mejor y especialmente a Taiwán, para hundirlo. De este grupo, los destinos fueron Asia, y EE. UU.

En los primeros días de febrero, Wenzhou, la ciudad que tiene un gran número de gente trabajando en las industrias de Wuhan y aquellos que emigraron a Europa ya hace 20 años, fue la segunda ciudad que fue puesta en cuarentena total. Debido a la gente que retornó a Wenzhou de Wuhan, la infección se salió de control y la gente de Wenzhou que volvió desde Europa para la fiesta del año nuevo chino, cortó sus vacaciones apresuradamente para volver a Europa. La mayoría eran trabajadores del norte de Italia y España. 

Como Taiwán sabe de la maldad del PCCh y, conociendo los trucos y engaños que suelen hacer, fue el único país que prohibió la entrada de residentes de Wuhan ya a fines de diciembre 2019,  y no permitió que gente de Wuhan bajaran de los aviones cuando llegaron a Taiwán después del cierre. Un total de 7000 residentes de Wuhan trataban de entrar a Taiwán. Esta medida aparentemente salvó a Taiwán.

Otro motivo ulterior que se puede pensar es que el PCCh creía que podría lograr controlar el virus antes que todo el mundo se infectara más tarde y se presentaría como el “salvador del mundo” y también podría ganar dinero con sus abastimientos médicos, inclusive una vacuna. Una ganancia inmensa. Aun otra posibilidad más aterradora es que todo lo que pasó fue planeado como parte de una agenda, para eliminar primero a gran número de chinos y después para contaminar el mundo y eliminar más gente. 

El PCCh nunca abandonó las oportunidades para ganar dinero del extranjero

Aunque el virus PCCh se salió de control en China y luego en el mundo, el PCCh aun no ha abandonado su agenda de ganar dinero.

De manera anticipada y peligrosa, el PCCh anunció al mundo que ya no había más infectados en el país. Luego comenzó a exportar como loco materiales médicos a otros países, vendiéndoles productos de mala calidad y de bajo estándar, mientras la epidemia en China en realidad está lejos de ser erradicada.  

Librarse del mal y salvarse

Pero hay una salida aun, para que no se repita más el peligro que puede erradicar a la humanidad.

La propagación del virus es como una película de ciencia ficción y muchos tienen que estar de acuerdo con el guion, pero no podemos imaginar todavía los más horrorosos escenarios y ocurrencias en China, debido a la censura total. 

A pesar de la falta de transparencia total, personas racionales puede ver que el  PCCh solo miente y manipula sin respeto por la vida humana. El tiempo va a aclarar la verdad, pero ¿cuántas vidas  desparecerán? 

Pero en cambio, si el mundo puede ver la cara verdadera del comunismo, esto también es una salvación para muchos que todavía sienten que lo mejor para el mundo es el socialismo. Como se dice en China, comparando dos cosas semejantes, son realmente, «medio kilo o 500 gramos», como en el caso del socialismo y el comunismo. 

Si el mundo no puede lograr ver su cara verdadera y se termina el sometimiento al  PCCh con reverencia y miedo, ¿cómo se puede garantizar que no habrá otra vez otro virus de otro laboratorio? 

Hay una salida aun, para que no se repita más el peligro que puede erradicar a la humanidad.

El mundo debe dar la espalda al PCCh para que su esencia malévola no pueda dañar más. Es una declaración del corazón para los dioses. Así los dioses ya podrán ayudar a detener al PCCh con su esencia malévola. 

Por Liwei Fu y Celeste Caminos.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas