El Partido Comunista Chino (PCCh), el mayor genocida de la historia de la humanidad ha provocado la pandemia mundial que se ha cobrado la vida de más de 65.000 personas en todo el mundo, entre ellos 13.300 españoles, (Datos de 7 de abril de 2020).

El PCCh ocultó la aparición del mortal brote de coronavirus en Wuhan ya en noviembre.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Falseó las cifras de contagios y muertes, destruyó las evidencias científicas y convenció al mundo, con la complicidad de la Organización Mundial de la Salud, de que no había peligro de pandemia.

La OMS recibió del régimen de Pekín 20 millones de euros en marzo, reavivando las acusaciones de corrupción en el seno del organismo.

Mientras tanto, la dictadura de Pekín ordenó a los chinos de todo el mundo que literalmente “arrasaran” con todo el material sanitario público (promoviendo que los gobiernos hicieran donaciones a China) y privado.

Una vez hizo acopio de todo ese material, puso en marcha el aparato propagandístico estatal para hacer creer al mundo que sus métodos para contener la epidemia habían funcionado y que el glorioso partido había logrado vencer al virus.

Estos métodos fueron:

1. Poner a 58 millones de personas en ‘cuarentena’: básicamente encerraron a familias enteras en sus domicilios y los dejaron morir del virus y de hambre.

2. Crearon gigantescos hospitales con rejas en la ventanas y cerrojos en las puertas donde ‘ingresaban’ a pacientes a la fuerza.

3. En febrero comenzaron a dar de alta a personas infectadas como si ya se hubieran curado y les negaron toda atención médica posterior. Los más graves eran ingresados de nuevo con otro diagnóstico.

4. Dejaron de hacer pruebas a la población.

5. Prohibieron a los hospitales que reportaran nuevos casos de coronavirus.

Una vez ‘vencido’ el virus del PCCh, como se le conoce ampliamente, y con la epidemia azotando cruelmente todo el mundo, comenzaron lo que muchos medios de comunicación han bautizado como “la diplomacia de las mascarillas”.

Las comunidades y embajadas chinas de todo el mundo comenzaron a ‘donar’ material sanitario, que muy probablemente es el mismo que recibieron/arrasaron en enero.

Comenzaron la venta masiva de material sanitario en subastas millonarias, productos que en muchos casos eran defectuosos y muy peligrosos: como mascarillas insalubres o test de diagnóstico falsos.

También promovieron la ‘exportación’ del ‘método Wuhan’, consistente en el envío de equipos médicos supuestamente expertos para ayudar en la mitigación del virus en diferentes países.

Lo cierto es que, el virus no se ha contenido en China, se ha vuelto a ocultar y el peligro de segundos y terceros brotes es más posible que nunca.

Con estos antecedentes y tratándose de la dictadura más sangrienta de la historia de la humanidad, con 100 millones de personas asesinadas en 70 años: ¿cómo podemos seguir teniendo relaciones con el PCCh?

El régimen totalitario de Pekín nos ha cortado una pierna y ahora viene a ofrecer una muleta. ¿A cambio de qué? ¿Y si decide ‘cortarnos’ la otra pierna enviando material contaminado que agrave la ya dramática situación en la que se encuentra España?

Además del daño, irreparable en vidas humanas, esta pandemia ha herido de muerte a la economía española. ¿Cómo podemos aceptar ayuda alguna de quien nos está destruyendo así?

Cada vez más países y colectivos están reclamando responsabilidades penales al régimen chino por el enorme daño causado.

Firma esta petición y exige al gobierno de Pedro Sánchez dos cosas:

1. Que corte toda relación con el régimen totalitario de Pekín.

2. Que exija al PCCh responsabilidades y reparaciones por el terrible daño que su comportamiento criminal ha causado al pueblo español.

FIRMA ESTA PETICIÓN: https://www.change.org/NoAlPartidoCom…

Mire también: El Presidente Sánchez está pagando caro su estrecha relación con China

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas