Europa, especialmente la parte oriental, había avalado con entusiasmo la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de Xi Jinping y abrió de buen grado sus economías a las inversiones chinas.

Los 17 países de Europa central y oriental, a cambio, sufrieron una pandemia y un enorme déficit comercial con China. Esto ha dado lugar a un descontento generalizado entre los 17 países y ahora están mirando hacia un futuro que no involucra a China.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Según un informe de los Observadores de China en Europa Central y Oriental -que consisten en 10 académicos de China, cada uno de un país diferente de Europa Central y Oriental- encontraron que los 17 países europeos habían sido testigos de un aumento en su déficit comercial con China desde que el grupo se formó en 2012.

La cumbre «17+1» entre Xi Jinping y los líderes de los países europeos estaba prevista para este mes pero ha sido pospuesta a causa del virus de Wuhan. El informe titulado «Empty Shell No More» abogó por formas para que los 17 países se unan antes de futuras cumbres, como las reuniones «17+0» sin China para desarrollar un acuerdo sobre demandas unificadas.

El informe encontró además que en 2018, el déficit total de los 17 países con China era de 75.000 millones de dólares. Aunque la inversión china en estos países siguió aumentando a un ritmo constante, China, fiel a sus características, se aseguró de que alrededor del 75% de su inversión total se limitará a la República Checa, Hungría, Eslovaquia y Polonia, dejando a los demás países en la estacada.

«Si China quiere mantener su presencia a través de estas instituciones, es más probable (aunque a regañadientes) que acepte la ‘condición multilateral’ que arriesgarse a perder su influencia por completo», dijo la autora principal del informe, Ivana Karaskova.

China, como de costumbre, está tratando de afirmar su influencia política en la región y los autores del informe instaron a los países a tomar medidas severas contra cualquier intento indebido de afirmar la influencia política de China.

Esta declaración se produce en el contexto de la decisión del gobierno lituano de convocar al embajador chino y de vapulear al personal de la Embajada China por su «deplorable comportamiento», ya que supuestamente han intimidado a los manifestantes que apoyaban las protestas antigubernamentales en Hong Kong.

«El Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Lituania deplora y rechaza las acciones del personal de la embajada de la República Popular China que participó en la organización de las acciones ilegales emprendidas por los ciudadanos chinos durante este incidente», dice la nota del Ministerio de Relaciones Exteriores de Lituania.

La Cumbre ya estaba enfrentando problemas ya que el admirador de China, el presidente checo Milos Zeman, sorprendentemente desairó la invitación de China al citar la «decepción de las inversiones» de China.

Zeman, que antes había afirmado infamemente que la República Checa sería un «portaaviones insumergible» para las inversiones chinas en Europa, ha cambiado rápidamente de opinión después de darse cuenta de las dificultades de creer en la palabra del gobierno chino.

En una entrevista con la emisora estatal china CCTV, en abril, Zeman afirmó que la falta de inversiones chinas en la República Checa es una «mancha en la relación entre la República Checa y China».

Para disgusto de China, la República Checa ha seguido adelante y se ha comprometido con Taiwán, ya que su capital, Praga, ha firmado recientemente un acuerdo de ciudad hermana con Taiwán que ha dado lugar a que Shanghai suspenda el contacto oficial con Praga. El año pasado, se ordenó a las instituciones del gobierno checo que dejaran de utilizar productos de Huawei.

El alcalde de Praga, Zdenek Hrib no tiene miedo de atacar el avispero. El alcalde ha condenado a China como un «socio poco fiable», ha criticado el trato que da a las minorías étnicas como los musulmanes uigures y ha promovido los lazos con Taiwán al reunirse con disidentes chinos.

La República Checa fue uno de los numerosos países europeos que recibieron kits de pruebas de virus y otros suministros médicos de China en las últimas semanas.

Pero de los 300.000 kits de prueba rápida del virus Wuhan ordenados por la República Checa, hasta el 80 por ciento de los kits de prueba fueron encontrados defectuosos y no funcionaban correctamente. Los kits de prueba, con un valor de 54 millones de coronas (1,83 millones de euros), mostraron resultados tanto positivos como negativos falsos.

«Esto no es un regalo o ayuda humanitaria, desde la perspectiva de China, es un negocio»

En una entrevista con Bloomberg, Hirb, refiriéndose a la ayuda de China a Europa, dijo: «Esto no es un regalo o ayuda humanitaria, desde la perspectiva de China, es un negocio».

«Ha habido una ruptura de la confianza en China, a nivel del público, de los medios de comunicación, y ahora incluso del presidente», dijo Jeremy Garlick, profesor adjunto de relaciones internacionales en la Universidad de Economía de Praga.

Recientemente, Holanda se convirtió en el quinto país, después de la República Checa, Turquía, España y Ucrania, en devolver miles de máscaras a China después de que se descubriera que la máscara no cumplía con los criterios de calidad requeridos.

«El resto del cargamento fue inmediatamente puesto en espera y no ha sido distribuido. Una segunda prueba también reveló que las máscaras no cumplían las normas de calidad. Ahora se ha decidido no usar nada de este envio», dijo el Departamento de Salud.

Traducción del artículo de TFIPOST.

Le recomendamos: El Pcch extorsiona a Francia para que implemente el 5G de Huawei a cambio de mascarillas.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas