Un día antes de asumir el cargo de primer ministro del Reino Unido el 24 de julio de 2019, Boris Johnson dijo que su gobierno sería muy «pro-China» durante una entrevista con un medio de comunicación en Hong Kong. También apoyó la iniciativa de La Franja y la Ruta (BRI) del partido comunista chino (PCCh), que muchos consideran la expansión de su poder en Europa por parte de China.

Además, Johnson dijo que planeaba mantener al Reino Unido como «la economía más abierta de Europa» para la inversión china.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El 27 de marzo de 2020, Johnson anunció que dio positivo por coronavirus, lo que lo convirtió en el primer jefe de un importante país occidental en infectarse. El 6 de abril, llegaron noticias de que Johnson había sido trasladado a cuidados intensivos después de que sus síntomas empeoraron.

El coronavirus fue detectado por primera vez por un grupo de profesionales médicos en Wuhan a fines de 2019, pero el PCCh silenció a los médicos que lo denunciaron. Los continuos encubrimientos y la desinformación del régimen comunista llevaron a una pandemia global, lo que llevó a algunos observadores a llamarlo el «virus del PCCh». Hasta el 6 de abril de 2019, cerca de 1.3 millones de personas en más de 200 países habían sido infectadas y más de 70,000 habían muerto.

Algunos miembros del Parlamento en el Reino Unido creen que la estrecha relación de Johnson con el PCCh, incluida su preferencia por Huawei, representa un riesgo importante para el futuro de la nación. Muchos de ellos alzaron su voz para desacreditar las mentiras propagadas por el PCCh.

Luz verde para Huawei

El Consejo de Seguridad Nacional (NSC) del Reino Unido, presidido por Johnson, aprobó a Huawei como proveedor de equipos 5G el 28 de enero de 2020, a pesar de que se consideraba un «vendedor de alto riesgo».

Algunos parlamentarios expresaron sus preocupaciones. «Dado el hecho de que estamos en guerra, en cierto sentido —hay una guerra cibernética en curso, en donde se puede decir que China es el mayor participante— que debamos pensar en darle una compañía que está fuertemente subsidiada por China, un país que se ha propuesto robar datos sin parar, y también tecnología, que consideremos darle ese derecho a estar en un área muy, muy delicada de nuestra tecnología, la idea de que hagamos eso me parece completamente bizarra», dijo el diputado Iain Duncan Smith.

Debido a la conexión de la empresa con el ejército chino, así como al robo de propiedad intelectual, el 13 de febrero de 2020, el gobierno de los Estados Unidos acusó a Huawei y a dos subsidiarias de extorsión federal y conspiración para robar secretos comerciales de compañías estadounidenses.

«Nunca haremos que Huawei sea ‘seguro’. Debe ser eliminado de las redes del Reino Unido lo más rápido posible»

El senador estadounidense Tom Cotton dijo que la decisión del Reino Unido es «como permitir que la KGB construya una red telefónica» en el Reino Unido durante la Guerra Fría. Tom Tugendhat, diputado y presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, estuvo de acuerdo. «Nunca haremos que Huawei sea ‘seguro’. Debe ser eliminado de las redes del Reino Unido lo más rápido posible», escribió en Twitter el 9 de febrero.

La acción probablemente amenazará a otros países, incluida la comunidad de inteligencia Five Eyes, comentó Nigel Farage, líder del Partido Brexit. Además del Reino Unido, la alianza Five Eyes también se compone de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Duncan Smith y otros miembros conservadores del Parlamento propusieron una enmienda para que Johnson establezca un calendario para excluir a Huawei de las futuras redes 5G, pero la Cámara de los Comunes rechazó la medida con 306 votos a 282 el 10 de marzo de 2020.

Huawei ha estado ofreciendo incentivos a varios países cuando se enfrentan a prohibiciones, informó Politico el 28 de febrero. «La compañía ha invertido miles de millones de euros en instalaciones de investigación y centros de fabricación en países como Holanda, Francia, Alemania, Reino Unido y Polonia el año pasado», escribió el artículo. «Las inversiones a menudo se propusieron en reuniones donde los ejecutivos de Huawei también rechazaron los intentos de restringir el uso de su equipo en redes 5G».

Según un artículo de Business Insider, el 24 de septiembre de 2019, Huawei había abierto un laboratorio de inteligencia artificial en Londres. La compañía tiene la intención de aumentar su número de ingenieros en Londres a 200, ya que trabaja en inteligencia artificial relacionada con la visión por computadora. Desde entonces, ha celebrado muchos eventos promoviendo sus tecnologías relacionadas con 5G.

«Si se le pide a una compañía como Huawei que coopere con los espías de la seguridad del estado de China, sus ejecutivos simplemente no pueden decir que no», escribió el columnista de New York Times Nicholas Kristof el 3 de abril de 2019.

Relación cercana con el PCCh

En una entrevista el año pasado con Phoenix TV, un medio de comunicación pro PCCh en Hong Kong, Johnson dijo que estaba «muy entusiasmado» con la iniciativa de La Franja y la Ruta. «Estamos muy interesados en lo que el presidente Xi está haciendo», dijo.

También dijo que Gran Bretaña fue el primer país occidental en unirse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) liderado por China. «No olviden que somos el destino de inversión internacional más abierto, particularmente para la inversión china. Tenemos compañías chinas que vienen a hacer Hinkley, por ejemplo, la gran central nuclear».

En abril de 2012, cuando se postulaba para la reelección como alcalde de Londres, Johnson abrió una cuenta en Weibo, una popular plataforma china de medios sociales. En su primer día de visita en China como alcalde de Londres en octubre de 2013, lanzó la versión china del sitio web oficial del gobierno de Londres.

El 17 de junio de 2019, se lanzó el programa Shanghai-London Stock Connect. Esto permite a las bolsas de valores de Londres y Shangai emitir, enumerar y comercializar recibos de depósito en el mercado de valores de la contraparte.

Aunque Johnson apoyó el movimiento democrático en Hong Kong, las actividades anteriores, incluido el lanzamiento del programa Shanghai-London Stock Connect, proporcionaron enormes beneficios financieros al régimen comunista en China.

Asociación con China tras el Brexit

Mientras mantiene su relación con los Estados Unidos después del Brexit, el Reino Unido también ha estado fortaleciendo los lazos comerciales con China. En 2018, China fue el sexto mercado de exportación más grande del Reino Unido (£ 22.6 mil millones) y la cuarta mayor fuente de importaciones (£ 44.7 mil millones).

Entre enero y agosto de 2019, las empresas chinas compraron 15 negocios con un valor total de U$ 8.3 mil millones. Esto incluye la compra por parte de Ant Financial (una filial de Alibaba) de World First (un corredor de cambio de divisas) en febrero y la adquisición de Loch Lomond Group por parte de Hillhouse Capital en junio.

Un artículo de la BBC el 13 de noviembre de 2019 informó la compra de British Steel por parte de la siderúrgica china Jingye, que superó a otros postores. «De hecho, fue la avalancha de acero proveniente de la sobreproducción china lo que hizo que la industria del acero del Reino Unido tuviera un momento cercano a la muerte en 2016 antes de que las fuertes medidas antidumping de la UE que impusieron grandes aranceles a las importaciones chinas de acero ofrecieran a la industria un grado de protección», escribió el artículo.

En septiembre de 2019, la bolsa de valores de Hong Kong ofreció una oferta sorpresa de $ 37 mil millones para comprar la Bolsa de Valores de Londres. Esta última rechazó la oferta, refiriéndose a ella como «simplemente no creíble» y ni siquiera una base para la negociación. Los analistas dijeron que parte de la preocupación eran los lazos del intercambio de Hong Kong con el gobernante partido comunista en Beijing, informó el sitio web de información financiera Market Watch.

Los medios de comunicación informaron el 2 de enero de 2020 que Beijing detendría el programa Stock-Connect de Shanghai-Londres debido a la posición del Reino Unido en el movimiento democrático de Hong Kong. Después de la agitación, sin embargo, el programa continuó normalmente al día siguiente.

Distanciamiento del PCCh

Los estrechos lazos con la China comunista plantean muchos riesgos. «La pregunta es: ¿debemos permanecer con las democracias occidentales que siempre han sido nuestros aliados, o debemos contribuir con el partido comunista chino?», escribió Nigel Farage en Newsweek el 22 de febrero de 2020, sobre la aprobación de Huawei para 5G, «No hay lugar para el compromiso».

Dijo que muchos exfuncionarios del gobierno ahora trabajan en Huawei. «La horrible verdad es que China ha comprado y pagado el establecimiento del Reino Unido», continuó. «Ayudar y alentar el movimiento de Huawei en la red 5G de Gran Bretaña es su industria de relaciones públicas con sede en Londres».

Además de Boris Johnson, su padre Stanley tuvo una reunión de 90 minutos con el embajador chino en Londres, Liu Xiaoming, semanas antes. «Johnson padre envió un correo electrónico a los funcionarios del Reino Unido describiendo las preocupaciones de Xiaoming de que su hijo Boris no le había enviado un mensaje personal de apoyo después del brote de coronavirus. Esta fascinante revelación solo se hizo pública porque Johnson copió accidentalmente a la BBC en su mensaje», escribió Farage, y agregó que el hermano y el hermanastro de Boris también tenían conexiones con China.

Varios funcionarios gubernamentales y líderes de ONG en el Reino Unido han expresado su preocupación por la cercanía de Johnson con el PCCh.

El 2 de abril de 2020, el diputado David Alton publicó una respuesta de Dominic Raab, secretario de Asuntos Exteriores británico, después de que arrestaron a los defensores democráticos de Hong Kong: «Los arrestos de ayer en Hong Kong recuerdan a aquellos ‘golpes a la puerta a altas horas de la noche’ y las voces acorraladas de la oposición por parte del NKVD / KGB, la Gestapo … La metodología y las prácticas de la Revolución Cultural, junto con el totalitarismo y la intolerancia de los estados autoritarios, deben ser consignados a la historia, no imitados en Hong Kong». Alton también instó a Raab a tomar medidas para garantizar la libertad de Hong Kong.

Reflexionando sobre el daño del coronavirus de China, el diputado Duncan Smith advirtió en contra de ceder más ante el PCCh. «¿Recuerdan cómo George Osborne hizo de nuestra relación con China un elemento fundamental de la política del gobierno del Reino Unido? Los ministros estaban tan decididos a aumentar el comercio que estaban preparados para hacer lo que fuera necesario», escribió en el Daily Mail el 28 de marzo. «De hecho, me dijeron que secretamente se refería al Proyecto Kow-Tow, una palabra definida por el diccionario Collins como «ser servil u obediente». Su artículo se titulaba: «Debemos dejar de inclinarnos ante estos déspotas».

El defensor de los derechos humanos y periodista Benedict Rogers escribió en Twitter: «Vamos a llamarlo el coronavirus del partido comunista». Luke de Pulford, fundador de la Coalición para la Respuesta al Genocidio que también forma parte de la Comisión de Derechos Humanos del Partido Conservador del Reino Unido, escribió en Twitter: «El partido comunista chino es el mayor perpetrador de la esclavitud contemporánea».

«Solo estamos en las primeras millas de este maratón de emergencia, pero ya podemos ver algunas de las opciones a largo plazo que enfrentarán los gobiernos cuando termine», escribió el miembro del Parlamento Damian Green el 31 de marzo de 2020. «La postura del Reino Unido hacia China, lamentablemente, puede que tenga que ser similar a nuestra actitud hacia Rusia en las etapas más pacíficas de la Guerra Fría. Cooperar donde podamos, y proteger cuando sea necesario».

Fuente: Minghui.org

Le puede interesar:

Últimas