Las nuevas directrices de la Casa Blanca esbozan un enfoque gradual para restaurar el comercio y los servicios normales, pero sólo para los lugares con fuertes pruebas y viendo una disminución de los casos de COVID-19.

El presidente Donald Trump reveló los planes de su administración para aliviar los requisitos de distanciamiento social en una llamada el jueves con los gobernadores de la nación.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Las nuevas directrices tienen por objeto allanar el camino para una flexibilización de las restricciones en las zonas con baja transmisión del coronavirus, mientras que se mantienen en su lugar en los lugares más afectados.

Los lugares con infecciones en disminución y pruebas fuertes comenzarían una reapertura gradual en tres fases de negocios y escuelas, que en cada fase duraría al menos 14 días, para asegurar que el brote del virus no se acelere de nuevo.

A los más susceptibles a la enfermedad respiratoria se les aconsejaría que permanecieran protegidos en el lugar hasta la fase final.

Fuente: Fox6.

Te puede interesar:

Últimas