El gobierno británico pagó USD 20 millones por las pruebas de anticuerpos COVID-19 de dos compañías chinas, solo para luego descubrir que no funcionaban correctamente, según múltiples informes.

Medio millón de las pruebas hechas en China están ahora almacenadas, según un informe del New York Times.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dijo que los kits eran “tan simples como una prueba de embarazo” en un comunicado de marzo en el que anunciaba negociaciones para comprar el producto, y agregó “tiene el potencial para hacer un cambio total en el juego”.

“Porque una vez que uno sabe que lo ha tenido (que ha sido contagiado con el virus), sabe que es probable que sea menos vulnerable, es menos probable que lo transmita y puede volver a trabajar”, dijo Johnson, refiriéndose a la forma en que las pruebas de anticuerpos generalizadas podrían ayudar al país a hacer frente al brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), el nuevo coronavirus que surgió en China continental el año pasado y que causa la enfermedad COVID-19.

Pero un ensayo de la Universidad de Oxford más tarde descubrió que las pruebas eran defectuosas. Las pruebas hechas en China no pasaron las pruebas de sensibilidad y especificidad, según el medio británico The Telegraph.

“Hay una gran presión sobre los políticos para que salgan y digan cosas positivas”.

“Tal vez se precipitaron un poco”, dijo el profesor Peter Openshaw del Imperial College London, miembro del Grupo Asesor de Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes del gobierno, según The New York Times. “Hay una gran presión sobre los políticos para que salgan y digan cosas positivas”.

Un portavoz del gobierno dijo que las autoridades intentarían recuperar su dinero de lo que The Telegraph informó que eran alrededor de 3,5 millones de pruebas hechas en China, que funcionaban pinchando un dedo de la mano.

La prueba de hisopos COVID-19, que el gobierno británico tiene actualmente a su disposición, solo puede determinar si alguien tiene el virus, pero no si alguna vez lo tuvo y se recuperó.

Las autoridades británicas esperaban implementar millones de pruebas de anticuerpos, también conocidas como pruebas serológicas, en las próximas semanas, como parte de una estrategia para salir del bloqueo nacional más rápidamente.

Johnson impuso un cierre policial el 23 de marzo. El cierre ahora se ha extendido por otras tres semanas y con la confiabilidad de las pruebas, ahora demostradas como inadecuadas, las autoridades británicas han perdido una oportunidad para disminuir el tiempo del cierre.

El profesor de la Universidad de Oxford, Sir John Bell, señaló en un blog la semana pasada que los pobres resultados de las pruebas significan que falta, al menos, un mes para el lanzamiento de una nueva prueba de anticuerpos.

“Lamentablemente, las pruebas que hemos visto hasta la fecha no han funcionado bien”, escribió en un post titulado “Problemas en el terreno de las pruebas”.

“Vemos muchos falsos negativos (pruebas en las que no se detecta ningún anticuerpo a pesar del hecho de que sabemos que está allí) y también vemos falsos positivos”, señaló. “Ninguna de las pruebas que hemos validado cumpliría con los criterios para una buena prueba, según lo acordado con la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud (MHRA). Este no es un buen resultado para los proveedores de pruebas o para nosotros”.

Mientras tanto, el número de muertos por COVID-19 en Gran Bretaña ha aumentado a 14,576, muestran cifras oficiales del gobierno.

El ministro de salud británico, Matt Hancock, dijo el viernes que las pruebas comunitarias masivas eran parte de la estrategia británica y que las pruebas de anticuerpos se lanzarían cuando se encontraran las que sean lo suficientemente precisas para ser utilizadas.

“Es parte de la estrategia, la presentaremos cuando podamos”, dijo el viernes a una comisión parlamentaria.

Dijo que las pruebas se estaban ampliando para incluir a la policía, el servicio de bomberos, el personal penitenciario, el personal crítico de la autoridad local, el poder judicial y el ministerio de trabajo y pensiones.

Las pruebas de anticuerpos recién comienzan a introducirse en Estados Unidos y ninguna ha sido aprobada por la Administración de Drogas y Alimentos. Funcionarios de salud pública han dicho que la prueba de anticuerpos es una de las claves para reabrir la economía de manera segura.

Fuente: The Epoch Times.

Le recomendamos: Inteligencia de EE.UU. revela que el Régimen Chino puso en peligro al mundo

Últimas