En medio de la pandemia de coronavirus, el Primer Ministro japonés Shinzo Abe ha propuesto construir una economía menos dependiente de China, para que la nación pueda evitar de una mejor manera las alteraciones en la cadena de suministro.

Esta propuesta provocó un acalorado debate en el mundo político chino.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En Zhongnanhai, el área en el centro de Beijing donde los líderes del Partido Comunista Chino y el gobierno estatal tienen sus oficinas, «hay ahora serias preocupaciones sobre la retirada de compañías extranjeras de China», dijo una fuente económica china. «De lo que se ha hablado en particular es de la cláusula del paquete económico de emergencia de Japón que promueve (y financia) el restablecimiento de las cadenas de suministro».

Si la pandemia no hubiese ocurrido, la primera visita de estado del presidente chino Xi Jinping a Japón ya habría concluido con Xi declarando con orgullo una «nueva era» en las relaciones chino-japonesas. Habría animado a Abe mientras Japón se preparaba para el próximo gran evento, las Olimpiadas de 2020.

En cambio, tanto el viaje de Xi como los Juegos Olímpicos de Tokio han sido pospuestos, y las relaciones chino-japonesas se encuentran en una encrucijada.

Las señales de la nueva política de Abe eran visibles ya el 5 de marzo.

Japón finalmente había sido capaz de dejar atrás el desastre del crucero Diamond Princess, pero todavía estaba abrumado por el desafío de prevenir la propagación del virus.

En esa fecha, casualmente el mismo día en que se anunció el postergamiento de la visita de Xi a Japón, el gobierno japonés celebró una reunión del Consejo de Inversiones para el Futuro. Abe, quien preside el consejo, dijo que quería que las sedes de la manufactura de productos de alto valor agregado regresaran a Japón.

En la mesa se encontraban influyentes líderes empresariales como Hiroaki Nakanishi, presidente de la Federación Empresarial del Japón, el mayor grupo de presión empresarial del país, más conocido como Keidanren.

«Debido al coronavirus, hay menos productos que vienen de China a Japón», dijo Abe. «La gente está preocupada por nuestras cadenas de suministro».

De los productos que dependen en gran medida de un solo país para su fabricación, «deberíamos tratar de reubicar los artículos de alto valor agregado en Japón», dijo el líder. «Y para todo lo demás, deberíamos diversificarnos a países como los de la ASEAN».

Los comentarios de Abe fueron claros. Llegaron cuando las interrupciones golpearon la adquisición de autopartes y otros productos para los cuales Japón depende de China, impactando seriamente las actividades corporativas de Japón.

Y pidieron algo más que el tradicional concepto de «China más uno», en el que las empresas añaden una ubicación no china para diversificar la producción.

Abe estaba formando una política de «alejamiento de China».

Con la nación paralizada por la cobertura del coronavirus, la propuesta no generó grandes titulares en Japón.

Pero China estaba observando cuidadosamente, tal vez preguntándose si estaba a punto de sufrir un vaciamiento industrial como el que Japón experimentó una vez.

Tal tendencia sacudiría los cimientos del prolongado modelo de crecimiento chino.

En su paquete económico de emergencia adoptado el 7 de abril, el gobierno japonés pidió el restablecimiento de las cadenas de suministro que han sido afectadas por la proliferación del virus. En su plan presupuestario suplementario para el período fiscal 2020, asignó más de 240.000 millones de yenes (unos 2.200 millones de dólares) para ayudar a las empresas nacionales a trasladar la producción a su país o a diversificar sus bases de producción en el sudeste asiático. Es una suma considerable de dinero.

Al día siguiente, 8 de abril, el Comité Permanente del Politburó de China, el principal órgano de decisión del partido, se reunió en Beijing.

En la reunión, el Presidente Xi dijo que «mientras la pandemia continúa su expansión global, la economía mundial se enfrenta a un creciente riesgo de caída». Añadió, «Los factores inestables e inciertos están aumentando notablemente».

Xi, que también es el secretario general del partido, subrayó la necesidad de atenerse a «a considerar el balance final» – lo que significa asumir lo peor –  y pidió «preparación mental y esfuerzo para hacer frente a los prolongados cambios del entorno externo».

El Comité Permanente del Politburó, compuesto por siete miembros, se reúne normalmente una vez por semana, y es raro que se informe sobre la organización y el contenido de esas reuniones.

Xi hizo un llamamiento para prepararse para «una batalla prolongada», asumiendo lo peor.

Hay conversaciones en los EE.UU. sobre la dependencia de China.

Larry Kudlow, presidente del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca, ha expresado su intención de considerar la posibilidad de asumir los costos de reubicación de las empresas estadounidenses que regresen a casa desde China.

Esto encaja con la agenda del Presidente Donald Trump de «América primero».

Si los EE.UU. y Japón, la primera y tercera economías más grandes del mundo respectivamente, se alejan de China, tendrá un enorme impacto en la segunda economía más grande del mundo.

Un tema que está dando que hablar en el mundo de los intelectuales chinos. 

Según la carta astrológica china, 2020 es el año del Geng-Zi, o la rata metálica, que viene una vez cada 60 años.

Se dice que cada vez que el año de la rata metálica aparece, se produce un gran acontecimiento que sacude la historia.

En 1840, durante la dinastía Qing, estalló la Guerra del Opio, que llevó al estancamiento de China durante más de un siglo.

Sesenta años después, en 1900, hacia el final de la dinastía Qing, las fuerzas de una alianza de ocho naciones – el Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Rusia, Japón y Austria-Hungría – se trasladaron de Tianjin a Beijing, un incidente desencadenado por la Rebelión de los Bóxers, que había comenzado en 1899.

«55 días en Pekín» es una película americana protagonizada por Charlton Heston que muestra el asedio de los recintos de las delegaciones extranjeras en Pekín, ahora conocida como Beijing, durante la Rebelión de los Bóxers.

El siguiente paso de la rata de metal, en 1960, coincidió con una hambruna causada por el Gran Salto Adelante liderado por Mao Zedong, el padre fundador de «una nueva China», o la República Popular China.

Yang Jisheng, un ex periodista de la Agencia de Noticias Xinhua que perdió a su padre adoptivo a causa de la hambruna, escribió más tarde » Lápida», un reportaje detallado sobre el épico desastre.

Basándose en el trabajo de campo y en entrevistas, Yang reveló que hasta 36 millones de personas murieron de hambre durante el Gran Salto Adelante, mucho más de lo que China había anunciado alguna vez.

En medio de la pandemia de coronavirus, el Primer Ministro japonés Shinzo Abe ha propuesto construir una economía menos dependiente de China,

¿Cómo será el maleficio de la rata de metal de este año para China?

El pico del brote de coronavirus de China ha pasado. Pero Zhang Wenhong, el jefe de un equipo de expertos clínicos en coronavirus cuya visibilidad ha ido en aumento, ha dicho que una segunda ronda de infecciones llegará en noviembre o más tarde.

Durante la pandemia de gripe española de 1918-1920, la segunda ola de infecciones fue más grave que la primera. Ninguna pandemia ha sido más mortal desde entonces. Se estima que 500 millones de personas, un tercio de la población del planeta, se infectaron y que 50 millones murieron.

Zhong Nanshan, médico de 83 años de edad, ha brillado desde 2003, cuando desempeñó un papel importante en la lucha contra el síndrome respiratorio agudo severo, o SARS.

El nuevo coronavirus ya ha mutado y su tasa de mortalidad ha alcanzado niveles hasta 20 veces superiores a los de la gripe, ha advertido Zhong.

El nuevo virus surgió en China a finales del año pasado y luego se propagó a nivel mundial. La represión por parte de China de la información y de los medios sociales en relación con el brote hasta mediados de enero y su tardía respuesta inicial a la crisis de salud pública terminaron contribuyendo a una catástrofe y provocando un escándalo internacional.

Trump había estado llamando al coronavirus «el virus chino», aunque desde entonces ha dejado de hacerlo.

La opinión pública mundial afectará en gran medida al restablecimiento de un orden mundial posterior al virus. Tal y como están las cosas ahora, los que están tomando la iniciativa son los Estados Unidos y China.

En la antigua China, las tiras de bambú eran el principal lienzo para los documentos antes de la introducción del papel. Se llamaban «troncos verdes» porque las tiras de bambú son verdes antes de ser curadas y cosidas en los libros.

Las tiras de bambú son documentos oficiales que se conservan para la posteridad, y era importante para un emperador inscribir su nombre en ellos.

Si el azote del coronavirus cambiara drásticamente el orden mundial en el siglo XXI, ¿serán los Estados Unidos o China los que inscriban las tiras de bambú? China no puede permitirse perder.

Mucho dependerá de cómo los EE.UU. y China reconstruyan sus respectivas economías afectadas por el virus. Si las principales empresas extranjeras se retiran de China, se convertirá en un gran lastre para el resurgimiento económico del Reino Medio.

Katsuji Nakazawa es un escritor senior y editorialista de Nikkei en Tokio. Ha pasado siete años en China como corresponsal y luego como jefe de la sección de China. Es el ganador en 2014 del Premio Internacional de Periodismo de Vaughn-Ueda por reportaje internacional.

Fuente: Nikkei Asian Review

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas