Se trata de unas extrañas imágenes del laboratorio chino que es el centro de la creciente sospecha internacional sobre la pandemia de Covid-19, y no servirán para disipar los temores de que fue causada por una catastrófica fuga que ha sido encubierta por Beijing.

Las fotos del interior del Instituto de Virología de Wuhan muestran el burlete roto en la puerta de uno de los refrigeradores utilizados para guardar 1.500 cepas diferentes de virus, incluyendo el actual coronavirus que está infectando a los humanos de manera devastadora.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Las fotos, publicadas por primera vez por el periódico estatal China Daily en 2018, se publicaron en Twitter el mes pasado, antes de ser eliminadas. Un comentario debajo decía: «He visto mejores burletes en el refrigerador de mi cocina».

El medio británico Mail on Sunday reveló hace quince días que los ministros temen ahora que la pandemia podría haber comenzado como resultado de una filtración proveniente del laboratorio chino.

La semana pasada, este periódico también reveló que el instituto había realizado experimentos de coronavirus de murciélagos capturados a más de 1.000 millas de distancia (1.609,34 km) en Yunnan, financiados por una subvención de 3,7 millones de dólares del gobierno de los EE.UU.

La secuencia del genoma de Covid-19 se ha rastreado hasta los murciélagos que se encuentran únicamente en esas cuevas.

Esas revelaciones llevaron a que Donald Trump fuera interrogado en una conferencia de prensa la semana pasada sobre la sospecha de que el virus se escapó de un laboratorio, a lo que el Presidente respondió: «Estamos haciendo un examen muy completo de esta horrible situación».

«Estamos haciendo un examen muy completo de esta horrible situación»

Donald Trump también se comprometió el pasado viernes por la noche a eliminar los fondos estadounidenses para el Instituto de Wuhan.

Mientras tanto, el Secretario de Estado, Mike Pompeo, ha exigido a Beijing que «aclare» si el virus se ha filtrado del laboratorio. Dijo: ‘Todavía hay mucho que aprender».

«El gobierno de los EE.UU. está trabajando diligentemente para averiguarlo», prosiguió.

Añadió que una de las mejores maneras que China podría encontrar para cooperar sería «dejar que el mundo entre y que los científicos del mundo sepan exactamente cómo llegó a pasar esto, exactamente cómo este virus comenzó a propagarse».

Las sospechas de un encubrimiento chino aumentaron aún más después de que el Washington Post informara que diplomáticos estadounidenses en Beijing habían escrito telegramas sobre el laboratorio de Wuhan en 2018, advirtiendo al Departamento de Estado que «el trabajo del laboratorio sobre los coronavirus de murciélagos y su potencial transmisión humana representaba un riesgo de una nueva pandemia similar al SARS».

Fuentes de inteligencia estadounidenses dicen que poco después de que el brote de coronavirus comenzara, los funcionarios del laboratorio destruyeron muestras del virus, borraron los primeros informes y suprimieron los documentos académicos, y luego trataron de culpar al mercado de Wuhan, donde se venden animales salvajes para el consumo.

Las fuentes creen que la ‘paciente cero’ era una interna del laboratorio, que propagó el virus a la población local después de infectar a su novio.

Una fuente lo describió como «el encubrimiento gubernamental más costoso de todos los tiempos».

Después de aceptar inicialmente la teoría del mercado húmedo, los funcionarios de inteligencia de los EE.UU., Gran Bretaña y Canadá se centran cada vez más en el instituto de Wuhan, sobre todo por el nivel de coincidencia necesario para que los murciélagos de Yunnan hayan infectado a los animales de Wuhan, que luego lo transmitieron a los seres humanos.

Después de una reunión en video de las naciones del G7 el jueves, el presidente francés Emmanuel Macron dijo: «Hay claramente cosas que han sucedido que no conocemos».

La Organización Mundial de la Salud, OMS, que se enfrenta a graves acusaciones de complicidad con Beijing por la pandemia, aceptó y propagó rápidamente la teoría de que el virus salió de un mercado de animales.

Aunque fuentes del gobierno británico dicen que las pruebas sugieren que el virus era ‘zoonótico’ -originario de un animal-, eso sigue siendo compatible con la sospecha de que se transmitió por primera vez a los humanos como resultado de un accidente de los científicos que lo estudiaban en un laboratorio.

Sin embargo, una fuente política dijo que había una «creciente curiosidad científica» sobre los síntomas de una marcada pérdida de sabor y olor en muchas víctimas del Covid-19.

«Esto podría, solo podría, indicar un nivel de interferencia humana», dijo la fuente.

Beijing insiste en que el hecho de que el principal instituto de virología del país tenga su sede en la ciudad en el centro del brote es solo una coincidencia, descartando los vínculos con el laboratorio como «teorías de conspiración sin fundamento».

En una carta a The Mail on Sunday, una portavoz de la embajada china dijo: «Nunca ha habido ningún encubrimiento, ni se ha permitido que ocurra un encubrimiento. El relativamente bajo número de muertes de Covid-19 en China prueba que las medidas de contención son efectivas. Las estrictas medidas de bloqueo han frenado efectivamente la propagación del virus y minimizado los casos de infección».

Traducido de Daily Mail.

Le recomendamos: Inteligencia de EE.UU. revela que el Régimen Chino puso en peligro al mundo

Envía tu comentario

guest
3 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas