Tedros Adhanom Ghebreyesus, además de ser el primer director de la OMS sin título de médico, también tiene un trasfondo algo político en comparación con sus predecesores. En su biografía en Internet, la OMS expone sus calificaciones como Ministro de Salud de Etiopía de 2002 a 2012, algo impresionante.

Además de sus credenciales médicas, Tedros es miembro del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), una organización tan pacífica como su nombre indica. Fundado como un partido comunista revolucionario que llegó al poder en 1991, dirigió una campaña de guerrilla contra la dictadura de Mengistu y formó una coalición con otros dos partidos étnicos después de su exilio.

Con el tiempo, el TPLF comenzó a ejercer cada vez más influencia sobre los otros dos partidos. La mayoría de los generales militares y los principales líderes del gobierno son tigreses, incluido el Primer Ministro que gobernó el país durante 21 años antes de su muerte. Los tigres representan sólo el 6% de la población de Etiopía, uno de los principales grupos étnicos son los amhara, que en su mayoría formaban parte del régimen de Mengistu.

El trato favorable bajo Megistu creó mucho resentimiento hacia los Amhara por parte de otros grupos étnicos como por ejemplo los Oromo. El propio Tedros proviene de la región de Tigray y fue un miembro de alto rango del partido y se involucró con el TPLF después de la eliminación de Mengistu. El mismo partido que en su manifiesto de 1968 llamó al pueblo Amhrara su «eterno enemigo». ¿Qué rango tenía Tedros? Bueno, este periódico etíope lo incluyó como el tercer miembro más importante del comité permanente del politburó, lo que da la impresión de que era más importante que un simple administrador médico.

El TPLF fue catalogado como una organización terrorista por el gobierno de los Estados Unidos en los años 90, y todavía está en la lista de la Base de Datos del Terrorismo Global por su desafortunado hábito de llevar a cabo asaltos armados en zonas rurales.

El pueblo Amhara ha reportado discriminación sistemática y abusos de los derechos humanos por el actual gobierno. En 2010, Humans Rights Watch escribió un informe sobre cómo la ayuda en forma de alimentos y fertilizantes fue retenida a los aldeanos locales de Amhara debido a su afiliación al partido de la oposición. Otras formas de negación de la ayuda implicaban el rechazo de la atención sanitaria de emergencia por parte de los trabajadores del ministerio de salud; el mismo ministerio que en ese momento estaba siendo dirigido por un tal Tedros Adhanom.

La Unión del Pueblo Amhara, un grupo de activistas con sede en Washington, ha emitido muchas otras acusaciones de abusos de los derechos humanos contra el gobierno dirigido por el TPLF, entre ellas la de señalar que las tasas de natalidad en la región de Amhara eran muy inferiores a las de otras regiones. En una sesión del parlamento etíope observaron que se había determinado que unos 2 millones de amharas habían «desaparecido» del censo de población.

No contento con negar la ayuda a los disidentes políticos, Tedros fue también ministro de salud en un momento en que se acusó al régimen de encubrir epidemias. Un brote de cólera se extendió por la región en 2007, infectando a miles de personas en los países vecinos. Cuando se propagó a Etiopía, el gobierno simplemente cambió el nombre del brote y lo denominó Diarrea Acuosa Aguda (AWD). Se presionó a las organizaciones internacionales para que no lo llamaran Cólera (a pesar de que las Naciones Unidas hicieron pruebas a los infectados y encontraron el cólera), y los empleados del gobierno les presionaron para que no revelaran el número de infectados. Otra sorprendente victoria para el ministro de salud.

La hambruna mortal que azotó a Etiopía en la década de 1980 asoció para siempre al país con la palabra, pero no es del todo una cosa del pasado. La propia OMS, tras páginas de informes efusivos sobre el buen funcionamiento del sector sanitario de Etiopía, admitió en 2016 que al menos 8,6 millones de personas seguían necesitando ayuda alimentaria para sobrevivir y que la situación no había mejorado en absoluto durante al menos cuatro años. Así pues, al final del ilustre mandato de Tedros pudo presumir de que solo quedaba un 8% de la población que moriría de hambre sin ayuda exterior.

Pero después de sus brillantes logros en salud, Tedros tenía peces más grandes que freír. En 2012 fue nombrado Ministro de Asuntos Exteriores y rápidamente se produjo una represión contra los periodistas y los opositores al gobierno en el país, y un intento de extradición de los que habían huido a Yemen en el exilio. Los dos países entablaron negociaciones para localizar y deportar a los disidentes del Yemen y encarcelarlos en Etiopía. El propio Tedros dirigió estas negociaciones, incluso hay una bonita foto del médico durante las conversaciones con el ministro de exteriores yemení.

Uno de esos casos fue el del ciudadano británico Andy Tsege, que fue detenido en el aeropuerto de Sana’a y condenado a muerte dos veces en Etiopía. Esto llevó a la participación del gobierno británico que amenazó con negar la ayuda a Etiopía a menos que se le concediera asilo. Tedros respondió que Tsege estaba «siendo tratado muy bien. Incluso tiene un portátil, ¿has oído hablar de un prisionero político con un portátil?». Andy, por supuesto, después de su regreso al Reino Unido contó una historia algo diferente de ser torturado durante días y días, junto con docenas de otros prisioneros.

Una de las razones por las que tal vez las calificaciones de Tedros como ministro de asuntos exteriores no figuran en algunos de sus currículos en línea, puede ser debido a las protestas masivas que se han producido en el país en 2016. El gobierno etíope, unos años antes, había presentado un plan para incautar 1.000 millas cuadradas de tierra para ser requisadas para inversión. Esto también implicó la reubicación forzosa de 15.000 personas en la región de Oromia, lo cual, según el gobierno, era bueno porque donde vivían «carecían de infraestructura».

Pero los ingratos de alguna manera no apreciaron este enorme favor que el gobierno les hacía, y las protestas masivas estallaron durante una celebración cultural en 2016. La policía respondió al principio con gas lacrimógeno, y más tarde, con disparos masivos. La violencia y la estampida resultante mataron a unas 500 personas según Human Rights Watch. El gobierno decretó entonces el estado de emergencia, arrestando a unas 70.000 personas, y obligó a docenas de periodistas de la oposición a exiliarse.

El mismo Tedros tuvo una discusión pública con Human Rights Watch después de su presentación, primero negando que los números fueran tan altos como lo eran, y luego afirmando que la policía estaba desarmada, aquí hay un video de la policía en el evento. Como yo mismo no soy un experto, asumo que Etiopía debe haber encontrado una manera de desarrollar dispositivos de control de multitudes en forma de rifle de asalto que son totalmente no letales, cosas verdaderamente milagrosas del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Y así esta es la noble figura que ascendió al cargo de director de la OMS en 2017. No es alguien que pierda la oportunidad de defender a los asesinos en masa, anteriormente argumentó en contra del juicio de la CPI a Uhuru Kenyatta, bajo cuyo gobierno 1.300 personas habían sido asesinadas después de elecciones amañadas. No es de extrañar entonces que una de las primeras cosas que Tedros hizo después de tomar el trabajo, fue nominar a Robert Mugabe -afortunadamente ahora muerto- como embajador de buena voluntad de la OMS; un hombre que ordenó la matanza de 20.000 personas en Zimbabwe durante la década de 1980.

Tedros, por supuesto, aprovecha cada oportunidad que tiene para alabar el buen gobierno de China, y dado el historial de derechos humanos de la República Popular, no es de extrañar que le gusten tanto. Desde proyectos como centros de propaganda en los medios de comunicación, traslados masivos y tarjetas de puntaje de estilo de crédito social, el gobierno de Etiopía se parece en muchos aspectos a una copia del modelo autoritario chino. Completa con un estado de un solo partido y se centra en el beneficio por encima de los derechos humanos.

Etiopía, hasta hace muy poco, seguía siendo uno de los peores violadores de los derechos humanos del mundo, recibiendo una puntuación de 19 sobre 100 en el índice de libertad humana para 2018, y una puntuación de 150 sobre 180 en la libertad de prensa. El Gobierno ha permanecido en el poder desde la toma de posesión en 1991, y fue aparentemente tan popular que ganó más de una elección por el 100% de los votos.

Entonces, ¿cómo un hombre con un historial como Tedros se convirtió en director de la OMS? Es muy simple, la OMS ha estado plagada de escándalo tras escándalo desde hace algún tiempo. Enfrentando casi ningún aumento de los presupuestos durante los años 90, la OMS se dirigió al sector corporativo para obtener fondos adicionales, y para 2008, las donaciones corporativas constituían el 80% del presupuesto de la organización.

Según la investigadora de salud Soniah Shah, el papel que desempeñaron las grandes empresas farmacéuticas en la elaboración de la política mundial de salud creó un grave conflicto de intereses, por un lado para mejorar la imagen pública de las empresas, pero por otro para proteger sus intereses financieros. Esto dio lugar a casos como el de los grupos de presión para debilitar las leyes de patentes de nuevos medicamentos en la India y el bloqueo de leyes en Sudáfrica que intentaban hacer más accesible el tratamiento del VIH.

La mala asignación de fondos por parte de la organización se hizo más evidente en 2016 cuando se descubrió que la OMS gastaba 200 millones de dólares al año en gastos de viaje, sin incluir siquiera los pagados por el país anfitrión. Otro informe absolutamente condenatorio publicado por la Associated Press, informó de que los empleados de la OMS que trabajaban para aliviar la epidemia de cólera en el Yemen habían desviado en realidad los fondos para los funcionarios. Algunos de esos trabajadores ni siquiera fueron retirados de sus puestos de trabajo.

La Fundación Bill y Melinda Gates jugó un gran papel en la promoción de Tedros. Después de sus grandes inversiones en programas de salud en Etiopía, que Tedros había facilitado, la fundación estaba dispuesta a promover programas similares a nivel mundial y donó miles de millones a la OMS con este fin.

El nombramiento de alguien tan profundamente no cualificado como Tedros debe mucho a la estructura laberíntica del proceso de nombramiento de la OMS. El director es seleccionado por el consejo ejecutivo, que a su vez es nombrado por una minoría rotativa de la Asamblea Mundial de la Salud, compuesta por ministros de salud nombrados por los gobiernos del mundo. Por consiguiente, la OMS tiene el mismo problema que muchas otras instituciones mundiales, a saber, que su director es nombrado por una persona nombrada por alguien que puede haber sido elegido legítimamente. Así que cuando se llega al director, el mandato democrático se ha estirado tanto que casi no tiene sentido.

Los medios de comunicación, por supuesto, retrataron a Tedros como una figura santa con la misión moral de curar el mundo de las enfermedades mortales. El eslogan de la campaña en Twitter decía «es hora de que un africano lidere la OMS». De hecho, uno solo desearía que no hubiera sido un africano en un régimen que ha pasado los últimos años matando y reasentando a más africanos que casi cualquier otro.

Algunos medios han señalado que el director general tiene poco poder sobre la política real de la OMS, con lo que se pasa por alto el hecho de que la organización es aceptada como una autoridad mundial en materia de salud, y asesora a los gobiernos del mundo.

La mala gestión de la OMS a través de personas como Tedros ha exacerbado totalmente la pandemia mundial de coronavirus. Tedros no solo encontró todas las oportunidades para elogiar el manejo de la crisis por parte del PCCh, incluso cuando los médicos estaban siendo arrestados y la gente se soldaba dentro de sus casas, sino que también dio consejos completamente contradictorios.

Primero dijo que los países no deberían restringir los viajes hacia y desde China para no ser discriminatorios, y luego los regañó por no hacer lo suficiente para prepararse. En el momento de escribir este artículo, el virus fue declarado pandémico hace solo unos días, después de haber infectado a 140 países, es decir, 70 más de lo que se necesitó para que la gripe porcina fuera declarada pandémica.

Si alguna vez hubo un ejemplo del fracaso de las instituciones globalizadas, es la OMS. No estoy aquí para decir que la organización no ha hecho nada bueno en el mundo, pero la magnitud de su mala gestión significa que sus consejos no deberían tener el peso que tienen. En lugar de aconsejar a las empresas tecnológicas sobre cómo censurar la información, debería ser reformada radicalmente o simplemente disuelta.

En un mundo cuerdo, en lugar de liderar una organización global, Tedros y sus compinches serían juzgados en la Corte Penal Internacional, juzgados por sus crímenes, y si son encontrados culpables, deberían pasar el resto de su vida en prisión.

Traducción del artículo de John Martin publicado en roughestimate.

Le recomendamos: ¿Qué tienen en común los países más afectados por el coronavirus?

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas