Estos días las redes sociales se están llenando de imágenes de personas quemando antenas 5G que se instalan en sus vecindarios en varios países en pleno confinamiento por el coronavirus.

Vecinos en Irlanda, Reino Unido, Holanda o Estados Unidos están grabando vídeos que muestran a operarios con trajes antiradiación instalando antenas de 5G junto a viviendas así como animales muertos y árboles quemados junto a estas estructuras. 

https://twitter.com/EliteMonarca/status/1251587972522291206?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1251587972522291206&ref_url=https%3A%2F%2Fbles.com%2Fopinion%2Fque-esta-pasando-con-el-5g-en-el-mundo.html

Por otro lado países como Eslovenia o Suiza han detenido la implantación del 5G por las serias dudas sobre sus repercusiones para la salud.

¿Qué está pasando con el 5G? 

China es el líder mundial en tecnología 5G desarrollada por sus gigantes Huawei y ZTE principalmente.

Según el Plan Nacional 5G 2018-2020 del Gobierno de España, “la tecnología 5G no solo constituye el nuevo paradigma de las comunicaciones inalámbricas, sino que será el componente tecnológico esencial en la transformación digital de la sociedad y de la economía en los países más avanzados durante la próxima década. Las principales soluciones habilitadoras para dicha transformación digital, el Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) y el big data, la robótica, la realidad virtual o la ultra alta definición, se soportarán sobre la 5G”.

Y es que aunque el 5G es la evolución natural desde el 4G, este supone un salto cualitativo enorme en cuanto a la velocidad de transmisión de datos y un gigantesco aumento de aplicaciones de conectividad.

Con un tiempo de respuesta de un milisegundo y una velocidad de conexión 100 veces más rápida que la actual red 4G, el 5G permitiría ahorrar un 90% de energía respecto a los sistemas actuales.

Con esta nueva tecnología podríamos descargar películas al instante, conectar a la red nuestros coches o aparatos domésticos e incluso operar a alguien a distancia.

Pero para lograr esa velocidad, no solo los rangos de frecuencias radioeléctricas serían más altos, sino que habría que instalar antenas cada 100 metros en todas las áreas urbanas del mundo.

También se necesitaría el lanzamiento de 20.000 satélites a la órbita terrestre baja y media que cubriría el planeta con potentes rayos, enfocados y dirigibles.

Y esto ha hecho saltar las alarmas en la comunidad científica.

¿Es la radiación del 5G compatible con la vida?

Expertos alertan que hay más de 10.000 estudios que documentan que las principales enfermedades modernas – cáncer, enfermedades cardíacas y diabetes- son consecuencias de la contaminación electromagnética.

“La implantación del 5G incrementará masivamente la exposición a la radiación de radiofrecuencia (RF) de las telecomunicaciones acumulándose a la ya existente con las actuales redes 2G, 3G y 4G”, aseguran los expertos firmantes del Llamamiento Internacional para Detener la Implantación de la red 5G en la Tierra y en el Espacio.

Los científicos afirman que la implantación de esta tecnología tendría un efecto devastador no sólo en los seres humanos, sino en todos los ecosistemas del planeta, provocando un cambio ambiental sin precedentes.

Pero los efectos sobre la salud no constituyen la única preocupación en torno a la tecnología 5G.

“El 5G es una necesidad creada para la explotación de datos”

Según explicó la experta Marta Peirano, autora del libro ‘El Enemigo Conoce el Sistema’, en una entrevista con El Confidencial,  “el 5G es una necesidad creada para la explotación de datos”.

La señora Peirano aseguró que “su objetivo no es el bien común sino tener un control absoluto de todo lo que ocurre”. 

“El 5G no es como la infraestructura tradicional de internet, basada en los protocolos de TCP/IP, que era el sistema diseñado en los 80 precisamente para impedir que los dueños de las infraestructuras, en ese momento las operadoras de telefonía tuvieran control sobre el tráfico de datos. El 5G deja pleno control de todo”, aseguró la autora.

Así, el despliegue de las nuevas redes de comunicaciones 5G se ha convertido en una competición geopolítica por el control de las nuevas tecnologías entre Estados Unidos y la dictadura china.

La experta explicó que Europa es el campo de batalla de esta contienda, donde muchos de países tienen firmados contratos con Huawei.

El régimen del Partido Comunista Chino obliga por ley a todas las empresas chinas a compartir sus datos con el gobierno y recientes investigaciones revelaron que más de 100 trabajadores de Huawei tuvieron relaciones muy estrechas con el Ejército Popular de Liberación chino.  

Esto, aseguran muchos expertos, convierte a las compañías chinas en gigantescos caballos de Troya buscando el control absoluto de la información mundial.

Y en esta contienda el Partido Comunista Chino ha logrado la complicidad de varios organismos internacionales clave.

Cómo el PCCh ‘contamina’ los organismos internacionales

La crisis del coronavirus ha puesto de manifiesto el inexplicable e incondicional apoyo de la OMS a Pekín en la ocultación de la verdadera gravedad del brote que se originó en Wuhan y que se ha convertido en una pandemia de consecuencias catastróficas. 

Por esta razón Estados Unidos ha congelado sus aportaciones al organismo y los países del G7 están planteándose hacer lo mismo. 

La ONU también ha sido muy cuestionada estos días por permitir que la dictadura de Pekín tenga un representante en el Consejo de Derechos Humanos, siendo China uno de los regímenes más opresores del planeta. 

En este sentido el congresista estadounidense, Chris Smith, ha solicitado una investigación sobre la influencia china en la Organización Mundial de la Salud y otros organismos de la ONU que busca contrarrestar los esfuerzos chinos para corromper las instituciones democráticas y silenciar información. 

Por su parte, siete senadores estadounidenses escribieron a la sede de la ONU y pidieron la expulsión del representante chino Jiang Duan del Grupo Consultivo del Consejo de Derechos Humanos del organismo internacional.

Volviendo al tema del 5G, es preocupante que Pekín se haya colado también en la Unión Internacional de Telecomunicaciones, un organismo especializado de Naciones Unidas que tiene por objetivo conectar a toda la población mundial, y cuyo secretario general desde 2014 es el chino Houlin Zhao. 

El objetivo de la dictadura china en minimizar la oposición a sus ofensivas en todos los frentes en los que trata de posicionarse como la potencia dominante, por encima de Estados Unidos. 

El área tecnológica es uno de los campos de batalla del régimen chino en su guerra sin restricciones contra occidente, por lo que cabe preguntarse: ¿Es el espectro 5G un arma diseñada por Pekín para el control total de la población mundial? 

Los científicos afirman que la implantación de tecnología 5G tendría un efecto devastador no sólo en los seres humanos, sino en todos los ecosistemas del planeta, provocando un cambio ambiental sin precedentes

En esta frenética carrera por detener los avances tecnológicos chinos ¿podrían los países democráticos haber ignorado los serios peligros que acarrea esta tecnología?

Si algo ha logrado la actual pandemia es que el mundo vuelva a apreciar la enorme importancia de la salud.

Muchos países también están despertando a la perversidad del régimen chino, que causó este drama humano y económico al ocultar el brote del ya conocido como el virus del PCCh.

Quizás también es el momento de que el mundo se plantee, en medio de esta tragedia que vivimos, si realmente es necesaria una tecnología que entraña tantos riesgos en aspectos claves de la vida humana: la salud y la seguridad de las naciones. 

Por: Sandra Flores para BLes Mundo

Le recomendamos:

Últimas