En la ciudad norteña de Harbin en China, donde ocurrió una segunda ola del virus del PCCh, una familia describió cómo seis miembros se contagiaron luego de asistir a una cena familiar a principios de abril.

En marzo, las autoridades de la ciudad levantaron las medidas de confinamiento y permitieron las reuniones sociales. En ese tiempo, Harbin, como era también el caso en la mayoría de las ciudades chinas, se declaró libre de cualquier nuevo caso del virus.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pero cuando comenzaron a surgir núcleos de brotes, las autoridades anunciaron el confinamiento una vez más.

Los residentes locales le contaron a The Epoch Times que la ciudad ha forzado a varios a pasar la cuarentena en su casa, sin permiso de salir. Sin embargo, ellos no han estado en contacto con pacientes diagnosticados o que han exhibido síntomas.

Una cena familiar 

Una persona de Harbin que tiene seis familiares contagiados habló con la versión en chino de The Epoch Times sobre cómo se propagó el virus en la familia. The Epoch Times ha escogido usar seudónimos para proteger sus identidades.

Lin Jun es originario de Harbin, pero ha estado trabajando y viviendo al sur de China. Su familia aún vive en Harbin, en la provincia de Heilongjiang, pero su madre Wang Hong estaba quedándose con él desde enero hasta el 9 de abril.

Arbol genealógico de Lin. (The Epoch Times)

Ese día, “mi abuela fue dada de alta del hospital [por una enfermedad no relacionada al virus], así que mi mamá regresó para cuidar de ella en casa”, dijo Lin.

En China, las familias tradicionalmente organizan una gran cena luego de que un miembro familiar regresa de un largo viaje. Así que en la noche del 9 de abril, los abuelos de Lin organizaron una gran fiesta en casa con 11 familiares.

Debido a que el gobierno no anunció nuevos contagios en Harbin hasta el 10 de abril, la familia de Lin no sabía de ningún riesgo de exposición al virus. Ellos pensaban que era seguro reunirse otra vez.

El 11 de abril, el gobierno de Harbin anunció un nuevo contagio en la ciudad, un paciente que estaba siendo tratado en el mismo hospital que la abuela de Lin.

Debido a que todos los 11 familiares eran contactos cercanos, todos tuvieron que hacerse la prueba de diagnóstico. Ellos fueron enviados al hospital en tres grupos.

“El hijo de mi tío se hospitalizó luego [de dar positivo en] la primer prueba de ácido nucleico. Mi tío y mi abuelo fueron diagnosticados durante la segunda prueba”, dijo Lin. “Mi tía fue la última en entrar al hospital. Ella no tomó la prueba de ácido nucleico debido a una falta de kits de diagnóstico en el hospital. Pero los resultados de la tomografía y sus síntomas mostraban que estaba contagiada”. La tía de Lin mostraba opacidad en sus pulmones, indicando inflamación–un síntoma común al COVID-19.

La madre y la abuela de Lin fueron también dieron positivo y fueron enviadas al hospital. Ambas están en condición crítica y están siendo tratadas en la unidad de terapia intensiva.

Los familiares de Lin no coinciden con las descripciones de los casos de infección anunciados por el gobierno de Harbin, y sus casos probablemente no se contaron en la cifra oficial.

Cuarentena forzada

El 17 de abril, el gobierno provincial de Heilongjiang castigó a 18 funcionarios de Harbin por el mal manejo del brote. Desde entonces, el gobierno de la ciudad ha lanzado medidas estrictas para prevenir que se propague el virus.

Un empleado (centro) le revisa la temperatura a una mujer antes de entrar a una comunidad en la ciudad fronteriza de Suifenhe en la provincia de Heilongjiang al noreste de China el 22 de abril de 2020.

Sin embargo, los locales se quejaron de que las reglas de cuarentena forzada son inhumanas.

La esposa del Sr. Xiao trabaja como personal de cocina en el Hospital del Pueblo del Distrito Daoli de Harbin. Unos siete días atrás, se le pidió al Sr. Xiao ser aislado en un centro de cuarentena por 24 horas por precaución. Él fue liberado del centro de cuarentena luego de dar negativo.

Mientras tanto, su esposa ha estado en cuarentena en el hospital, y no se le permite regresar a casa.

Debido a que él trabaja en el hospital, fue puesto en cuarentena otra vez en su casa. “Me encerraron en mi casa desde afuera (…) Estoy encerrado dentro de la casa”, contó Xiao al Epoch Times en versión chino el 23 de abril.

Xiao se quejó de que Harbin está comenzando a sentirse a cómo era Wuhan, la ciudad donde emergió primero el virus, en febrero.

“Los altos funcionarios de gobierno presionan a los funcionarios de bajo mando [para que ajusten la prevención del virus], y los oficiales menores presionan a la gente normal (…) Esto ha creado mucho pánico”, dijo Xiao. “Nosotros, la gente normal no tenemos derecho a hablar, ni a elegir [dónde pasar la cuarentena]”.

El Sr. Ning hace las compras para la cocina del hospital del distrito Daoli. Él usualmente va al mercado mayorista temprano en la mañana para comprar verduras, luego las deja en el hospital antes de las 7 de la mañana. Los trabajadores de la cocina comienzan a trabajar en el hospital a las 8 a.m. Por eso, Ning dice que él no tuvo ningún contacto con la gente que trabaja dentro del establecimiento.

Pero las autoridades lo han encerrado a la fuerza en su casa.

“Ellos cerraron mi puerta desde afuera hace cuatro días. De hecho, no he entrado en contacto con nadie del hospital”, dijo Ning.

Un conductor escanea un código QR para registrar información antes de entrar a una comunidad durante una nevada en la ciudad fronteriza de Suifenhe en la provincia Heilongjiang al noreste de China, el 22 de abril de 2020.

La Sra. Su le contó a The Epoch Times que su esposo visitó el hospital para recibir tratamiento por su circulación sanguínea el 16 de abril, y luego fue puesto en cuarentena en el hospital. Aunque la Sra. Su no fue al hospital, las autoridades locales la encerraron a la fuerza en su casa el 19 de abril.

Mientras tanto, un residente de Harbin pidió ayuda por las redes sociales chinas, quejándose de que no se le permitía regresar a su propia casa.

Él dijo en un video que dejó su departamento para ir a comprar. Cuando regresó a su complejo residencial, el guardia le pidió que presentara un pase especial que indicaba que podía entrar.

Este no es el único cibernauta con este problema. Otros residentes de Harbin muestran en videos por redes sociales que están esperando en los puntos de control para regresar a casa.

Fuente: The Epoch Times en español

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas