Redacción Tierra Pura – El Secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo señaló que tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS, por la sigla) como el régimen chino no habían cumplido con sus obligaciones frente al brote del virus del PCCh (Partido Comunista de China).

Pompeo tomó como referencia el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) para evaluar el comportamiento de las dos entidades involucradas en la dispersión del virus, que ahora causa cientos de miles de muertos y grandes pérdidas económicas en todo el mundo.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El RSI contiene “expectativas muy claras sobre la forma en que cada país debe divulgar los datos para proteger la salud mundial”, explicó Pompeo, de acuerdo con el Departamento de Estado.

Asimismo, destacó que según el artículo 6 del RSI los gobiernos de las 195 naciones vinculadas al reglamento cuentan con 24 horas para avisar sobre los eventos de salud pública que pueda tener consecuencias internacionales graves en este sentido.

A continuación, Pompeo aludió a las demoras del régimen chino para informar a la OMS y a su retención de información importante, después de haber avisado del brote del virus del PCCh.

“Creemos firmemente que el Partido Comunista Chino no informó oportunamente a la Organización Mundial de la Salud sobre el brote del nuevo coronavirus”, agregó Pompeo.

“En su lugar, encubrió lo peligrosa que es la enfermedad. No informó de la transmisión sostenida de humano a humano durante un mes hasta que estuvo en todas las provincias dentro de China”, siguió relatando.

“Censuró a los que trataron de advertir al mundo, ordenó que se detuvieran las pruebas de nuevas muestras y destruyó las existentes”, añadió a continuación Pompeo, refiriéndose al régimen chino.

Más aún, Pompeo sostiene que en estos momentos el régimen chino impide conocer la evolución del contagio y que no ha compartido la muestra del virus del interior de China con el mundo exterior, añadiendo obstáculos para el conocimiento de la enfermedad.

Igualmente enfatizó que, en el 2007, cuando se revisó el reglamento a causa del SARS, se capacitó al director de la OMS para que hiciera público el incumplimiento de alguno de los países cuando ocurriera, pero que en este caso la OMS también había fallado, al no avisar el ocultamiento del régimen chino.

De acuerdo con las fechas establecidas, el 17 de noviembre el régimen chino supo del primer caso del virus del PCCh, y recién informó a la OMS el 31 de diciembre.

No obstante, el incumplimiento del RSI no genera consecuencias legales salvo restricciones unilaterales de viaje, “indignación pública”, una reputación “empañada” y una mayor tasa de mortalidad.

Dada la falta de transparencia de la OMS los Estados Unidos suspendieron el aporte financiero de esta, que oscila entre 400 y 500 millones de dólares.

Hay quienes han propuesto que el Director General de la OMS, Tedros Adahnom Ghebreyesus, sea despedido de su cargo para reiniciar los aportes económicos por parte de EE. UU.

Por su parte Pompeo aludió a que quizás no fuera suficiente con el despido de Tedros.

“Puede que necesitemos un cambio aún más audaz que eso”, dijo ante Fox News.

Ary Alegre

Te puede interesar:

Últimas