Traducido de Daily Mail por TierraPura.org

Downing Street ha eliminado a China de la lista de otros países que utiliza para comparar la propagación del coronavirus, en un desaire a Beijing en medio de la ira generalizada por el aparente encubrimiento de la nación de la gravedad de su brote de coronavirus.

Se trata de otro golpe diplomático a China tras las acusaciones de Donald Trump de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se confabuló con Beijing para restar importancia a su brote de coronavirus, y la incredulidad mundial sobre la afirmación de China de que solo hay 4.636 muertos por el virus.

La gente de Wuhan cree que el número de muertos en su ciudad, que fue el epicentro del brote, es de 42.000, no los 3.182 que afirma el régimen chino.

En Estados Unidos, la administración Trump está intensificando sus ataques a Beijing, culpando al gobierno del Presidente Xi por dejar que COVID-19 se extendiera por todo el mundo sin control mientras el régimen comunista salvaba las apariencias.

Trump está respaldado por un gran número de políticos republicanos en medio de afirmaciones de la comunidad de inteligencia de EE.UU. que el virus se escapó de un laboratorio cerca de Wuhan en un accidente que involucró a un interno.

Trump ha suspendido 500 millones de dólares en fondos de EE.UU. para la OMS después de afirmar que había «acelerado» el contagio mortal porque el jefe Tedros Adhanom Ghebreyesus se creyó inicialmente las afirmaciones de China de que el coronavirus no era transmisible entre humanos.

También el mundo está indignado con los funcionarios chinos por haber esperado seis días para advertir al público después de enterarse de que un brote viral estaba causando un brote de casos mortales de neumonía en Wuhan.

Mientras Beijing esperaba, los residentes de Wuhan organizaron un banquete masivo para decenas de miles de personas, y millones comenzaron a viajar para las celebraciones del Año Nuevo Lunar.

El Presidente Xi Jinping advirtió al público el séptimo día después de que los principales líderes del Partido Comunista se enteraron del brote, el 20 de enero.

Mientras tanto, el gobierno chino arrestó o silenció a los médicos y ciudadanos de Wuhan que intentaron hablar sobre el nuevo y preocupante brote.

Incluso el alcalde de Wuhan sugirió en una entrevista con la televisión estatal china que la dirección del Partido Comunista le prohibió advertir al público hasta el 20 de enero.

Para el momento en que Xi emitió la advertencia pública, más de 3.000 personas habían sido infectadas durante casi una semana de silencio público, según documentos internos y estimaciones de expertos basadas en datos retrospectivos de la infección.

El retraso del 14 al 20 de enero por parte del primer país que se enfrentó al nuevo coronavirus llegó en un momento crítico: el comienzo del brote.

Hasta el jueves, los ministros habían estado mostrando a China en gráficos que detallaban los casos y las muertes en otros países en la conferencia de prensa diaria del gobierno, comparándolos con los del Reino Unido. Las cifras de China han desaparecido desde entonces.

Antes de ser eliminada, China era una de las nueve naciones incluidas en una «comparación de muertes globales» publicada por el gobierno, con cifras que sugieren que las cifras de China eran más bajas que las de otros países, como los EE.UU., Italia y España.

Actualmente, el número oficial de muertes en el país es de 4.636 por el coronavirus y ha visto a 83.901 personas dar positivo en las pruebas del virus.

Sin embargo, un estudio realizado por expertos de la Universidad de Hong Kong sugiere que las cifras en el país donde se cree que se originó el virus son mucho más altas.

China revisó el número de muertes por coronavirus en Wuhan, que fue cero, y reveló que casi 4.000 personas murieron a causa de la enfermedad en la zona.

En un post de las redes sociales, el gobierno de la ciudad añadió 1.290 muertes a la cuenta en Wuhan, elevando la cifra a 3.869.

Los funcionarios dijeron que muchos casos fatales fueron «reportados por error» o no fueron tenidos en cuenta en una admisión que se produce en medio de las crecientes dudas globales sobre la transparencia china.

La pandemia global surgió originalmente en Wuhan. La ciudad pasó a sufrir la gran mayoría de las muertes de China por el Covid-19, la enfermedad causada por el virus.

El cambio también aumenta el número de muertes en todo el país en casi un 39 por ciento hasta 4.632, según los datos nacionales oficiales publicados el viernes.

El número de casos totales en la ciudad de 11 millones también se elevó en 325 a 50.333, lo que representa alrededor de dos tercios del total de 82.367 casos anunciados en China.

La OMS y su Director General, Tedros Ghebreyesus (a la izquierda, en una reunión con Xi Jinping en enero) se han enfrentado a acusaciones de que la organización está «centrada en China» y ha sido demasiado rápida para alabar la respuesta del coronavirus del régimen.

Los expertos afirman que podría haber habido hasta 232.000 pruebas positivas en la primera oleada del virus, lo que sería cuatro veces más que las cifras oficiales.

Los líderes mundiales, incluyendo a Angela Merkel y Emmanuel Macron, han insinuado su desaprobación de las tácticas chinas de desinformación en medio de la actual pandemia.

La canciller alemana instó a Beijing a ser transparente sobre el origen y la transmisión inicial del virus.

«Creo que cuanto más transparente sea China sobre la historia del origen del virus, mejor será para todos en el mundo para aprender de él», dijo.

Con 4.648 muertes, Alemania ha sufrido casi el mismo número de bajas que China, 4.636, pero ha confirmado casi 62.000 infecciones más.

Y el presidente francés Macron ha dicho que hay «cosas que no sabemos» en el manejo de la crisis del coronavirus por parte de China, uniéndose a un creciente coro de dudas sobre la exactitud de las afirmaciones de China.

Macron dijo en una entrevista publicada en el Financial Times que las cifras de China no podían ser comparadas con las de los países libres.

«Claramente hay cosas que han sucedido que no conocemos»

«Dadas estas diferencias, las elecciones realizadas y lo que China es hoy en día, que respeto, no seamos tan ingenuos como para decir que ha sido mucho mejor en el manejo de esto», dijo.

«No lo sabemos. Claramente hay cosas que han sucedido que no conocemos».

Las cifras oficiales de China pintan un cuadro de éxito asombroso en la desaceleración del brote, pero ha habido un escepticismo generalizado sobre su exactitud.

Macron dijo que no podía haber comparación entre los países donde se suprimía la verdad y las naciones donde la información fluía libremente y los ciudadanos podían criticar a sus gobiernos.

China solo informó ayer de 12 nuevos casos del virus, 11 de los cuales fueron importados del extranjero, sin que se produjeran nuevas muertes. En contraste, el Reino Unido anunció hoy 4.913 nuevos casos del coronavirus, con 813 muertes.

El Gobierno ha creado un Grupo de Investigación sobre China para «promover el debate y las nuevas ideas» sobre la relación de Gran Bretaña con China, que contará con ocho miembros parlamentarios permanentes y otros partidarios conservadores.

Algunos parlamentarios conservadores temen que las cifras inexactas puedan obstaculizar la respuesta del Reino Unido al coronavirus.

El presidente conservador del comité selecto de asuntos exteriores y fundador del grupo de investigación, Tom Tugendhat, dijo: «Estos datos se utilizan para juzgar la eficacia de nuestra propia respuesta, ya sea buena o mala».

«Es importante que estemos comparando cosas similares, de lo contrario nuestras propias respuestas podrían ser distorsionadas, lo que llevaría a más muertes en el Reino Unido», dijo. «Claramente, el número 10 cree lo mismo que el resto del mundo, que los datos de China son poco fiables y posiblemente falsos».

Ghebreyesus (en la foto en 2015, cuando era Ministro de Asuntos Exteriores de Etiopía), elegido para dirigir la Organización Mundial de la Salud en 2017, enfrenta fuertes críticas 

Se dice que el grupo de investigación sigue el modelo del Grupo Europeo de Investigación, el grupo pro-Brexit que examinó el acuerdo de Thersea May con Brexit que nunca fue, y adoptará un enfoque similar a la relación del país con China.

«No tiene sentido recuperar el control de Bruselas y dárselo a Pekín’, dijo Tugendhat.

Ayer, China rechazó las peticiones de una investigación internacional independiente sobre los orígenes del coronavirus, y los expertos argumentaron que la información sobre cómo se inició y se propagó podría ayudar a otros países en su lucha contra la enfermedad.

Chen Wen, uno de los principales diplomáticos de China dijo a la BBC que las demandas estaban motivadas políticamente y eran un intento de distraer a China de su propia lucha contra la pandemia.

El Dr. Tedros, elegido para dirigir la Organización Mundial de la Salud en 2017, se enfrenta a duras críticas, especialmente por los elogios que ha recibido el Partido Comunista de China por su respuesta, aclamando el «compromiso de transparencia» del régimen y diciendo que la rapidez con la que detectó el virus estaba «más allá de las palabras».

Esto ha llevado a acusaciones, la mayoría hechas recientemente por Donald Trump, de que la OMS está «centrada en China», una posición que el Presidente de los EE.UU. ha prometido «examinar».

Trump ha amenazado con suspender la financiación de los EE.UU. a la OMS hasta que se haya llevado a cabo una investigación, al tiempo que sugiere que ocultaron información sobre el virus.

El Dr. Tedros rápidamente se vio envuelto en una controversia ante la OMS al tratar de nombrar al dictador africano Robert Mugabe (fotografiado en una conferencia juntos en 2017, el año del nombramiento), pero finalmente se inclinó ante la presión y lo dejó caer.

No es la primera vez que el Dr. Tedros ha sido acusado de acercarse a China. Poco después de su victoria electoral en 2017, se alegó que diplomáticos chinos habían estado muy involucrados en el cabildeo por él.

Los registros de las Naciones Unidas también muestran que las contribuciones chinas tanto al presupuesto de ayuda de Etiopía como a la OMS han aumentado sustancialmente durante las épocas en que él estuvo en los más altos puestos de liderazgo.

Poco después de su elección a la OMS, un informe del diario The Times decía: «Los diplomáticos chinos han hecho una dura campaña a favor del etíope, utilizando la influencia financiera de Beijing y el opaco presupuesto de ayuda para conseguir apoyo para él entre los países en desarrollo».

El Dr. Tedros, que está casado y tiene cinco hijos, nació en 1965 en Asmara, que en ese momento formaba parte de Etiopía pero que ahora está en Eritrea.

De niño vio a su hermano menor morir a causa de una infección, que según él era el sarampión, lo que más tarde dijo que estimuló su determinación de trabajar en la salud y la política sanitaria.

Se graduó de la universidad en Etiopía en 1986 con una licenciatura en biología y fue a trabajar como funcionario de salud en el régimen del dictador marxista Mengistu Haile Mariam, mientras el país estaba gobernado por la junta militar del Derg.

Según la BBC, el Dr. Tedros se unió entonces al TPLF, de extrema izquierda, que comenzó como un partido comunista y desempeñó un papel importante en el derrocamiento de Mariam en 1991. Más tarde pasó a formar parte del EPRDF, una coalición de partidos de izquierda que gobernó Etiopía hasta el año pasado.

Tras su elección a la OMS, el Dr. Tedros se comprometió a reformar la organización haciendo hincapié en la atención sanitaria universal en su centro y aumentando la financiación.

Otros registros de financiación de las Naciones Unidas muestran que, durante su mandato, las contribuciones asignadas a la OMS por China también han aumentado considerablemente, de unos 23 millones de dólares en 2016 a 38 millones de dólares en 2019.

China también se ha comprometido a aportar otros 57 millones de dólares en 2020, aunque todavía no ha pagado el resto.

Mientras tanto, la financiación de otras grandes economías mundiales -incluidos los Estados Unidos, Rusia, el Japón y Alemania- se ha mantenido en gran medida estable o incluso ha disminuido durante el mismo período.

El Dr. Tedros visitó Beijing en enero y habló con el Presidente Xi sobre la respuesta del país, volviendo a pronunciar un discurso en el que elogió la transparencia del régimen, la rapidez de su respuesta y le atribuyó el mérito de haber salvado vidas tanto en su país como en el extranjero.

Esto a pesar del hecho de que los médicos de Taiwán -que no están representados en la OMS ya que China afirma que es parte de su país- afirmaron que ya en diciembre de 2019 habían expresado su preocupación por la respuesta.

Los médicos dijeron al Financial Times que tenían pruebas anecdóticas de la transmisión del virus de persona a persona, algo que China negaba en ese momento y que era un factor clave para convertir la enfermedad en una pandemia mundial.

Afirman que esto se comunicó a la OMS el 31 de diciembre, pero no se compartió con otros países. La propia China no informó de la transmisión de persona a persona hasta casi un mes más tarde, el 20 de enero, momento en el que la enfermedad comenzó a propagarse por todo el país y por todo el mundo.

Una petición pidiendo la dimisión del Dr. Tedros, que comenzó en Taiwán, ha superado ya las 1,5 millones de firmas.

El experto de renombre mundial, el profesor Petr Chumakov (en la foto), afirmó que su objetivo era estudiar la patogenicidad del virus y no ‘con intención maliciosa’ para crear deliberadamente un asesino artificial

Se produce después de que un destacado microbiólogo ruso afirmara que el coronavirus era el resultado de que los científicos de Wuhan hicieran «cosas absolutamente locas» en su laboratorio.

El mundialmente reconocido experto Profesor Petr Chumakov afirmó que su objetivo era estudiar la patogenicidad del virus y no «con intención maliciosa» crear deliberadamente un asesino hecho por el hombre.

El Profesor Chumakov, investigador principal del Instituto Engelhardt de Biología Molecular de Moscú, dijo: «En China, los científicos del Laboratorio de Wuhan han participado activamente en el desarrollo de diversas variantes de coronavirus durante más de diez años».

«Además, lo hicieron, supuestamente no con el objetivo de crear variantes patógenas, sino para estudiar su patogenicidad».

«Hicieron cosas absolutamente locas, en mi opinión».

«Por ejemplo, inserciones en el genoma, que le dieron al virus la capacidad de infectar células humanas. Ahora todo esto ha sido analizado».

El cuadro de la posible creación del actual coronavirus está emergiendo lentamente.

Le dijo al periódico Moskovsky Komsomolets: «Hay varios insiertos, es decir, sustituciones de la secuencia natural del genoma, que le dieron propiedades especiales».

«Es interesante que los chinos y los estadounidenses que trabajaron con ellos publicaron todos sus trabajos en la prensa (científica) abierta. Incluso me pregunto por qué estos antecedentes llegan a la gente muy lentamente».

«Creo que se iniciará una investigación, como resultado de la cual se desarrollarán nuevas reglas que regulen el trabajo con los genomas de estos peligrosos virus. Es demasiado pronto para culpar a alguien».

Dijo que los científicos chinos crearon ‘variantes del virus… sin intención maliciosa’ posiblemente con el objetivo de una vacuna contra el VIH.

El profesor Chumakov también está conectado con el Centro Federal de Investigación de Rusia para la Investigación y Desarrollo de Preparados Inmunobiológicos.

El portavoz de Vladimir Putin advirtió esta semana contra las acusaciones de que el coronavirus fue creado por el hombre.

«En la situación en la que no hay suficiente información que haya sido apoyada y comprobada por la ciencia… creemos que es inaceptable, imposible, acusar sin fundamento a nadie’, dijo Dmitry Peskov.

Anteriormente se le preguntó a Veronika Skvortsova, directora de la Agencia Federal Médico-Biológica de Rusia (FMBA) y ex ministra de salud de Putin, si el virus pandémico podría ser creado por el hombre.

«Esta pregunta no es tan fácil. Requiere un estudio muy completo», dijo en el Canal Uno de Rusia. «Ninguna de las versiones puede ser descartada».

«Podemos ver que un número bastante grande de fragmentos distingue a este virus de su pariente muy cercano, el SARS», declaró.

«Son aproximadamente un 94% similares, el resto es diferente…».

«Creo que debemos llevar a cabo una investigación muy seria», concluyó.

Le recomendamos: ¿Qué tienen en común los países más afectados por el coronavirus?

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas