Traducido de NairobiminiBloggers por tierrapura.org

Hace unos años, los líderes africanos desarrollaron una repentina e inexplicable locura por los ‘préstamos asesinos’ chinos con términos y condiciones que superan la lógica.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Firman acuerdos de préstamos chinos que saben muy bien que no pueden devolver dentro del plazo acordado, pero en su mayoría proceden con los préstamos sólo por los sobornos que conllevan y los beneficios que algunos políticos individuales obtienen de tales contratos en detrimento del desarrollo de sus respectivas naciones. En la mayoría de los casos, los préstamos incumplidos conducen a la confiscación de las principales instalaciones para compensar el monto involucrado.

A raíz de una serie de críticas constructivas por parte de organizaciones de renombre, y de la protesta general de ciudadanos africanos preocupados por las nefastas consecuencias de esos préstamos ‘mortíferos’ en el continente, algunos de los dirigentes parecen estar adoptando ciertas acciones encomiables para salvar su reputación.

Antes de la iluminación y la indignación de la ciudadanía africana, lo menos que se oía era que los líderes o gobiernos africanos se enfrentaban a China para aflojar sus condiciones o enfrentar la suspensión de contratos, pero en los últimos tiempos, se están armando de valor para hacer lo necesario.

El Jefe de Estado de Tanzanía, John Magufuli, canceló el acuerdo de préstamo chino de diez mil millones de dólares estadounidenses (US$ 10 mil millones) firmado por su predecesor, Jakaya Kikwete, con inversores chinos para construir un puerto en el arroyo Mbegani en Bagamoyo, justo al norte de Da es Salaam.

Los inversores chinos acordaron inicialmente con la antigua administración de Tanzanía construir dicho puerto con la condición de que se les concediera una garantía de 30 años, 99 años de arrendamiento ininterrumpido, con la escandalosa exigencia adjunta de que el gobierno de Tanzanía no tuviera ningún poder para expresar inquietudes a quien invirtiera en el puerto durante el período indicado.

Esto suena muy ridículo, pero en realidad fue firmado por cierto gobierno, lo que plantea la cuestión de si nuestros principales negociadores leyeron y entendieron los acuerdos antes de adjuntar sus firmas. En palabras de Magufuli, los términos y condiciones anteriores sólo podían ser aceptados por los locos. En efecto, inició una renegociación con los inversores para reducir el período de arrendamiento a 33 años en lugar de los 99 años iniciales negociados.

El gobierno también declaró claramente que no habrá exención de impuestos o de servicios públicos para los inversores, como ha sido el caso principalmente en las parasitarias relaciones comerciales entre China y África. Además, los inversionistas necesitarán la aprobación del gobierno para operar cualquier nuevo negocio en el puerto. El gobierno emitió un plazo que los inversionistas no cumplieron, lo que resultó en la suspensión del acuerdo.

Aparte de Tanzania, se puede recordar que, la administración principal de Julius Maada Bio en Sierra Leona igualmente suspendió un acuerdo de construcción de un aeropuerto de 400 millones de dólares en 2018. Se le citó diciendo que: «no es económico proceder a la construcción del nuevo aeropuerto cuando el existente está muy infrautilizado».

Además, ha habido varias otras resistencias a los contratos respaldados por China en África. La cancelación de un contrato de una planta de carbón de 2.000 millones de dólares estadounidenses (USD2 mil millones) en Kenya, entre otros, son ejemplos típicos de la creciente concienciación.

¿Implica esto que no hay países en África que sigan aceptando estos préstamos asesinos de China? ¡No! algunos países siguen firmando esos acuerdos, en su mayoría a ciegas y las consecuencias se verán pronto.

El reconocimiento de las medidas audaces que se han tomado, es principalmente para alentar a los dirigentes africanos a que se alejen de la mentalidad de préstamos chinos asesinos, que es una trampa neocolonial inminente, y se centren más en las ideas transformadoras para hacer un buen uso de sus propios recursos. Aunque consideren la posibilidad de firmarlos, deben hacerlo en condiciones razonables y mutuamente beneficiosas.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas