Artículo basado en: Panel de Libertades Religiosas de EE. UU. Insta a imponer sanciones a China por violaciones en Xinjiang

Este martes 28 de abril, una comisión bipartidista estadounidense pidió que se sancione a las entidades consideradas responsables de la persecución de los musulmanes en la Región Autónoma Uigur del Xinjiang (XUAR) de China y que se incluya al país en una “lista negra del Departamento de Estado” de los peores abusadores de las libertades religiosas del mundo.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La administración del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, debería «imponer sanciones específicas a los organismos y funcionarios del gobierno chino responsables de graves violaciones de la libertad religiosa, en particular al Secretario del Partido Comunista de Xinjiang, Chen Quanguo, y al ex Jefe de la Comisión de Asuntos Políticos y Jurídicos, Zhu Hailun», dijo la Comisión de los Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) en un informe anual.

Específicamente, el informe pedía la congelación de los activos de los funcionarios y la prohibición de su entrada en los Estados Unidos «bajo las autoridades financieras y de visados relacionadas con los derechos humanos, citando violaciones específicas de la libertad religiosa».

Además, la USCIRF recomendó que Washington volviera a designar a China como País de Interés Particular (PIC) «por participar en violaciones sistemáticas, continuas y atroces de la libertad religiosa».

Estado de vigilancia tecnológica

La USCIRF dijo que China había creado un «estado de vigilancia de alta tecnología» utilizando el reconocimiento facial y la inteligencia artificial para vigilar a las minorías religiosas.

El 1º de abril entró en vigor una nueva reglamentación que exige que los lugares religiosos tengan representantes legales y contadores profesionales, y señaló que algunos lugares más pequeños, especialmente en las zonas rurales, consideraban que estos requisitos eran imposibles de cumplir.

La USCIRF dijo que el comportamiento considerado como signos de «extremismo religioso», como llevar barba larga y negarse a beber alcohol, conducen regularmente a la detención en los campos de la XUAR, donde los antiguos detenidos han informado de que han sido sometidos a hacer trabajos forzados, tortura, violación, esterilización y otros abusos. 

La persecución a Falun Dafa y tibetanos

El informe del martes también señaló que las autoridades chinas, en 2019, irrumpieron en las casas y arrestaron a miles de practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual de la Escuela Buda también conocida como Falun Dafa, por practicar los ejercicios de meditación y por distribuir material informativo sobre su creencia basada en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Desde el año 1999 esta disciplina espiritual es brutalmente perseguida por el régimen comunista chino. Reportes de organismos internacionales, investigaciones independientes y resoluciones de parlamentos de todo el mundo han documentado que estos creyentes son sometidos a campos de trabajo forzado, centros de tortura, lavado de cerebro e inclusive sustracción forzada de órganos -cuando las personas aún están con vida-.  

Asimismo la comisión bipartidista señaló que en 2019, el régimen chino también «siguió aplicando una estrategia de asimilación forzosa y supresión del budismo tibetano», en particular mediante leyes destinadas a controlar la próxima reencarnación del líder espiritual tibetano exiliado, el Dalai Lama, y las de otros eminentes lamas tibetanos.

En guerra con la fe

El régimen comunista chino es en esencia ateo y se opone a todas las creencias espirituales. Sin embargo la cultura tradicional china siempre ha venerado al Cielo y cree en que debe haber una armonía entre el Cielo y la Tierra. Esto para un régimen ateo y totalitario es una amenaza, porque ellos inculcan desde la infancia a las personas a venerar al Partido Comunista chino (PCCh) como su único Dios, como su padre y su madre y hasta les hacen jurar con sangre su lealtad al partido. Fomentan la lucha del hombre contra el hombre, el hombre contra la Tierra y contra la naturaleza. 

Este es el motivo por el que las personas de fe son tan perseguidas en China. El PCCh tiene miedo que cada vez más personas se despierten y ya no puedan ser adoctrinadas y controladas.

El embajador de EE.UU. para la Libertad Religiosa Internacional, Sam Brownback, pidió el fin de «estas sistemáticas violaciones de la libertad religiosa en Xinjiang, en el Tíbet, a la iglesia casera, a los miembros de Falun Gong, que están teniendo lugar en toda China».

«Ha llegado el momento de que los gobiernos multilaterales y las políticas mundiales tomen medidas serias para poner fin a las ‘sistemáticas, continuas y atroces’ violaciones de la libertad religiosa y los derechos humanos en China», expresó en un informe la ONG Freedom House.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas