Traducido de Washington Examiner por tierrapura.org

Por Tom Rogan

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Bajo la tutela del Presidente Xi Jinping, China adoptó al enojo irracional como la piedra angular de su estrategia de relaciones públicas sobre el coronavirus.

Me recuerda a la frase de Shakespeare: «Su esencia de cristal, al igual que la de un simio enfadado, realiza trucos tan fantásticos ante el alto cielo que hacen llorar a los ángeles; quienes, con nuestros bazos, se morirían de risa».

Cada vez más enfurecido de que el mundo lo culpa con razón de la pandemia, el régimen de Beijing está atacando. El partido comunista en el poder simplemente no puede entender por qué la comunidad internacional no se limita a agradecer a China por sus exportaciones de equipos de protección personal de mala calidad, a absolver a Beijing de su evidente culpabilidad en la crisis, y a perdonar la epidemia de engaños de Xi.

Lea también: Científico encontró cómo debilitar al virus PCCh: La luz del sol, humedad y temperatura alta

De ahí, la boca rabiosa autodestructiva que estamos viendo esta semana.

Por un lado, está la amenaza de China de cortar todas las relaciones comerciales con Australia si el gobierno de Canberra sigue presionando para una investigación internacional sobre los orígenes del coronavirus. Australia ha respondido enérgicamente, prometiendo que no cederá a la extorsión.

Está la indignación de China por la restricción de India contra las exportaciones chinas de EPP defectuosos. La embajada china en Nueva Delhi declaró que esta restricción «es injusta e irresponsable» y refleja un «prejuicio anticipado». Nueva Delhi también ha restringido las inversiones chinas.

Lea también: “El verdadero costo de hacer negocios con Beijing”: El lapidario editorial de The Washington Post sobre el régimen chino y su advertencia a los países pobres

Luego, está el ridículo mensaje de video de China a Filipinas, prometiendo amistad a través del Mar de la China Meridional. Eso ha provocado la risa de los filipinos por su ironía. Después de todo, China está robando la soberanía de las aguas filipinas en ese mismo mar.

Tenga en cuenta también la amenaza encubierta de China el martes, de reducir la inversión en Europa si la Unión Europea se desacoplara de China. Estas amenazas son particularmente inoportunas porque coinciden con la creciente ira de la UE por las campañas de desinformación y los suministros defectuosos de China. La arrogancia de Beijing sólo refuerza la influencia de los líderes de la UE que están presionando a otros para resistir la presión china.

Por otra parte, está la torpeza de China en la reacción africana ante su racismo. Ante el maltrato vergonzoso y completamente discriminatorio de China a los trabajadores migrantes negros, los africanos recurrieron a los medios de comunicación social para expresar su ira. Pero la humildad y la responsabilidad no son palabras del diccionario del Partido Comunista Chino. En lugar de disculparse, China públicamente desprestigió a los líderes africanos. Altamente dependientes del comercio chino, estos líderes generalmente se han mantenido en línea con ellos. Las poblaciones africanas, sin embargo, nunca han estado más enojadas con China. Se han plantado las semillas para una futura ruptura de relaciones.

Lea también: Los crímenes del régimen comunista chino y la salvación de la humanidad

¿El problema más importante de Beijing? El mundo de repente se ha dado cuenta de que EE.UU. es bastante bueno, después de todo.

¿Cómo es que Beijing se equivoca tanto en sus relaciones públicas? Es porque el Partido Comunista se ha vuelto demasiado arrogante. Así como su partido asumió que sus aliados ganarían las elecciones en Hong Kong, Xi asumió que su camino hacia un nuevo orden internacional liderado por China estaba asegurado. Él realmente creía que el mundo se pondría en línea detrás de sus mentiras sobre el coronavirus y su mantra de que todos estamos juntos en esto.

Como sucede lo contrario, los muros se están cerrando en Beijing. Por lo tanto, ha redoblado sus esfuerzos en lo que mejor conoce: la intimidación. Excepto que esta vez, el mundo ya ha tenido suficiente. Mientras enfrentan a un inmenso sufrimiento económico y sanitario, las naciones están despertando a la verdadera naturaleza del sueño chino de Xi. Y lenta pero seguramente, se están dando cuenta de que es una pesadilla.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas