Son cada vez más las investigaciones independientes y por parte de los gobiernos que apuntan a que el coronavirus de Wuhan (también conocido como virus PCCh) se originó en un laboratorio en Wuhan, China.

Las fuentes indican que los estándares de seguridad en Wuhan fueron desatendidos antes de que el virus se filtrara, entonces el régimen comunista chino comenzó su campaña de encubrimiento y desinformación.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Una de las hipótesis es que el «Paciente Cero» trabajó en el laboratorio de Wuhan y que el virus se transmitió de murciélago a humano.

Otra de las hipótesis más fuertes es que el virus no es de origen natural sino artificial, es decir que ha sido manipulado por el hombre. Cuando los investigadores examinaron el genoma del virus, encontraron similitudes con dos coronavirus encontrados en murciélagos que fueron reportados hace varios años por científicos militares chinos, no en Wuhan, sino en Zhoushan, a casi 800 kilómetros de distancia. 

Asimismo el virólogo francés Luc Montagnier, ganador del Premio Nobel por su trabajo sobre el VIH, aseguró que el virus del COVID – 19 fue creado en un laboratorio insertando en un coronavirus genes del VIH-1, el virus del sida. “Hemos llegado a la conclusión de que este virus fue creado”, dijo el científico francés durante una entrevista con el canal francés CNews.

Según Montagnier, por motivos desconocidos, unos “biólogos moleculares” insertaron secuencias de ADN del VIH en un coronavirus.

Según las fuentes, cuando los primeros esfuerzos de contención fracasaron, los periodistas y médicos que se pronunciaron en contra de la amenaza fueron silenciados o desaparecidos.

Asimismo la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue cómplice del régimen chino desde el principio y lo ayudó a “cubrir sus huellas”, mientras ambos negaban enfáticamente cualquier tipo de irregularidad.

Cronología del encubrimiento del mal manejo del virus por parte del régimen chino

17 de noviembre de 2019:

Una primera persona es infectada —un hombre de 55 años de la provincia de Hubei— según el South China Morning Post, citando documentos del gobierno.

1° de diciembre de 2019:

El primer paciente registrado, un hombre de 70 años que estaba postrado en cama por un derrame cerebral, cae enfermo. No tiene ninguna conexión con el mercado de mariscos de Wuhan. Este caso es una semana antes de la cuenta oficial, que dice que el primer paciente apareció el 8 de diciembre.

8 de diciembre de 2019: 

Un hombre vinculado al mercado de vida silvestre de Wuhan experimenta síntomas parecidos a la neumonía. Cinco días después, su esposa, que no tenía conexión directa con el mercado, también experimentó síntomas similares, lo que sugeriría una propagación de humano a humano, según The Lancet, una revista médica revisada por expertos.

27 de diciembre de 2019:

Zhang Jixian, médico del Hospital Provincial de Medicina China y Occidental Integrada de Hubei, dice a las autoridades sanitarias que la nueva enfermedad que afectaba en ese entonces a unos 180 pacientes, fue causada por un nuevo coronavirus, informó el South China Morning Post.

30 de diciembre de 2019:

La Dra. Ai Fen, directora del departamento de emergencias del Hospital Central de Wuhan, comparte un reporte de un virus contagioso, parecido al virus del SARS en el chat del grupo de su departamento en WeChat, una plataforma china de redes sociales. Más tarde es reprendida por su hospital por “difundir rumores”.

El Dr. Li Wenliang de Wuhan comparte el informe con sus antiguos compañeros de la escuela de medicina en WeChat, advirtiéndoles que tomen medidas de precaución.

Más tarde ese mismo día, el Hospital Central de Wuhan transmite un aviso de la Comisión de Salud de Wuhan que advierte a los trabajadores de la salud que no difundieran información sobre la “neumonía desconocida”, o se enfrentarían a posibles penalizaciones.

La Comisión de Salud de Wuhan emite un aviso urgente, pidiendo a los hospitales que informen sobre cualquier “paciente con neumonía de causa desconocida”.

31 de diciembre de 2019:

La Comisión de Salud de Wuhan confirma 27 casos de una enfermedad de neumonía desconocida, pero dijo que era “prevenible y controlable”. También dice que no hubo infecciones de los trabajadores de la salud, y no hay pruebas aparentes de que la enfermedad pueda propagarse entre las personas.

Las autoridades chinas notifican el brote a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Citizen Lab de la Universidad de Toronto descubre que las autoridades chinas comenzaron a censurar ciertos términos de Internet de los medios sociales, como Neumonía Desconocida de Wuhan, Variación del SARS, Mercado de Mariscos de Wuhan, y otras palabras clave que condenaban el manejo del brote por parte del gobierno.

Taiwán envió un correo electrónico al punto focal del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), informando a la OMS sobre su comprensión de esta infección contagiosa y también solicitando más información de la OMS. Esta organización solo respondió con un breve mensaje que decía que la información de Taiwán había sido enviada a colegas expertos. Esta alerta temprana 23 días antes del cierre de Wuhan, si hubiese sido tomada en consideración, hubiera salvado muchas vidas.

1° de enero de 2020:

Las autoridades cierran el Mercado de Mariscos de Huanan, que creen que puede ser una fuente del brote.

Un funcionario de la Comisión Provincial de Salud de Hubei le dice a una compañía genómica que deje de analizar las muestras de virus y que destruya todas las muestras existentes.

La policía local convoca a ocho trabajadores médicos de Wuhan que habían compartido información sobre el virus en Internet, y los reprende por “difundir rumores”.

CNN presenta una historia sobre el Dr. Li Wenliang, uno de los ocho médicos de Wuhan que advirtió sobre la propagación del virus en los medios sociales a finales de diciembre. No sólo terminó contrayendo el COVID-19 sino que la policía de Wuhan lo etiquetó como un » propagador de rumores», después de haber sido detenido por hacer declaraciones falsas.

También se vio obligado a escribir una autocrítica diciendo que sus advertencias «tuvieron un impacto negativo», según The Wall Street Journal.

2 de enero de 2020:

El laboratorio de virología de Wuhan, dirigido por el gobierno, obtiene el genoma completo del virus. Esta información no se hace pública hasta siete días después.

3 de enero de 2020:

Los principales funcionarios de salud de China en la Comisión Nacional de Salud siguen a la Comisión de Salud de Hubei y emiten una orden mordaza que ordena que las muestras de neumonía de Wuhan sean trasladadas a centros de análisis o destruidas.

La Comisión Nacional de Salud también ordena a las instituciones que no publiquen ninguna información científica relacionada con el virus, informó Caixin Global.

5 de enero de 2020:

La OMS publica una declaración que describe la notificación inicial de China del 31 de diciembre sobre una «neumonía de etiología desconocida».

La agencia escribió: «Basándose en la información preliminar del equipo de investigación chino, no se ha informado de ninguna prueba de transmisión significativa de persona a persona ni de infecciones de los trabajadores de la salud».

6 de enero de 2020:

El Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC) ofrece a Beijing su experiencia técnica para ayudar con el virus. Beijing ignora la oferta por más de un mes, junto con ofertas adicionales de asistencia del Secretario de Salud y Servicios Humanos Alex Azar y otros altos funcionarios de EE.UU., según The New York Times.

14 de enero de 2020:

El jefe de la unidad de enfermedades emergentes de la OMS informa que «es posible que haya una transmisión limitada de persona a persona, potencialmente entre familias, pero está muy claro ahora mismo que no tenemos una transmisión sostenida de persona a persona», informó Reuters.

La OMS también envió un tweet afirmando que las autoridades chinas habían realizado una investigación preliminar en la que no se encontraron pruebas de transmisión del coronavirus de persona a persona.

El tweet del 14 de enero llegó menos de dos meses antes de que la OMS declarara la pandemia de COVID-19.

18 de enero de 2020:

Las autoridades locales de la comunidad Baibuting de Wuhan celebran un gran banquete anual para 40.000 familias.

20 de enero de 2020:

El famoso doctor chino Zhong Nanshan, que forma parte del equipo de respuesta de China, confirma que la enfermedad puede ser transmitida de persona a persona. Señala que un paciente ha infectado a 14 trabajadores de la salud.

A finales de mes, más de 3000 trabajadores de la salud resultaron infectados en la provincia de Hubei, según reveló un funcionario chino el 6 de marzo.

Corea del Sur reporta su primer caso, una mujer china de 35 años que viajó desde Wuhan.

El líder chino Xi Jinping hace sus primeros comentarios públicos sobre la enfermedad, pidiendo a las autoridades que tomen medidas rápidas para combatir el brote, en un discurso reportado por los medios de comunicación del régimen chino.

21 de enero de 2020:

Una delegación de la OMS concluye una visita de dos días a Wuhan y señala que «los datos recogidos mediante una detallada investigación epidemiológica y mediante el despliegue del nuevo kit de pruebas a nivel nacional sugieren que la transmisión de humano a humano está teniendo lugar en Wuhan».

23 de enero de 2020:

Las autoridades chinas cierran Wuhan, después de haber dejado salir de la ciudad a unas cinco millones de personas sin ningún tipo de examen médico en las semanas anteriores, informó The Wall Street Journal.

24 de enero de 2020:

Otras trece ciudades de la provincia de Hubei (cuya capital es Wuhan) son cerradas.

Las autoridades de Hubei anuncian un plan para construir un hospital temporal en días.

Comienzan las festividades del Año Nuevo Lunar chino. Antes de eso, cientos de millones de chinos viajan por todo el país para celebrar la ocasión en familia.

27 de enero de 2020:

El alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, reconoció la demora en la comunicación sobre el estado del coronavirus y explicó que no estaba autorizado a revelar la información antes. «El gobierno central fue parcialmente responsable de la falta de transparencia que ha estropeado la respuesta a esta crisis de salud en rápida expansión», dijo.

28 de enero:

El secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Alex Azar, dice que Beijing rechazó la oferta de enviar un equipo de expertos en salud a China. El 7 de febrero, dice que Estados Unidos estuvo ofreciéndose por más de un mes.

30 de enero de 2020:

La OMS declara el brote como una emergencia sanitaria mundial. A partir de esta fecha, países de todo el mundo comienzan a imponer cierres de fronteras y restricciones de viaje.

6 de febrero de 2020:

Según el South China Morning Post, el organismo de control de Internet de China ha reforzado el control sobre las plataformas de medios sociales, siguiendo la directiva del presidente Xi Jinping. El periodista ciudadano y ex abogado de derechos, Chen Qiushi, desaparece en Wuhan después de publicar videos a través de su teléfono celular de hospitales abarrotados y familias angustiadas, según The New York Times.

19 de febrero de 2020:

La relación de Beijing con los medios de comunicación americanos empeora cuando tres reporteros del Wall Street Journal vieron revocadas sus credenciales de prensa. Los reporteros cubrieron el brote en Wuhan, según el Journal.

26 de febrero de 2020:

Li Zehua, un periodista ciudadano que había trabajado en CCTV es detenido, según The Guardian. Él graba ese momento.

11 de marzo de 2020:

Investigadores de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido, dicen que si Beijing hubiera respondido pronto al brote, habría habido muchos menos casos. Dijeron que si Beijing hubiera actuado tres semanas antes, el 95 por ciento de sus casos podrían haberse evitado.

27 de marzo de 2020:

Bloomberg informa que se encontraron miles de urnas en las funerarias de Wuhan, lo que hizo dudar aún más de que Beijing estuviera proporcionando datos precisos sobre su número de muertos. Radio Free Asia informó que 40.000 personas podrían haber muerto allí, en comparación con los 3.200 de todo el país que fueron reportados en aquel entonces.

Cuando se tomaron las primeras medidas de contención el 23 de enero, ya era demasiado tarde, porque el virus PCCh ya se había extendido por todo el país y en el extranjero. Ahora el mundo está pagando por la negligencia del régimen chino, mientras ellos quieren seguir lucrando con sus insumos y medicamentos.

Artículo traducido y adaptado por Tierra Pura a partir de Fox News.

Le puede interesar:

Últimas