En tiempo récord, investigadores y científicos del Instituto Leloir y del Conicet desarrollaron tests serológicos para detectar la presencia de anticuerpos contra el coronavirus y determinar el estado de los profesionales de la salud, a raíz de su exposición constante al virus. En los próximos días se pondrán 10 mil ejemplares a disposición de la provincia de Buenos Aires, mientras que prevén la elaboración de medio millón más de unidades para dentro de un mes.

El desarrollo de “COVIDAR IgG”, el test que a partir del análisis de muestras de sangre o de suero permite determinar si una persona tiene anticuerpos contra el COVID-19, determina los resultados en un par de horas y, entre otros fines, puede servir para evaluar la evolución de la pandemia en la población, según informaron desde el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Lea también: Primera denuncia penal por Genocidio Virósico: Argentina y una oportunidad histórica para sentar en el banquillo de los acusados al régimen chino por el coronavirus

El ministro Roberto Salvarezza calificó la novedad como “una muestra de soberanía sanitaria y un ejemplo de la capacidad que tienen los científicos de nuestro país” tras lograr este importante paso en la lucha contra la pandemia en tan solo 45 días. Además, resaltó que “reducirá mucho los costos” en comparación con los que se venían importando desde China o los que se pueden traer desde Estados Unidos o Europa.

Los creadores de «COVIDAR IgG»: Andrea Gamarnik, Marcelo Yanovsky, Julio Caramelo, Guadalupe Costa Navarro, Horacio Diego Ojeda, Martín Pallarés y María Mora González López Ledesma, del Instituto Leloir y del CONICET, Diego Álvarez, de la Universidad Nacional de San Martín y del CONICET y Jorge Carradori, Director Técnico del Laboratorio Lemos S.R.L. (Foto: Argentina.gob.ar)

El test “COVIDAR IgG”, que se pondrá a disposición del Ministerio de Salud de la Nación, detecta en sangre y suero anticuerpos que el sistema inmune produce específicamente para el coronavirus. Si el resultado es positivo significa que la persona testeada estuvo cursando la infección o que lo está haciendo. El mismo se realiza en placas que permiten testear 96 sueros a la vez mediante la técnica que se conoce con el nombre de ELISA, la misma que se utiliza, por ejemplo, para la detección de la infección por VIH y hepatitis B, comunicaron desde la cartera de Ciencia.

Andrea Gamarik, investigadora del Conicet y una de las referentes del proyecto, aseguró que hasta el momento se realizaron cerca de 5.000 pruebas “en distintos centros de salud, con excelentes resultados”. En ese sentido garantizó que “las condiciones están dadas para ofrecer de inmediato una producción de 10 mil determinaciones por semana, que podría escalarse a medio millón en el término de un mes”.

Andrea Gamarnik, investigadora del CONICET

“Esta prueba sirve para monitorear pacientes y para detectar en sueros de pacientes recuperados si tienen altos niveles de anticuerpos”, explicó Gamarik. En efecto, se aplicaron muestras de suero de pacientes infectados y con sospecha de COVID-19 provenientes de siete hospitales y centros de salud de la Ciudad de Buenos Aires.

Lea también: Más de un millón de personas han sobrevivido al virus PCCh

En tanto, la científica comparó con los tests rápidos que comenzaron a utilizarse semanas atrás para detectar anticuerpos en estaciones terminales de trenes: “Estos son mucho más robustos, más sensibles”.

Los 10 mil determinantes -ya aprobados por la Administración Nacional de Alimentos y Tecnología (ANMAT)- “serán entregados en los próximos días a la provincia de Buenos Aires para que los apliquen en los lugares que crean necesario”, adelantó Salvarezza.

Julio Caramelo, jefe de laboratorio e investigador del Conicet, detalló que «los anticuerpos pueden detectarse en suero o plasma de personas con sospecha de COVID-19 generalmente a partir de los siete días del comienzo de síntomas, aunque pueden aparecer antes o después. Y luego persisten por períodos prolongados, incluso cuando la persona ya se ha curado”. Por este motivo, los tests serológicos “son de gran utilidad para evaluar la extensión de la pandemia en la población, dado que permiten detectar casos asintomáticos que han pasado desapercibidos”, explicó.

Lea también: De Chérnobil a Wuhan: el ocaso de los totalitarismos

En paralelo, los investigadores argentinos están desarrollando una base de datos centralizada para el análisis de resultados serológicos de todo el país. La misma tendrá entradas desde los centros de salud que alimentarán a una única central, la cual estará a disposición de las autoridades nacionales.

“En nuestro laboratorio nunca desarrollamos ensayos serológicos ni trabajamos en coronavirus ni en virus respiratorios. Sin embargo, tenemos una formación que nos permite abordar problemas de virología y resolverlos. Tenemos criterio y experiencia, algo que no se compra de un día para otro, lleva muchos años de formación», resaltó Gamarik sobre la inversión que amerita la ciencia en la Argentina.

Fuente: Infobae

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas