Redacción Tierra Pura

El 9 de mayo, los fiscales generales de 18 estados firmaron una carta pidiendo a los líderes bipartidistas de la Cámara baja y el Senado que abran audiencias especiales por el caso de la responsabilidad de China en la propagación del coronavirus (también llamado Virus PCCh) y además llegar al fondo de la verdad sobre el grave encubrimiento del régimen chino que ha causado estragos en EE. UU.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

«No podemos confiar únicamente en los medios para hacer la investigación. Tenemos que tener supervisión del Congreso. Tenemos que profundizar en una investigación usando los alcances del gobierno federal”, dice una parte del texto de la misiva.

«Las audiencias del Congreso son críticas para la comprensión de nuestra nación de los orígenes de COVID-19 y los esfuerzos del gobierno comunista chino para engañar a la comunidad internacional», agrega la carta.

La carta critica duramente al régimen chino por su encubrimiento en las primeras etapas del brote, mientras ocultaba la gravedad del virus PCCh (llamado así en referencia a la responsabilidad del Partido Comunista chino en el brote y en la propagación de la pandemia).

«Informes recientes sugieren que el gobierno comunista chino ocultó voluntaria y conscientemente información sobre la gravedad del virus al mismo tiempo que almacenaba equipos de protección personal», señala la carta.

Los estados firmantes son Carolina del Sur, Alabama, Florida, Alaska, Georgia, Arkansas, Indiana, Kansas, Nebraska, Kentucky, Oklahoma, Louisiana, Tennessee, Mississippi, Texas, Missouri, West Virginia y Montana.

Capas de engaño

La carta habla de “capas de engaño” refiriéndose a diferentes estratos de engaños que fueron sumándose uno tras otro a medida que avanzaba el tiempo y que las mentiras se iban saliendo a la luz, una manera de decir “mentiras sobre mentiras”.

Estos engaños comenzaron primero el año pasado con la censura de los funcionarios públicos de la salud que fueron silenciados o desaparecidos y luego continuó con las quejas de Taiwán, que fueron ignoradas por el régimen chino y también por la OMS. Además la carta agrega que el encubrimiento luego continuó con la expulsión de los medios de comunicación y una propaganda china masiva más sobornos dirigidos hacia el mundo occidental.

La carta, que no tiene un fin partidista aclara: “Somos estadounidenses y queremos saber qué hizo China que llevó a esta pandemia».

El origen real del virus continúa bajo investigación. Varios funcionarios y organizaciones están investigando si el virus saltó a los humanos en un mercado húmedo o escapó de un laboratorio cercano donde se estaba estudiando, hipótesis que cada vez está cobrando más fuerza por los muchos indicios que se han encontrado hasta ahora.

Lo que no cabe duda es que el régimen chino ocultó información deliberadamente, en complicidad con la OMS, y que si hubiera procedido de otra manera seguramente el mundo hoy no estaría pagando las consecuencias en la salud, en la economía y en la vida en general de las personas.

Debido al virus, al día de hoy se registran más de 4 millones de infectados y más de 282.800 muertes alrededor del mundo.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas