El ambicioso plan de la nueva ruta de la seda fue anunciado al mundo por Xi Jinping en septiembre de 2013 en la reunión de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Indonesia. En 2015, empresas chinas y oficiales del PCCh lanzaron diligentemente por todo mundo, fuertes lobbies y  acercamientos “diplomáticos”. Este es, el método usual que utiliza del PCCh para “convencer” a los funcionarios locales, ofreciéndoles promesas y regalos de riqueza a aquellos que pueden llevar a su país a firmar el acuerdo con el PCCh. 

Con la participación de Alemania y Francia, los dos “pesos pesados” de la Unión Europea, el PCCh pudo establecer exitosamente una nueva Ruta de la Seda con los mismos países de la vez anterior. 

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En la primera etapa, aunque la definición del B&R era imprecisa, la iniciativa se volvió en una tentación monetaria. El signo $$$$ colmó los ojos y las cabezas de los chinos y de los otros países socios. 

Así comenzaron a fluir por el mundo torrentes de empresas chinas, tanto estatales como privadas, buscando la manera de invertir cientos de miles de millones de dólares en acuerdos de desarrollo, adquiriendo empresas extranjeras por precios frecuentemente inflados. Los precios incluían sobornos y coimas para los dos lados; una tradición común de funcionarios y empresarios del PCCh.  

Por la manipulación usual del PCCh, algunas inversiones de B&R eran procesos de licitación opacos. Además en los contratos estaba estipulado el uso absoluto de empresas chinas y también de trabajadores chinos. Como resultado de la corrupción de los diferentes países, empresas chinas estatales o privadas pudieron ganar siempre las licitaciones. Y si no, los mismos gobiernos locales se confabulaban con chinos para darles la ventaja. 

Eso sucedió con la adquisición de Sierra Grande, una mina de hierro en el sur de Argentina, que tiene un gran depósito de cobalto. El PCCh pudo adquirir esta mina por la ridícula suma de 5 millones de dólares estadounidenses  y ahora es un territorio del PCCh, encerrado en rejas con la bandera roja, manejado por militares chinos y operado por prisioneros chinos transportados a Argentina. Esto es solo un ejemplo pequeño del plan hegemónico del PCCh en Sudamérica sin la necesidad de convencer a los países con algo complicado como un B&R. 

Cómo fue la Ruta de la Seda en la antigua China

La antigua Ruta de la Seda surgió durante la dinastía Han (206 a.C -206 d.C) cuando esta se expandió comercialmente hacia el oeste, conectando mercados orientales y occidentales, forjando negocios comerciales. La cotizada y preciosa seda china, especias, jade y otros tesoros fueron transportados al oeste, mientras los comerciantes llevaban oro, marfiles, distintos metales preciosos, productos de vidrio, etc. 

Fue un comercio internacional floreciente, como un tipo de globalización de aquella época, un intercambio vigoroso no solo de mercaderías sino también aspectos religiosos y culturales. Incluso el budismo entró a China a través de la Ruta de la Seda. En la dinastía Tang (618-907) esta ruta se extendió por más de 6000 kilómetros hacia Europa. Pero también viajó la peste negra. (Lea nuestro artículo anterior sobre la ruta de la seda y la peste negra).

Antiguamente China, Zhongguo, el reino central, nunca tuvo la necesidad de salir para conquistar otros pueblos o naciones. Una es porque ya era difícil gobernar un territorio tan grande y no había la necesidad de conquistar otros países culturalmente atrasados. Tampoco tuvo problemas con que otros poderes pudieran conquistar China y hacer desaparecer su cultura, todos creían en el poder superior de la antigua cultura china de 5000 años. Este fue el destino de cada conquistador de China. 

Segundo, la antigua China se rigió según la fe en el Cielo de que cada ocurrencia estaba arreglada por los dioses. Al parecer, salir del Reino central para conquistar a naciones o pueblos inferiores nunca fue el plan de dioses benevolentes. 

Por otro lado el PCCh, en sí mismo hegemónico, siempre busca expandirse, quiere controlar, quiere imponer sus doctrinas en el mundo. Esto es necesario para asegurar que el partido pueda sobrevivir.  Por eso, es común que la gente que conoce la esencia del comunismo lo llame un “espíritu maligno” ya que este quiere controlar y, últimamente, destruir a la humanidad, eliminar la fe en el Cielo, cortar la raíz divina del hombre y malograr la  moralidad tradicional. Porque sin fe, sin la creencia de que el hombre vino de una fuente divina y hay que volver, el hombre es tentado con los conceptos de la libertad personal, de hacer lo que se quiere y por la tendencia a ser progresista como aceptar todos los comportamientos desviados, hundiéndose así en la inmoralidad.

Cuál es el propósito de la nueva Ruta de la Seda

Para crear nuevamente un tipo de Ruta de la Seda nueva, según el régimen comunista, el propósito es: «construir un gran mercado unificado y aprovechar al máximo los mercados internacionales y nacionales, a través del intercambio cultural y la integración, para mejorar la comprensión mutua y la confianza de los países miembros, terminando en un patrón innovador con entradas de capital, fondo de talentos y base de datos tecnológica». 

Detrás de estas palabras tan lindas, hay un tipo de plan maestro para una globalización del mundo bajo el liderazgo del partido comunista chino, elevando a China como el poder mundial supremo. China puede exportar a todos los países de la ruta sus productos a cambio de recursos naturales, granos, materias primas, todo lo que necesita China. Y al mismo tiempo a través de esta ruta comercial, China puede exportar su ideología y la cultura del PCCh, con base en el ateísmo. 

Por otro lado, en términos económicos, las inversiones chinas en el extranjero son todas trampas de deudas, como ya se ha comprobado alrededor del mundo. 

En vez de animales cargando las mercaderías, ahora se trata de una red de trenes, tuberías de energía, autopistas hacia el oeste para llegar a Europa, después a Medio Oriente, hacia el sur, India, Pakistán y al resto del sudeste Asia. Por supuesto todas las construcciones e infraestructuras serán financiadas por el régimen comunista chino y cada miembro quedará endeudado con China. Obviamente la divisa común será la moneda china, el Renminbi, como lo es el Euro en la Unión Europea. 

China pretende volverse un reino moderno comunista,  ateo, con el líder del partido comunista como el “gran emperador” con hegemonía sobre el mundo. El PCCh siempre tendrá las ventajas, y todos los otros países le hacen ofrendas a China, como granos y alimentos. ¿Acaso es por esta ambición que se le calentó la cabeza a Xi?

Los demócratas chinos están desilusionados con Xi quien al principio, cuando asumió al poder, demostró su disposición hacia un sendero más democrático. Había mucha esperanza en China y en el mundo de que él podría ser quien disuelva el PCCh para llevar a China a una verdadera República. Pero el B&R ha empujado al PCCh a una gran ambición de controlar al mundo como un imperio a través de un emperador moderno, aun sobrepasando las dinastías de los antiguos chinos, que solo regían sobre el territorio chino. 

Sabiendo que en estos tiempos no puede conquistar por la con fuerza y existen otros poderes, ahora el PCCh conquista a la manera  de siglo XXI, con acuerdos de inversiones, financiamientos, préstamos e incluso falsas donaciones. A esto se suman los intercambios académicos y culturales. Pero todo tiene su precio para el régimen del PCCh, todo tiene un motivo ulterior y nada es gratuito. El beneficio mutuo nunca puede ser igual..  

Con el B&R China controla mundialmente los puertos, ferrocarriles, carreteras, centros de electricidad, aviación y telecomunicaciones mundialmente, pero lo peor es que también destruye los valores tradicionales del hombre. Y ahora, con la epidemia del Virus PCCh (coronavirus de Wuhan), sabemos que esto tiene consecuencias aun más graves para todo el mundo.

Los peligros y las consecuencias de la nueva ruta de la seda 

Al principio, cuando muchos países escucharon sobre la iniciativa B&R sintieron dudas, temor y había preocupación acerca de que el proyecto sea una forma de neocolonialismo. Pero las dudas e inquietudes de los distintos países desaparecieron o fueron simplemente ignoradas por la exultación ante las promesas de beneficios y dinero.

¿Cuáles son los valores y principios de esta nueva política de ‘poder blando’ del PCCh? ¿Son compatibles con los de Europa y con los de otros países democráticos? Los líderes no llegaron a la conclusión de que tantos países democráticos no pueden ser socios de un país totalitario y ateo, porque los valores y principios nunca van a ser los mismos. Y solo puede haber un resultado: los valores y principios, incluso la libertad de creencia de los países democráticos desaparecen mientras se asocian con el PCCh. 

Otra pregunta resulta hoy como la más importante. ¿Cuáles son los riesgos de esta nueva ruta para Europa? Este temor iba dirigido a los riesgos comerciales, culturales o políticos. Pero el riesgo sobre la salud nadie nunca lo hubiera imaginado. 

El riesgo en forma de una “corona”, un virus que contagió velozmente a través del océano, el ahora llamado Virus PCCh que viajó justamente cubriendo todos los países que firmaron con el PCCh la iniciativa de B&R. Italia se convirtió en el primer país miembro del G-7 en unirse a la iniciativa «la Franja y la Ruta». Mirando a Italia, los otros países sintieron que no podían dejar que Italia tenga todos los beneficios. Después de Italia, más países europeos entraron en el “círculo de amigos” de la iniciativa china.

Desde hace años el PCCh ha estado cortejando o comprando al gobierno de Argentina

Si vemos un mapa de B&R con el recorrido de la ruta que planeó el PCCh,  podemos ver que los países más afectados por el Virus PCCh están en esta ruta. Estos países son los que justamente han avanzado más con las relaciones comerciales con el PCCh, teniendo incluso trabajadores chinos, empresas chinas, incluso la presencia de la policía china como en el caso de  Italia. 

Los países más comprometidos con el PCCh son los que hoy sufren una explosión de locura del Virus PCCh. El Virus PCCh quiere llegar a todo el mundo porque no hay casi ningún lugar que no haya sido tocado por el PCCh y seducido por este, a pesar la conciencia. 

El Virus PCCh ha llegado a Latinoamérica

El virus llegó a Argentina y los otros países de Latinoamérica a través de las personas que tienen relaciones con el mundo viejo, especialmente con  Italia y España. Durante las vacaciones de verano, justo en enero y febrero, estos viajes llegaron al pico en Latinoamérica.

Desde hace años el PCCh ha estado cortejando o comprando al gobierno de Argentina, al igual que Brasil, tiene algo que quiere el PCCh: materias primas, recursos naturales, minerales, locaciones estratégicas etc. Tener los ferrocarriles en Argentina fue el sueño del PCCh, porque con el control sobre los ferrocarriles que llegan a los puertos -que también construyen o agrandan las empresas chinas- pueden transportar todas las riquezas y materias primas de Argentina a China a través de barcos. Y cuando los ferrocarriles son manejados por empresas y trabajadores chinos, el PCCh puede hacer lo que quiere, mientras las autoridades miran hacia otro lado con el “dinero sucio” en la bolsa. 

Sin los ferrocarriles sería difícil sacar todas las cosas de toda Argentina en grandes cantidades hacia sus propios barcos. Y con su método usual de conseguir un acuerdo perfecto, el PCCh, representado por China Machinery Engineering Corporation, en 2013, firmó un acuerdo para transformar los ferrocarriles de Belgrano. El proyecto consiste en solo ventajas para el PCCh, porque aumenta la velocidad del tráfico ferroviario entre el norte de Argentina y el puerto fluvial de Rosario en el este, justamente para transportar las riquezas de Argentina directamente a los barcos. Los trabajadores vinieron de China y no hay nada de transparencia en este proyecto. 

Este es solo uno entre tantos otros proyectos aún más ambiciosos del PCCh en Argentina y Latinoamérica. Por ejemplo los proyectos de construcción de plantas nucleares financiados por China son otro asunto en donde abundan los motivos ulteriores.

El lobby del PCCh siempre ha sido seducir con ofertas de ganancias personales. Lo peor es que se ha dado al PCCh los derechos de construir, manejar, operar todas las inversiones chinas y el país sigue endeudándose con  China y encima esta se lleva casi libremente los recursos naturales que son de patrimonio de todos los argentinos. 

La lista de los proyectos del PCCh en Argentina y Latinoamérica es muy larga. Esto también ha dado la entrada al coronavirus. El virus tiene ojos, Brasil y Ecuador también tienen que fijarse hasta qué grado se ha intensificado su relación con el PCCh o lo han apoyado. ¿Qué cosas que pretende el PCCh de estos países, se le han dado? 

No hay que permitir que llegue una extensión del B&R, como la nueva Ruta de la Seda a Latinoamérica. Esto no es un plan de Dios así que cualquier plan del espíritu maligno tiene consecuencias inimaginables. Para los creyentes este escenario es el de una batalla entre la fe en la Divinidad en contra del Ateísmo, llevado a cabo por el representante del espíritu maligno, el Partido Comunista chino.

Este es el  momento de la elección final. A Los países que han elegido con la codicia en vez de hacerlo correctamente con la conciencia, les ha llegado el Virus PCCh, si no hay un giro del corazón,  ¿qué más podría llegar? 

Todavía hay un camino para salvarse, solo hay que elegir alejarse totalmente del PCCh.

Por Liwei Fu y Celeste Caminos.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas