Redacción Tierra Pura – El manejo que le ha dado el Partido Comunista Chino al brote del virus PCCh, conocido también como nuevo coronavirus no deja de causar indignación, especialmente por el encubrimiento de información útil para que los países del mundo pudieran tratar a tiempo la amenaza. 

De acuerdo con una reciente encuesta realizada por la empresa Morning Consult, un 73 por ciento de los adultos estadounidenses culpan al régimen chino por las muertes que ha causado el coronavirus, indicando que por lo menos tiene cierta responsabilidad.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La encuesta así mismo demostró que pese al latente bipartidismo que cierne sobre distintos temas que competen a las problemáticas del día a día de los estadounidenses, existe una opinión casi unánime respecto a la culpa que tiene el régimen chino en la pandemia.

Para el 80 por ciento de los republicanos el gobierno chino tiene responsabilidad en la pandemia, mientras que para el 71 por ciento de los demócratas encuestados el régimen comunista tiene culpa.

En cuanto a los estadounidenses que no practican el distanciamiento social, la encuesta mostró que reciben la desaprobación del 84 por ciento de los demócratas mientras que para el 67 por ciento de los republicanos, quienes no practican el distanciamiento social tienen culpa en la actual epidemia en EE. UU.

El bipartidismo político se mantuvo respecto al manejo del gobierno Trump de la epidemia, mostrando que para el 81 por ciento de los demócratas la actual administración es responsable ante el número de muertos, pero por otro lado solo el 37 por ciento de los republicanos opina lo mismo.

Aunque la reapertura de la sociedad estadounidense, una de las medidas impulsadas por la administración Trump que así mismo ha sido cuestionada por algunos expertos en salud y por los demócratas, por el momento viene presentando un buen desempeño, ya que estados como Georgia y Colorado que se reactivaron hace unas semanas no han mostrado un aumento en los casos de contagio.

Según dio a conocer el Secretario de Salud y Servicios Humanos Alex Azar el domingo en el programa de CNN, State of the Union, por ahora las áreas que están abriendo no están registrando picos en los casos de contagio.

“Con la reapertura, ¿cuál es la clave para reabrir? Primero, necesitamos tener una buena vigilancia. Por lo tanto, debemos buscar enfermedades similares a la influenza y otras enfermedades respiratorias. Tenemos un gran sistema de vigilancia para eso. Buscamos picos e indicadores tempranos. Tenemos capacidad de prueba adecuada”, dijo Azar al presentador de CNN, Jack Trapper.

Por otro lado, en cuanto a la Organización Mundial de la Salud, entidad que se ha llevado la crítica de los Estados Unidos por favorecer y encubrir el dudoso tratamiento informativo que ha impartido el régimen comunista chino, la encuesta mostró un descontento del 65 por ciento de los republicanos y el 51 por ciento de los demócratas.

Tom Cotton, senador republicano por Arkansas ha sido especialmente enfático en las erróneas medidas del Partido Comunista Chino y el papel que ha desempeñado la OMS, ayudando a encubrir la información para advertir al mundo sobre la pandemia.

“No hay duda de que Xi Jinping y altos funcionarios del Partido Comunista de China presionaron a la OMS durante todo el año hasta diciembre para que subvencionara el riesgo de este virus”, señaló Cotton el pasado domingo en el programa Sunday Morning Features de Fox News.

“Miren, sabían en China desde el principio, probablemente ya en los primeros días de diciembre, que este virus era altamente contagioso entre los humanos y que era muy mortal para ciertas personas. Sin embargo, querían salvar la cara”, agregó.

A las acusaciones por mal manejo de la OMS también se suma la advertencia que intentó hacer Taiwán a finales de diciembre del año pasado sobre un posible virus que se transmitía de persona a persona, pero que finalmente fue ignorada.

En una intervención reciente, el secretario de Estado Mike Pompeo en el programa radial Jack Heath habló sobre el encubrimiento de China del coronavirus.

“Sabemos que esto se originó en Wuhan, China. Eso fue desafiado por los chinos en el frente. Esta administración fue muy clara de que no íbamos a aceptar esa desinformación, rechazada. Creo que todo el mundo sabe que esto comenzó y se originó allí en Wuhan”. 

“De dónde vino exactamente, es importante. Queremos saber las respuestas a eso”, afirmó, según una transcripción del programa publicada en el sitio web del Departamento de Estado.

Pompeo aseguró que por el momento hay evidencia de que el virus proviene de un lugar cercano al laboratorio, indicando que por ende se hacía necesario obtener una respuesta clara al respecto con el ánimo de saber de dónde vino el paciente cero.

“Lo necesitamos para todo el trabajo epidemiológico que debe hacerse para proteger a los estadounidenses hoy y mañana”, aseguró.

En cuanto al papel de la OMS, el secretario de Estado dijo: “La OMS falló en su misión de proporcionar información al mundo de manera oportuna sobre el riesgo que emanaba de China. Ellos lo sabían; ellos lo vieron”.

“Hubo presión del gobierno chino para que no declarara esto una pandemia, y se convirtió en una institución política en lugar de una institución médica y científica para lo que fue diseñada”, agregó Pompeo.

Acorde a lo recogido por el Western Journal, Eco Health Alliance, una organización sin fines de lucro indicó que el coronavirus estaba activo en China antes del diciembre del año pasado.

Según una investigación publicada en marzo por Vanesa Molter, asistente de investigación graduada del Observatorio de Internet de Standford, el Partido Comunista Chino ha empleado medios estatales para “controlar la narrativa y desviar la culpa” desde el inicio del brote, tanto en el país como en el extranjero.

Le puede interesar:

Últimas