Redacción Tierra Pura – El pasado 18 de mayo el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, pronunció una fuerte crítica contra la Organización Mundial de la Salud por denegar a Taiwán la condición de participar como observador en la Asamblea Mundial de la Salud Anual que se llevó a cabo días atrás.

En ese sentido, Pompeo condenó la exclusión de la isla en el encuentro que se produjo de manera virtual, alegando que el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus “tenía todos los poderes legales y precedentes para incluir a Taiwán”, según The Washington Times.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

“En cambio, decidió no invitar a Taiwán bajo la presión de la República Popular de China”, señaló Pompeo, quien luego añadió que “la falta de independencia del Director General priva a la Asamblea de la reconocida experiencia científica de Taiwán sobre la enfermedad pandémica, y daña aún más la credibilidad y la eficacia de la OMS en un momento en que el mundo más lo necesita”.

Debido al rol ejemplar que ha desempeñado Taiwán ante el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), cada vez más países reconocen su liderazgo y aplauden las medidas asertivas por las que ha optado la isla en medio de la pandemia, por lo que instan a la OMS a que lo incluya dentro de su agenda.

Si bien al país asiático se le otorgó el estatus de observador en la asamblea anual de la OMS entre los periodos de 2009 a 2016, para entonces la presidencia estaba a cargo de Ma Ying-jeou, político conocido por tener una postura ampliamente conciliadora con Beijing.

El mismo lunes el gobierno de Taiwán dio fe de que sus esfuerzos por acercarse a la OMS con el ánimo de participar como observador en la asamblea preparada para este año han sido continuos, aunque más tarde decidió aplazar el tema dada la presión que estaba ejerciendo el régimen chino.

Acorde a lo informado por South China Morning Post, la participación de Taiwán en la asamblea que se celebró el pasado 18 de mayo requería la aceptación de los 194 países miembros de la OMS, sin embargo algunas naciones de la región asiática prefirieron distanciarse del nombramiento de la isla evitando encarar disputas con el régimen chino.

La participación de Taiwán en la asamblea del mismo modo logró llamar la atención de otros países de la región que defienden la democracia como Japón, que junto con EE. UU. elaboró una carta dirigida a Reino Unido, Australia, Francia y Alemania con el ánimo de pedir al Director General de la OMS que incluyera a Taiwán en el evento que se celebró.

Entretanto, las declaraciones del secretario de Estado de EE. UU. exacerbaron la ira de Beijing y hoy miércoles desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de China condenaron sus palabras de elogio para la isla y en particular a la presidente, Tsai Ing Wen por comenzar su segundo mandato, asegurando que provocaba un daño grave a las relaciones chino-estadounidenses.

De acuerdo con Fox News, en un comunicado que fue hecho público en la página web del Ministerio de Relaciones Exteriores se especificó que “China insta a la parte estadounidense a que corrija inmediatamente sus errores”.

“La parte china tomará las contramedidas necesarias para responder a las acciones erróneas mencionadas anteriormente por parte de los Estados Unidos. Y la parte estadounidense debería soportar las consecuencias derivadas de ello”, agregó el comunicado.

La prolongada tensión que ha tenido lugar desde la guerra civil de 1949 entre China y Taiwán se debe a la insistencia de la isla en abogar por la democracia y en ese sentido distanciarse del poder político del régimen chino, el cual ha impartido de distintas maneras presión para instaurar la política de ‘un país dos sistemas’, una medida que afecta directamente la soberanía taiwanesa.

Le puede interesar:

Últimas