La provincia argentina de Córdoba es una pesadilla para el kirchnerismo. Un territorio hostil al que no pudo conquistar históricamente. Sus candidatos cayeron en todas las contiendas electorales en un distrito donde Cristina y compañía están acostumbrados a perder por paliza y por las más grandes diferencias. Allí también se gestaron las grandes manifestaciones «anti K», que también se replican en Buenos Aires y en todo el país. En las últimas horas fue un religioso el que le dio un nuevo dolor de cabeza al oficialismo, que ve cómo se incrementan las voces críticas con el correr de los días.

Aunque la misa transcurrió el último domingo (la que se transmitió televisiva y digitalmente), las imágenes viralizaron en la jornada de hoy, convirtiendo a Mario Bernabey en el cura más famoso del país, luego del actual residente del Vaticano… claro.  Seguramente Francisco no está muy cómodo con las palabras de su subalterno.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En su homilía, el religioso advirtió que la Iglesia «no es una unidad básica que esconde ideología, que se hace cómplice de proyectos que fracasaron». Por si quedaba alguna duda sobre la ideología en cuestión, Bernabey hizo una clara referencia al comunismo, al que responsabilizó de «generar muerte». «El comunismo fracasó, el comunismo no dio vida, el comunismo no transformó la humanidad, no la humanizó», señaló.

Lea también: ¿Cómo debería Brasil reflexionar sobre el aumento de casos de coronavirus?

Para el cura, estas ideas tienen que ver con las últimas iniciativas del kirchnerismo, que pretenden que el Estado se quede con parte de las empresas que ha «ayudado» durante la cuarentena del coronavirus (COVID-19). «Qué grave en un tiempo como este que alguien diga, che, el Estado te da, el Estado se queda con lo suyo. Eso en la historia fracasó, el comunismo fracasó».

Con una claridad conceptual contundente, Bernabey aseguró que el comunismo lo único que hizo a lo largo de la historia fue «crear monstruos» que se llenaron los bolsillos «en el nombre de derechos» ante el sufrimiento de la gente. En su opinión, la iglesia no puede ser cómplice de esta ideología de «robo» y «mentira», ni por respaldo ni por medio del silencio.

Fuente: Panam Post.

Le recomendamos:

Últimas