Una vez más el reconocido economista Domingo Cavallo dejó constancia de su opinión sobre la coyuntura económica actual, en una columna de opinión para su blog personal. 

En su artículo, se mostró preocupado por la incidencia que tendrían los dramáticos índices de desocupación y caída en la actividad económica, que experimenta el país en estos momentos como resultado de la pésima gestión económica de los últimos años pero también potenciada por la cuarentena del coronavirus.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El PBI mensual, estimado por el INDEC a partir de índice EMAE, muestra tajantemente una brutal caída de más del 9%, y los datos para los meses posteriores prometen ser aún peores. Aún con las mediciones de algunas consultoras privadas, los datos para abril estiman caídas similares a las de marzo, y mayo implicaría la profundización de la mayor depresión económica de toda la historia argentina

Lea también: La aparición del coronavirus es un ultimátum para que el mundo se aleje lo más posible del Partido Comunista chino

El INDEC aún no publica los últimos datos oficiales en materia de desocupación para el primer trimestre del año, pero se estima una enorme destrucción de puestos de trabajo, con lo cual el desempleo podría volver fácilmente a las dos cifras. 

“Impidiendo a la gente trabajar, podrá aplanarse por un tiempo la curva de contagios, pero eso no significa que vaya a disminuir la mortalidad general en la población. El aumento de la pobreza que emergerá de la disminución del trabajo puede terminar causando más muertes que las que se tratan de evitar con la cuarentena”.

Lea también: ¿Cómo debería Brasil reflexionar sobre el aumento de casos de coronavirus?

El flamante ex-ministro aseguró que, de extenderse la cuarentena por todo el mes de junio, podrá implicar caídas interanuales cercanas al 25% para el total de la economía. No se trata de un dato menor, pues ni siquiera en el 2002 se estimaron cifras tan malas. 

Además, estimó que el desempleo podría alcanzar entre el 20% y el 25% de la población económicamente activa, de medirse correctamente. La cuarentena generalizada también significó cambios en el mercado laboral. Esta última estimación supera a todas las cifras conocidas en la historia argentina, y sería incluso superior al peor momento del año 2002, a partir de la devaluación de Duhalde.

Es difícil encontrar precedentes históricos con cifras de desocupación tan elevadas. El nivel de desocupación podría ser más alto al alcanzando en la crisis por la Primera Guerra Mundial, o la Gran Depresión de 1929.

Al mismo tiempo, en los puestos de trabajo formales del sector privado, los salarios subieron más de un 3% interanual, pero en el sector informal se registró una caída del 9,3%

Lea también: Con los aplausos no alcanza: La difícil situación de los profesionales de la salud en Argentina

El impacto económico es mayor en el contexto de Argentina, teniendo más de un 35% del empleo privado en situación de informalidad. Si tenemos en consideración que los puestos de trabajo informales son proclives a ser los primeros en desaparecer con la crisis, la situación se torna crítica.

“Más temprano que tarde, el distanciamiento social deberá alentarse confiando en el sentido de responsabilidad ciudadana, como ocurre desde el vamos en Uruguay, con muy buenos resultados”, agregó Cavallo.

Además, agregó que el desempleo actual de Argentina sería sustancialmente más alto si se aplicaran estándares de medición internacional para la desocupación, y la depresión actual elevaría enormemente la cifra

Cavallo planteó la necesidad de decretar inmediatamente el fin de la cuarentena obligatoria, a excepción del área Metropolitana de Buenos Aires, así como otros distritos en el interior del país, y resumir todas las actividades económicas con las medidas sanitarias pertinentes

Advirtió también que, aún con una continuidad para aquellas zonas mencionadas, no es factible la extensión de la cuarentena por mucho tiempo más, la situación económica no lo posibilita. La pobreza y la destrucción de la vida laboral de las personas matará muchas más personas que el virus chino.

El economista dejó en claro que la inflación permanece contenida, pero será un importante problema hacia el segundo semestre del año, dada la enorme cantidad de dinero creada por el BCRA en el primero. 

Cavallo señaló que la leve tendencia bajista de precios que experimentamos hoy, es meramente circunstancial, y de ningún modo constituye una tendencia hacia el futuro. Se espera una gran respuesta en los precios, una vez que la economía se vea normalizada, quizás, hacia una hiperinflación.  

Fuente: Derecha Diario.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas