Traducido de Neon Nettle por TierraPura.org

El Partido Comunista chino (PCCh) retuvo información crucial sobre el coronavirus de los investigadores en los primeros días del brote, según grabaciones internas filtradas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las grabaciones sugieren que el régimen  chino estuvo reteniendo información sobre datos críticos tempranos sobre el brote de COVID-19. 

Beijing se demoró durante semanas en proporcionar a la OMS datos detallados sobre pacientes y casos durante un momento crucial en el que el brote podría haberse ralentizado, afirma una investigación.

Lea también: El Partido Comunista chino, la ‘mano negra’ que instiga los disturbios en EE. UU.

Las grabaciones fueron tomadas durante las reuniones internas de la OMS a partir de la segunda semana de enero y fueron obtenidas por la agencia Associated Press. 

Revelan que Maria Van Kerkhove, epidemióloga estadounidense y directora técnica de la OMS para COVID-19, planteó la preocupación de que estaba «llegando con muy poca información», lo cual «no era suficiente para que se hiciera una planificación adecuada».

«En una segunda grabación, el Dr. Gauden Galea, el principal funcionario de la OMS en China, se quejó de que la organización estaba recibiendo información solo «15 minutos antes de que aparezca en CCTV [la emisora controlada por el Partido Comunista chino]».

Las grabaciones se realizaron en un momento crucial a principios de enero, cuando se registraron menos de 100 casos de COVID-19, según los informes.

Lea también: ¿Cómo debería Brasil reflexionar sobre el aumento de casos de coronavirus?

A finales de mes, el número de casos se había disparado a casi 10.000, cuando la OMS declaró una emergencia sanitaria mundial. 

Durante todo el mes de enero, la Organización Mundial de la Salud elogió públicamente a China por lo que llamó una “respuesta rápida” al nuevo coronavirus.

Agradeció repetidamente al gobierno chino por compartir el mapa genético del virus «inmediatamente» y dijo que su trabajo y compromiso con la transparencia eran «muy impresionantes y estaban más allá de las palabras».

Pero entre bastidores, era una historia diferente, uno de los retrasos significativos de China y una considerable frustración entre los funcionarios de la OMS por no obtener la información que necesitaban para luchar contra la propagación del mortal virus, según ha descubierto The Associated Press.

Lea también: Mientras los medios miran a EE.UU., China consolida su control en Hong Kong en medio de una guerra civil

A pesar de los aplausos, China recién publicó el mapa genético, o genoma, del virus más de una semana después de que tres laboratorios gubernamentales diferentes hubieran decodificado completamente la información.

Los estrictos controles de la información y la competencia dentro del sistema de salud pública chino fueron los culpables, de acuerdo con docenas de entrevistas y documentos internos.

Los laboratorios del gobierno chino solo liberaron el genoma después de que otro laboratorio lo publicara antes que las autoridades en un sitio web de virólogos el 11 de enero.

Incluso entonces, China retuvo durante al menos dos semanas más el suministro a la OMS de datos detallados sobre los pacientes y los casos, según las grabaciones de las reuniones internas celebradas por la agencia de salud de las Naciones Unidas hasta enero, todo ello en un momento en el que el brote podría haber sido dramáticamente frenado.

Los funcionarios de la OMS estaban alabando a China en público porque querían obtener más información al gobierno, según sugieren las grabaciones obtenidas por  AP.

En privado, se quejaron en las reuniones de la semana del 6 de enero de que China no compartía suficientes datos para evaluar la eficacia de la propagación del virus entre las personas o el riesgo que representaba para el resto del mundo, lo que costaba un tiempo valioso.

«Estamos recibiendo una información mínima», dijo Kerkhove, en una reunión interna. «Está claro que no es suficiente para hacer una planificación adecuada». 

La historia detrás de la respuesta temprana al virus llega en un momento en que la agencia de salud de la ONU está bajo asedio y ha acordado una investigación independiente de cómo se manejó la pandemia a nivel mundial.

Tras los repetidos elogios de la OMS a la respuesta temprana de China, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha criticado a la OMS en las últimas semanas por su supuesta connivencia con China para ocultar el alcance de la crisis del coronavirus.

El presidente Trump cortó los lazos con la organización el viernes, recortando los aproximadamente 450 millones de dólares que EE.UU. da cada año como el mayor donante de la OMS.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas