Traducción hecha por Tierra Pura del artículo del periódico internacional chino Dajiyuan.com del Epoch Media Group.

El 26 de mayo de 2020, se confirmaron más de 370.000 casos del virus PCCh (virus del Partido Comunista chino) y más de 23.000 personas murieron en Brasil. Hace menos de tres meses, el 4 de marzo, sólo había cuatro casos confirmados en el país. Sin embargo, el 31 de marzo, ese número subió a 5.717 y luego siguió en esa tendencia ascendente: más de 80.000 el 30 de abril, superando los 200.000 el 14 de mayo, y llegando a 310.000 el 21 de mayo.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

¿Qué lecciones debe aprender Brasil de esta gran crisis? ¿Cómo deberían reflexionar los líderes actuales sobre esto? Este artículo trata de la actitud del Presidente Jair Bolsonaro y su gabinete hacia el PCCh y algunos de los acontecimientos relacionados.

En 2018, el comercio entre China y Brasil superó los 100.000 millones de dólares. China es el mayor socio comercial de Brasil y el mayor comprador de soja, carne vacuna y otros productos básicos no elaborados.

El 4 de mayo de 2020, el Ministerio de Economía de Brasil publicó datos que mostraban que en abril, el comercio exterior de Brasil registró un superávit de 6.702 millones de dólares, un 18,5% más que en el mismo período del año anterior, mientras las exportaciones a China crecieron un 29,5%. ¿Compensarán los ingresos de los pedidos chinos el impacto del virus PCCh en la economía brasileña y los daños a la salud de cientos de miles de personas?

Incidentes relacionados con el brote en marzo

El 18 de marzo, Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente de Brasil y miembro del congreso federal brasileño, publicó en su blog que el régimen comunista chino estaba encubriendo la epidemia para escapar de las críticas, lo que llevó a una pandemia mundial del virus. Eduardo también comparó este hecho al accidente de la central nuclear de Chernobyl en 1986, señalando que «es culpa de China (el gobierno comunista chino) y la libertad es la única salida».

Poco después de que Eduardo tuiteara, el embajador chino en Brasil, Yang Wanming, envió varios tweets en protesta, afirmando que el padre y el hijo del presidente brasileño habían contraído un «virus mental» después de visitar los Estados Unidos y regresar a casa. También volvió a publicar  un tweet llamando «a la familia Bolsonaro el ‘veneno gigante’ de este país».

Pero, por otro lado, el presidente del Senado de Brasil, Davi Alcolumbre y el presidente de la Cámara de Representantes, Rodrigo Maia, se disculparon ante China y la elogiaron por su papel ejemplar en la lucha contra la epidemia, informó la agencia de noticias Bloomberg el 19 de marzo. Curiosamente, se confirmó que el propio Davi Alcolumbre se infectó con el virus PCCh el 18 de marzo.

En la noche del 24 de marzo, Xi Jinping habló por teléfono con el presidente brasileño Bolsonaro. Según Reuters, el presidente brasileño tuiteó que él y Xi Jinping hablaron sobre cómo desarrollar aún más las relaciones económicas y comerciales entre los dos países. La agencia de noticias oficial del Partido Comunista Chino, Xinhua, publicó que Bolsonaro dijo: «Brasil está agradecida a China por facilitar la adquisición por parte de Brasil de los suministros médicos necesarios en China, y espera fortalecer el intercambio de experiencias de prevención y control con China para combatir la epidemia y frenar su propagación en el país lo antes posible». También dijo que Bolsonaro rindió homenaje al pueblo chino, reafirmó la «indestructibilidad» de la amplia asociación estratégica entre China y Brasil y la voluntad de Brasil de fortalecer la cooperación bilateral con China, entre otras cosas.

Tras ser regañado por el embajador chino, Bolsonaro optó por mostrar su debilidad ante el PCCh, y al hacerlo, negó la fuente del «virus del PCCh». Se acercó al PCCh con la esperanza de contener la epidemia, pero, la epidemia se expandió rápidamente en Brasil, al contrario de lo que esperaba, en contra de sus deseos. El Virus PCCh tiene ojos…

Brasil elevó su récord de muertes por coronavirus a más de 20.000. A medida que la pandemia que se ha extendido por todo el mundo comienza a golpear a América Latina con toda su fuerza. 

2019: Brasil y el Partido Comunista chino firman varios acuerdos de cooperación

En octubre de 2018, mientras se presentaba a la presidencia de Brasil, Bolsonaro disparó directamente al Partido Comunista chino, diciendo que quería comprar todo el país. Los comentarios fueron titulares en muchos medios de comunicación. Bolsonaro era considerado ampliamente como la «versión tropical de Trump»,  la persona que podría desplazar hacia la derecha a Brasil y empujar activamente una relación muy estrecha  con los Estados Unidos. Sin embargo, después de llegar al poder, Bolsonaro cambió gradualmente su actitud hacia el Partido Comunista Chino e incluso abiertamente comenzó a  hacer negocios con China.

Del 24 al 26 de octubre de 2019, durante la visita de Bolsonaro a China, los dos países emitieron una declaración conjunta «en la que se hace hincapié en el fortalecimiento y la profundización constantes de la Asociación Estratégica Global entre China y Brasil sobre la base de la igualdad, el respeto y el beneficio mutuo».

El Presidente de Brasil también firmó 10 memorandos de entendimiento, protocolos, acuerdos, permisos, arreglos, etc. para la cooperación con el Partido Comunista de China, que abarcan la diplomacia, la energía mineral, la agricultura, los impuestos y las aduanas, la educación superior, el Instituto Confucio, etc. Bolsonaro también anunció que el Brasil concederá un trato sin visado a los turistas chinos.

El 26 de octubre de 2019, un reportaje de la BBC destacó el cambio de rumbo de Bolsonaro, con titulares que incluían las palabras «Un cambio de actitud a la deriva en busca de inversiones en China». El artículo mencionó que en julio de 2019, Bolsonaro dijo: «Tenemos la intención de fortalecer aún más nuestra relación de cooperación con China, firmar más acuerdos comerciales con China e impulsar la cooperación económica y comercial bilateral a otro nivel».

El informe también citó a la BBC News en portugués diciendo: Bolsonaro también dijo que Brasil está más dispuesto que nunca a vender soja, carne, aceite y mineral de hierro a China, al gigante asiático.

En noviembre de 2019, Bolsonaro y Xi Jinping se reunieron de nuevo en la reunión de líderes del BRICS (sigla para el bloque comercial que comprende a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en Brasilia. «Queremos no sólo ampliar las relaciones comerciales, sino también diversificarlas», dijo Bolsonaro en el evento con Xi Jinping, durante el cual ambas partes firmaron nueve tratados, planes, protocolos y memorandos de entendimiento en los campos y sectores de la inversión, el comercio, la medicina, la infraestructura y la sede de la Radio y Televisión del PCCh.

Lo anterior demostró que Bolsonaro no está siguiendo exactamente el camino que seguía cuando se postuló para el cargo. La firma de tantos acuerdos de cooperación con el PCCh equivale a abrir aún más la puerta al PCCh, lo que significa que se infiltrará más en Brasil y aumentará el peso de las cartas de negociación en sus manos.

El ablandamiento de Bolsonaro, aunque limitado por las necesidades de la economía nacional, bien puede haber sembrado un peligro oculto para futuras crisis. Además, el vicepresidente del Brasil ha insistido varias veces en que no restringirá el Huawei, lo que plantea nuevos problemas de seguridad.

Observaciones finales

Con la prolongada epidemia, los líderes y funcionarios del gobierno brasileño deberían reflexionar sobre ello. El Partido Comunista Chino trajo el virus, retrasando la prevención de la epidemia mundial y fingiendo ser el «salvador», mientras que utilizaba los suministros médicos y los intercambios comerciales para enganchar a otros países. Estas tácticas podrían confundir a los países en desarrollo que necesitan ayuda desesperadamente, sumergiéndolos en el abismo del virus PCCh. 

En octubre de 2018, después de ganar las elecciones, Bolsonaro dijo que era un «defensor de la libertad». El Partido Comunista Chino es precisamente el enemigo natural de la libertad y los derechos humanos, y en marzo de este año, el PCCh hizo un agresivo espectáculo cuando maldijo a la familia Bolsonaro. Sus relaciones políticas y comerciales con Brasil tienen como objetivo final usurpar los recursos locales, la seguridad e incluso la soberanía. Por lo tanto, como nación gobernante, es una gran responsabilidad para ella mantenerse alejada del partido comunista chino que trae como consecuencia el virus PCCh.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas