Artículo traducido por Tierra Pura de NTDTV (en chino)

Las protestas desatadas por la muerte de George Floyd en los Estados Unidos se han transformado en violencia extrema tras la intervención de grupos radicales como Antifa. Los disturbios, que ya han entrado en su duodécimo día, se han extendido por todo el territorio estadounidense.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El régimen comunista chino está prestando gran atención a los disturbios en los EE. UU., ya que la gran máquina de propaganda del Partido Comunista Chino (PCCh) en el exterior ha visto una oportunidad para desviar la atención de la violencia policial en Hong Kong.

La abrumadora propaganda del PCCh en el exterior se burla de la «doble moral» de EE. UU.

Desde el día posterior al estallido de los disturbios en EE. UU. , el editor en jefe del Global Times, Hu Xijin, en un puñado de días, publicó docenas de tweets por dentro y fuera del Firewall (el cortafuegos que permite la censura en Internet en China). Calumnió a los hongkoneses por “infiltrarse” en las protestas en Hong Kong. Además, se burló de la supuesta «doble moral» de los Estados Unidos que, según él, “elogia las protestas ‘violentas’ en Hong Kong y reprime con fuerzas militares los disturbios en su propio país”.

El People’s Daily salió con el titular “Doble Etiqueta Americana: ¡Hora de ir a la bancarrota!”. La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying, también hizo un comentario sarcástico, insinuando, entre otras cosas, que Estados Unidos tiene un doble rasero: uno para los manifestantes americanos y otro para los de Hong Kong.

Algunos medios de comunicación rojos de Hong Kong también siguieron esa tendencia. Dijeron que la policía estadounidense es mucho más despiadada que la de Hong Kong e inclusive afirmaron que la policía de Hong Kong es demasiado «benevolente».

El PCCh difama a Estados Unidos, y su propaganda es fuerte y clara: critica a Washington por apoyar las protestas en Hong Kong y a la vez condena a EE. UU. por querer apaciguar los grupos violentos en su país.

¿Cuáles son las diferencias entre las protestas de Estados Unidos y las de Hong Kong?

De hecho, si las comparas, encontrarás que hay muchas diferencias entre ellos.

1° diferencia: la causa de las protestas

El 25 de mayo de 2020, en Minneapolis (Minnesota), un afroamericano, George Floyd, fue arrestado por presuntamente haber utilizado un billete falso de 20 dólares en una tienda de comestibles.

Llegaron varios policías, esposaron a Floyd y lo inmovilizaron en el suelo. Un policía se arrodilló y apretó su cuello durante siete u ocho minutos, después de lo cual murió.

Se puede ver que la desgracia de Floyd fue causada por la mala conducta del oficial de policía.

En Hong Kong, las protestas surgieron porque el PCCh va a impulsar la ley de extradición de “delincuentes”. Beijing tiene la intención de utilizar esta ley draconiana para romper el «cortafuegos judicial» entre Hong Kong y China continental a fin de controlar aún más a la región semiautónoma.

El pueblo hongkonés, por temor al PCCh y a la destrucción de la libertad, los derechos humanos y el estado de derecho de Hong Kong, se ha reunido pacíficamente desde principios de marzo del año pasado para exigir al gobierno de Hong Kong que detenga la enmienda de la ley de extradición.

2° diferencia: manejo temprano

Estados Unidos no protegió a ningún policía que haya tenido comportamientos ilegales. El 26 de mayo, los cuatro oficiales involucrados fueron despedidos y los responsables directos de los hechos fueron llevados a la justicia. Al día siguiente, Trump tweeteó que el FBI y el Departamento de Justicia estaban investigando el caso y ofreció sus condolencias a la familia de Floyd, diciendo «se hará justicia».

El 28 de mayo, el público estadounidense siguió protestando, y el 29, los fiscales completaron su investigación y presentaron cargos contra el agente de policía Derek Chauvin por asesinato en tercer grado y homicidio en segundo grado.

Por otro lado, el año pasado, el gobierno de Hong Kong, ante las repetidas protestas públicas, permaneció impasible y siguió presionando para que la ley de extradición se enmendara. Después de tres meses de apelaciones pacíficas sin respuesta, el pueblo de Hong Kong realizó la primera marcha con un millón de personas el 9 de junio de 2019.

Sin embargo, la administración de Carrie Lam Cheng ignoró la marcha del millón de personas y la opinión pública, y el 12 de junio siguió insistiendo en enmendar la legislación, impulsando la ley draconiana.

3° diferencia: disturbios violentos vs. protestas valientes

La muerte de Floyd es comprensible en términos de provocar manifestaciones pacíficas en defensa de los derechos humanos. Pero en la noche del 28, la protesta fue secuestrada por grupos radicales con agendas ulteriores, la violencia estalló y se extendió rápidamente.

Algunos aprovecharon la oportunidad para causar vandalismo, rompiendo vidrieras y comercios, e incendiando comisarías y edificios gubernamentales. El asesor de seguridad nacional Robert O’Brien dijo que los miembros radicales de Antifa han viajado por los estados y zonas donde hay mayor densidad poblacional de minorías afroamericanas e hispanas, provocando la violencia en esos lugares y quemando deliberadamente los negocios de los que la gente depende para sobrevivir. En los videos que circulan por Internet se puede ver cómo destruyeron tiendas y robaron las mercaderías.

Un internauta chino reveló que ayer encontró a una persona en su círculo de amigos de la red social china WeChat que había publicado un mensaje sobre su participación en el “smash and grab” de Los Ángeles. Este sujeto dijo que tapó su rostro con un pañuelo negro para sumarse al robo de una tienda de bolsos de marca. Describió que luego los grupos saqueadores instalaron puestos en la calle para vender los productos robados. Señaló que espera que algunos chinos quieran comprarlos para revenderlos.

El surgimiento de la «Facción Valiente» en Hong Kong se produjo después de que la marcha del millón de personas del 9 de junio quedara sin respuesta y que el 12 de junio el Consejo Legislativo de Hong Kong forzara la segunda lectura del proyecto de ley. Para detener la segunda lectura, la facción valiente rompió el vidrio del edificio del Consejo Legislativo. Pero después de entrar al Consejo Legislativo, los manifestantes se recordaron unos a otros que los libros y cosas del lugar no debían ser destruidos. Un manifestante tomó una botella de una bebida porque tenía sed, pero dejó el dinero correspondiente y escribió una nota para aclarar que no fue robada.

Después de bloquear la segunda lectura del proyecto de ley, el pueblo de Hong Kong organizó una vez más una marcha pacífica el 16 de junio. Esta vez asistieron 2 millones de personas, lo que representa 1/3 de la población de la ciudad. Durante la apelación, una ambulancia pasó y la multitud tomó la iniciativa de separarse y cederle el paso, como Moisés dividiendo el Mar Rojo. El alto estándar del comportamiento de la gente de Hong Kong provocó el asombró de la comunidad internacional y obtuvo el reconocimiento de todo el mundo.

La policía de Hong Kong utilizó todo tipo de armas para suprimir a tal grupo de ciudadanos pacíficos y se confabuló con las tríadas (organizaciones criminales chinas) para cometer actos de violencia. En particular, el 31 de agosto de 2019, los oficiales de policía atacaron a los ciudadanos indiscriminadamente en la estación de metro de Prince. Según el personal médico, varias personas fueron asesinadas en el lugar.

El incidente del 31 de agosto fue un punto de inflexión, cuando se hizo evidente que la brutalidad policial estaba empeorando, y fue entonces cuando surgió gradualmente la desobediencia civil.

En realidad la gente simplemente tenía un paraguas y un escudo de cartón en sus manos. Buscaban protegerse de las balas de goma, de los bastones de la policía, el gas de pimienta, etc. Después de la marcha, muchos manifestantes tomaron la iniciativa de limpiar las calles.

Aunque más tarde alguien quemó desechos en medio de la calle, tal acción solo tuvo como objetivo detener el avance de la policía, para que la gente pudiera salir del lugar sin ser reprimida.

4° diferencia: el trasfondo

Hay múltiples señales que indican que grupos radicales se han involucrado en los disturbios de Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses culpan a cuatro movimientos extremistas, entre ellos Antifa, de infiltrarse en las manifestaciones pacíficas para transformarlas en violentas.

El FBI confirmó que miembros clave de Antifa arrestados en EE. UU. tienen estrechos vínculos con los consulados comunistas chinos en todo el país. Durante los disturbios afuera de la Casa Blanca del 1 de junio, se grabó un video subido a las redes donde se escucha a una persona gritando en chino: «Vamos, vamos, vamos!». 

白宮外有人拍到共匪在暴徒之中用普通話叫同夥快走,這些都極有可能中共是幕後主使。Publicado por Vítosávio Zhang en Lunes, 1 de junio de 2020

También se informó que «el oficial militar Zhang también estuvo en la escena de los disturbios». El nombre del agregado militar de la embajada china es Zhang Li.

Curiosamente, las 18 ciudades principales donde se produjeron los incidentes están gobernadas por alcaldes del Partido Demócrata, muchos de ellos son izquierdistas.

También se reveló que las cámaras de vigilancia del FBI capturaron a la hija de Barack Obama, Malia, en la calle con los miembros de Antifa. También se encontró entre ellos a la hija del alcalde de Nueva York y al hijo del fiscal general de Minnesota.La hija del alcalde de Nueva York Bill de Blasio, Chiara de Blasio, de 25 años, fue arrestada en las calles de Manhattan.

En Hong Kong, el PCCh denuncia que detrás de los manifestantes hay «fuerzas hostiles extranjeras», pero no hace falta pensar mucho para darse cuenta que esto es una calumnia.

¿Qué país, organización o institución tiene la capacidad de incitar a 2 millones de personas a tomar las calles contra la ley de extradición? Con el calor que había en esos días, ¿cuánto dinero tendría que haber recibido la gente para que salieran a las calles? Si una persona recibe un dólar, 2 millones de manifestantes son 2 millones de dólares. Si se pagaran 100 dólares por persona, son 200 millones de dólares. ¿Quién tiene tanto poder económico?

Algunos responsabilizarán a Estados Unidos. Pero Estados Unidos es un país con separación de poderes. Cada centavo que gasta el gobierno de EE. UU. tiene que tener la aprobación del Congreso. Trump especialmente está bajo la mirada fija de los demócratas, como, ¿podría darle dinero al pueblo de Hong Kong? Ni mencionar que se trataría de una suma de dinero sumamente elevada.

Antes de la reunión del G20 del año pasado, la gente de Hong Kong se dispuso a publicar un anuncio llamando a los países del G20 a tomar en serio la lucha del pueblo de Hong Kong. Para hacer tal anuncio, necesitaron recolectar dinero de los ciudadanos. Entonces, si tuvieran un apoyo detrás, ¿todavía necesitarían financiarse con el dinero de la población civil?

Es decir, los manifestantes de Hong Kong son completamente independientes, sin ningún tipo de apoyo detrás. Son todas personas que defienden voluntariamente sus propios derechos, los pocos derechos humanos y libertad que aún conservan.

5° diferencia: la aplicación de la ley por la policía

La noche del 1° de junio, el jefe de la policía de Nueva York, Terence Monahan, se arrodilló junto a los manifestantes durante una protesta en Washington Square, en Manhattan. Se dirigió a las personas en el lugar, rogándoles que abandonaran la violencia ilegal, diciendo: “Todos, por favor, deténganse. No podemos pelearnos, vivimos aquí, este es nuestro hogar”.

Las palabras de Monaghan llegaron a los manifestantes. En un video difundido por Twitter se ve a un afroamericano abrazándolo con fuerza. Esta persona enterró su cabeza en el hombro de Monaghan y derramó lágrimas. Los manifestantes de los alrededores soltaron una ronda de aplausos. Estas escenas no ocurren en un solo lugar, sino en muchas regiones. Estas conmovedoras experiencias hacen derramar lágrimas a cualquiera.

Pero cuando el actor Hugh Jackman compartió una foto de un policía abrazando a un hombre negro, recibió duras críticas argumentando que estaba haciendo propaganda a favor de la policía. Esta es una prueba más de que hay poderes que quieren que los disturbios violentos sigan en las calles.

En contraste, la policía de Hong Kong es abusiva, acude constantemente a la violencia y utiliza armas de todo tipo para derrocar a los manifestantes. Incluso hubo varias muertes:  el 10 de enero de 2020 disparó munición real contra la población, impactando a un niño en el pecho.

En un conteo auspiciado por la sociedad civil en Internet, se reportaron cientos de incidentes comprobados de brutalidad policial en Hong Kong. En diciembre pasado, sin contar las numerosas personas desaparecidas, la policía de Hong Kong anunció que se habían hecho más de 6.000 detenciones. En solo medio año, la Policía Portuaria disparó casi 30.000 rondas de municiones.

Peor aún, numerosos manifestantes han sido capturados y desaparecidos inexplicablemente. Algunos fueron arrojados más tarde desde edificios altos y quedaron flotando en el mar, mientras que otros denunciaron que mientras estuvieron en las comisarías, los policías los sodomizaron y violaron en grupo.

La gente de Hong Kong quiere que se categorice a la policía de Hong Kong, que abusa de su poder, fuerza y armas, como una organización terrorista. Es de conocimiento público que oficiales militares de China continental están infiltrados entre los policías de Hong Kong. Muchas veces, estos militares se hacen pasar por manifestantes y actúan con violencia para desprestigiar al movimiento prodemocracia y darle una razón legítima a la policía para reprimir brutalmente las manifestaciones. Esta es una estrategia de guerra de los comunistas. Se disfrazan como manifestantes para instigar.

De hecho, una ligera comparación muestra que existe una diferencia esencial entre los delitos policiales en Estados Unidos y en Hong Kong. En el primer caso se trata de un individuo, es solo un delito policial; en cambio en Hong Kong es un fenómeno común, es un delito institucional, es terrorismo organizado.

Diferencia fundamental: la democracia estadounidense y la dictadura comunista china

A través de la comparación anterior, podemos encontrar claras diferencias entre la policía estadounidense y la de Hong Kong. De igual forma, encontramos que el sistema político estadounidense y el sistema político del PCCh son totalmente opuestos.

Sin embargo, el PCCh miente y miente, engañando a la gente dentro de las altas murallas de China continental para confundir al público. La comunidad política estadounidense ya ha desafiado al PCCh.

George O’Brien, el asesor presidencial americano de Seguridad Nacional dijo: “Quiero decirles a China (Partido Comunista de China), que la diferencia entre nosotros y ustedes es la siguiente: el oficial de policía que mató a George Floyd será investigado, será procesado y tendrá un juicio justo. No serán condenados a prisión por protestar pacíficamente”.

También dijo: “Esta es la diferencia entre nosotros y ustedes (el PCCh). Cuando esto sucede, vamos al fondo y no lo encubrimos”.

Chinos en Nueva York: La policía estadounidense son individuos, la policía de Hong Kong es un grupo

La aplicación violenta de la ley por parte de la policía estadounidense no es comparable a la de la policía china y de Hong Kong, que están controladas por el Partido Comunista Chino. La primera es una entidad, la segunda un sistema.

Estados Unidos es un país con estado de derecho, con un poder judicial independiente y todo se maneja de acuerdo a la ley. Los policías de Hong Kong y de China continental, bajo el mando del PCCh, tienen mayor poder que la ley y no se rigen por ninguna normativa. ¿Quién ha sido arrestado por la aplicación de la brutalidad policial? ¿Quién está siendo investigado? Pueden arrestar a quien quieran, matar a quien quieran y hacer lo que quieran. En casos como los mencionados anteriormente, si los chinos o los negros son asesinados en China continental, ¿qué puede pasar con la policía que los mató? La violencia institucional es la violencia de arriba a abajo y la policía no será responsable criminalmente. Si muere por la violencia policial, mala suerte.

El comentarista político, Zhang Lin sospecha que el PCCh financia a Antifa. Dijo: “Bajo la táctica del Frente Unido, el PCCh ha comprado a muchas personas negras en el mundo, incluyendo a los afroamericanos. Los matones arrestados por la policía, así como los líderes del grupo Antifa, generalmente tienen relaciones cercanas con la embajada y los consulado chinos”.

Zhang Lin señaló que “el PCCh envió expertos para enseñarle [a Antifa] teorías comunistas y técnicas de combate. Dicen que son ‘antifascistas’, pero detrás de todo esto está el PCCh, que quiere subvertir a los Estados Unidos desde adentro”.

El PCCh, junto al Partido Demócrata de Estados Unidos, quiere usar este incidente para bloquear la reelección de Trump.

«El PCCh y el ala ultraizquierdista del Partido Demócrata de Estados Unidos trabajan juntos en tareas diferentes. Este es el momento de avivar las llamas y desatar una señal de disturbio político. El objetivo es evitar la reelección de Trump y, en última instancia, socavar los valores universales que se están restaurando en América bajo la administración de Trump”.

Comunistas y civiles chinos: ¿quién no puede respirar?

El 30 de mayo, el portavoz del Departamento de Estado de EE. UU. Morgan Ortagus dio una entrevista a la CNN sobre la presión del PCCh para aplicar en Hong Kong una «versión de la Ley de Seguridad Nacional». Posteriormente, publicó el video de la entrevista en Twitter, comentando: “Este es un momento crucial para el mundo. Pasará a la historia. Las personas amantes de la libertad en todo el mundo deben respetar el estado de derecho y hacer responsable al Partido Comunista Chino, que ha roto flagrantemente sus promesas al pueblo de Hong Kong”.

Después de dos horas, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying respondió: «No puedo respirar”. Usó burlonamente esas últimas palabras de Floyd para insinuar sobre la violencia que está estallando en Estados Unidos.

Posteriormente, muchos internautas de China continental publicaron comentarios en las redes.

“Cuando Xu Junhe (un hombre de la provincia de Heilongjiang que fue a Beijing para apelar) fue asesinado por la policía, Hua Chunying respiraba con tranquilidad. Respiraba bien cuando tres chinos fueron asesinados en Zambia. Luego, cuando el pueblo de Wuhan murió debido al ocultamiento de la infección epidémica por parte del gobierno, ella respiraba tan bien como siempre. Ahora que hay gente en EE. UU. golpeando y robando en las protestas, está empezando a decir que no puede respirar”.

Li Ning: No puedo respirar, toda nuestra familia no puede respirar

Hace más de una década, una mujer de Shandong, llamada Li Shu-lien, perdió la vida en la campaña de «estabilización del país» llevada a cabo por el gobierno. Su hija, Li Ning, habló con la Voz de América sobre las últimas palabras de Floyd: «No puedo respirar».

Li Ning entiende bien las últimas palabras de Floyd, ya que su madre experimentó un trato aún más brutal.

Cuando su madre, Li Shu-lien, fue asesinada en 2009, Li estaba asistiendo a la Universidad del Pueblo. Desde entonces, Li Ning ha estado en el camino de denunciar las irregularidades.

Li Ning dijo que el presidente de Estados Unidos, los funcionarios locales y los oficiales de policía han expresado su pesar por la tragedia de Floyd, ofreciendo sus condolencias a la familia y a la comunidad en general para buscar justicia por él. Él dijo: «Las democracias manejan las cosas de una manera completamente diferente a las que me sucedieron a mí».

Dijo que durante mucho tiempo, después de que su madre muriera, “no podía (respirar)”. No es la única, dijo que su padre, su hermano, su cuñada y toda su familia «fueron tratados injustamente y y no podían respirar«.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas