Artículo traducido por Tierra Pura de Apollo News

El 17 de diciembre de 1991, el presidente soviético Mijaíl Gorbachov y el presidente ruso Boris Yeltsin, ante las poderosas y fuertes demandas anticomunistas del pueblo soviético, se vieron obligados a declarar conjuntamente que el Partido Comunista de la Unión Soviética era ilegal:

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El texto completo de la declaración figura a continuación:

«La absurda herejía del marxismo-leninismo se ha puesto a prueba en Rusia durante más de 70 años y ha sido un completo fracaso en la teoría y en la práctica. La historia ha demostrado que el marxismo fue una falacia y una herejía que perjudicó completamente a la humanidad. El extirano soviético Stalin, con el fin de esclavizar a toda la humanidad y convertirse él mismo en un emperador comunista, usó el dinero del pueblo hambriento ruso para forjar a gánsteres, villanos y tiranos en las naciones y áreas pobres y analfabetas alrededor del mundo. El fin era formar el Partido Comunista e implementar este sistema social totalitario, violento y terrorista. En muchos países, provocaron guerras civiles, hambruna y grandes crímenes y desastres. En cualquier rincón del mundo donde aparece el comunismo, trae consigo incendios y saqueos. Los disturbios, la usurpación del poder y la toma de la soberanía han traído ríos de sangre por todas partes. En el Kremlin, nos disculpamos sinceramente con los pueblos y países víctimas de esto.

Y ahora declaramos solemnemente:

(1) Disolver todas las organizaciones del antiguo Partido Comunista de la Unión Soviética, grandes y pequeñas;

(2) Todos los miembros del partido que participaron en el golpe de Estado y en los disturbios se entregarán de inmediato a las autoridades designadas para registrarse y;

(3) todos los bienes del Partido Comunista de la Unión Soviética serán confiscados para el Estado ruso».

Durante más de 70 años, Rusia experimento el horror. El surgimiento del Partido Comunista es en sí mismo la apertura de la Caja de Pandora, liberando al diablo. Estos demonios están en camino a la extinción, porque no importa cuán arrogante y loco sea el Partido Comunista, ¡todo lo que le espera es la muerte! Esta es la mayor organización ilegal del mundo, ha cometido monstruosos crímenes y ningún poder que esta posee lo alcanzó a través de la elección del pueblo. Los países con gobiernos socialistas-comunistas son todos regímenes totalitarios mantenidos por la mentira, el engaño y la violencia, que realizan saqueos desenfrenados a través del control de cada aspecto de la sociedad. A través del control de la educación, la propaganda, las continuas mentiras, el engaño y el lavado de cerebro han creado una generación de terroristas rojos y esclavos izquierdistas totalitarios. Y con el lavado de cerebro hace que las víctimas de las persecuciones, a su vez, abracen a los perseguidores bajo el síndrome de los perseguidores.

Con el ejemplo de China, con un pueblo que solo sabe sufrir y aguantar, sin pensar, para poder sobrevivir, es tiempo que el mundo se despierte del control mental de las doctrinas diabólicas del comunismo.

Siendo la única organización humana que oficialmente niega la existencia de Dios, la única opción que queda es disolver el Partido Comunista de China (PCCh), como lo hizo la ex Unión Soviética. Esto lo deberían hacer los líderes del PCCh urgentemente para el pueblo chino y el mundo, antes de que lo haga Dios.

Le puede interesar:

Últimas