Traducido de Neonnettle por Tierrapura.org

Varias organizaciones vinculadas a la Fundación Open Society de George Soros están exigiendo que el gobierno federal recorte los fondos de toda la policía de los Estados Unidos. 

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Los grupos de izquierda están empujando la campaña «Deshacerse de la policía» del movimiento Black Lives Matter, pidiendo al Congreso que recorte el dinero de las subvenciones federales destinadas a las fuerzas del orden locales.

Lea también: «Soros debe ser arrestado por ser enemigo de los EE.UU.»: Miles de usuarios de Twitter piden el arresto de George Soros

35 organizaciones exigieron que la policía deje de recibir dólares de los impuestos federales en una carta dirigida al Comité Judicial de la Cámara de Representantes, y a los siguientes representantes:

La Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-CA)

El líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-KY)

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes Kevin McCarthy (R-CA)

El líder de la minoría del Senado Chuck Schumer (D-NY)

Los grupos de extrema izquierda vinculados a la Fundación Open Society de Soros que firmaron la carta incluyen a CASA de Maryland, el Centro para la Democracia Popular, y Make the Road New York.

Lea también: ¿Cuál es el vínculo entre Black Lives Matter y Nicolás Maduro?

La carta dice: 

Escribimos para exigir que en este momento, el Congreso termine permanentemente y cese cualquier financiamiento a la policía local en cualquier forma, ya sea dinero para entrenamiento, equipo, contratación, recontratación, horas extras, etc., incluyendo todos los programas bajo el llamado programa de Servicios Policiales Orientados a la Comunidad [«COPS»], y financiar completamente los esfuerzos de seguridad pública dirigidos por la comunidad.

La asignación de recursos por parte del Congreso, incluso con condicionamientos, a la policía – una institución que ya recibe más de 100 mil millones de dólares de recursos públicos anualmente – en particular a raíz de nuestra actual crisis económica y la epidemia de violencia policial, es a la vez ilógica y puede inflamar una situación ya tensa. De hecho, la semana pasada, en medio de la crisis económica y del levantamiento nacional contra la brutalidad policial y los presupuestos masivos de la policía, la oficina COPS anunció casi 400 millones de dólares en subvenciones a través del Programa de Contratación COPS (CHP), que financiará a 596 agencias del orden público para contratar a 2.732 personas adicionales a tiempo completo. A raíz del desastre de COVID-19, la Cámara de Representantes recientemente y de forma desconcertante incluyó 300 millones de dólares adicionales en fondos para la oficina de COPS en el «Acta de Héroes». 

Lea también: Wolf Warrior, la política que busca imponer China en el mundo y su deseo sobre América Latina tras el coronavirus

El Congreso debe detener inmediatamente todo financiamiento a las fuerzas del orden locales y condenar, restringir y usar el poder  monetariopara sacar de nuestras ciudades a la policía y al ejército financiados con fondos federales. El programa COPS ha contribuido directamente al aumento del tamaño, alcance y papel de la policía en las ciudades de nuestro país, y por consiguiente, el flujo interminable de asesinatos y violencia perpetrados por las fuerzas del orden en la población negra en particular. La crisis de COVID-19 y las pérdidas económicas que la acompañan, junto con la naturaleza descarada y violenta del trabajo policial, han demostrado la necesidad de reimaginar la seguridad pública a nivel nacional, sin asignar recursos para el trabajo policial, pero financiando plenamente las necesidades de todas nuestras comunidades.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas