Paraguay ya ha demostrado ser uno de los países no solo de Latinoamérica, si no del mundo, que mejor ha combatido la pandemia de coronavirus.

Desde que se constató el primer infectado el nivel de contagio nunca se descontroló y su evolución continuó siempre en ascenso «gradual» al punto de tener un promedio de poco más de 10 contagios diarios desde el 7 de marzo

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Mientras otros países han tenido un aumento considerable en los números de casos diarios aún estando en una estricta cuarentena, como por ejemplo Argentina, el caso paraguayo indica todo lo contrario.

Al inicio de la pandemia, Paraguay, en tiempo récord, ya había levantado dos hospitales de contingencia para contener un eventual disparo en el número de infectados asumiendo el peor de los escenarios, cosa que hasta la fecha no ocurrió. Además, había cerrado las fronteras antes de que se registrara siquiera el primer caso en el país y la cuarentena estricta duró tan solo un mes y medio.

De acuerdo con el último reporte del ministro de Salud, Julio Mazzoleni, hasta la fecha se han detectado solo 1.202 casos con un total de 11 decesos. Actualmente 619 individuos ya se han recuperado. Paraguay cuenta con un territorio de no más de 7 millones de habitantes.

Fuente: Worldometer

A destacar: solamente hubo una escalada peligrosa entre los días 30 de abril y 10 de mayo, que fueron los días cuando Paraguay pasó de una cuarentena estricta a una flexible, sin embargo, posteriormente, el país logró estabilizar la curva de casos y el ascenso de casos totales es una curva lineal casi perfecta.

Un claro ejemplo de cómo se aplana la curva.

Fuente: Worldometer

Con estos excelentes números, Paraguay retornó el lunes 3 de mayo, hace más de un mes, a las actividades comerciales e industriales de manera gradual en su fase 1, de esta manera, casi el 60% de la economía nacional empezaba nuevamente a entrar en curso. 

Posteriormente ingresó a la fase 2 el día lunes 29 de mayo a través del decreto N° 3.619 en el cual se establecían todos los sectores permitidos a operar nuevamente bajo rigurosas medidas sanitarias, estos incluían obras de construcción privadas, oficinas corporativas, sector cultural y artístico (sin público), clubes y parques privados (con distanciamiento), apertura de iglesias (para ceremonias y bautismo con público limitado), apertura de locales comerciales en general (incluidos los shoppings).

Nuevamente comparando con el caso argentino. En 1 mes de cuarentena Paraguay logró contener totalmente al virus procedente de China y a su vez reabrir su economía, mientras que Argentina lleva 3 meses en cuarentena, con una economía totalmente parada, el desempleo por las nubes y PyMEs muy rentables totalmente quebradas.

Las calles asuncenas permanecieron prácticamente intransitadas durante el primer confinamiento estricto llevado a cabo desde el inicio, que duraría prácticamente todo el mes de abril con estrictos controles de la policía nacional en diversos puntos, tanto de la capital como del interior del país.

Portales de relevancia a nivel internacional destacaron la hazaña del gobierno paraguayo en coordinación junto con el Ministerio de Salud y el Ministerio del Interior para llevar a cabo el denominado plan de «cuarentena inteligente», como por ejemplo el mismísimo medio neoyorkino de izquierda «The New York Times«, llegó a señalar que «Paraguay planea cambiar a cuarentena inteligente después de aplanar las curvas del coronavirus«.

El NYT ha tenido un historial de duras críticas contra el gobierno de derecha de Abdo Benítez pero esta vez no hubo manera de arrojarle una noticia negativa.

También lo han hecho portales internacionales como Reuters, TV Francesa, Foreing Affairs, etc. Y en conformidad con los últimos datos que tenemos actualizados al momento, Paraguay ocupa parcialmente el penúltimo lugar en cantidad de contagios en la región sudamericana junto con Uruguay.

Fuente: Derecha Diario.

Le recomendamos:

Últimas