Redacción Tierra Pura

La controvertida plataforma de videollamadas Zoom, reconoció este jueves que se plegó a las exigencias del régimen comunista chino e interrumpió reuniones sobre el 31.° aniversario de la masacre de Tiananmen, un tema que China quiere silenciar desde siempre. Además suspendió las cuentas de tres usuarios, con sede en EE. UU. y Hong Kong, organizadores de esas conferencias.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Zoom dijo el jueves por la noche en un comunicado que fue notificado de los eventos y que el gobierno chino le pidió que tomara medidas en mayo y principios de junio. Dijo que suspendió una cuenta en Hong y dos en Estados Unidos, pero ahora ha restablecido estas cuentas, de acuerdo a Reuters.

“El gobierno chino nos informó que esta actividad es ilegal en China y exigió que Zoom cancele las reuniones y las cuentas de los anfitriones. No proporcionamos ninguna información del usuario ni contenido de la reunión al gobierno chino”, decía la nota de prensa, luego de que estallara el escándalo.

Zoom reconoció entonces que había cerrado temporalmente estas cuentas y lo justificó por el hecho de que «como toda sociedad planetaria, debemos respetar las leyes en vigor en las jurisdicciones en las que operamos», de acuerdo con AFP.

La compañía – con sede en California – alegó que no tenía la capacidad de bloquear a los participantes de países particulares, por lo que finalizó tres de las reuniones y suspendió las cuentas que crearon esos encuentros virtuales. Además, reconoció dos de las otras reuniones tenían un “número significativo de participantes de China continental” y que por eso la censuraron.

Además aclaró que como su tecnología actual no le permite “retirar a participantes específicos de un encuentro o bloquear a los participantes de un determinado país”, adoptó la decisión de “poner fin a tres de los cuatro encuentros y suspender o suprimir las cuentas huéspedes asociadas” a los mismos.

La declaración plantea muchos cuestionamientos sobre Zoom inclinándose ante la presión china. A diferencia de muchas plataformas occidentales como Facebook y Twitter, el servicio de Zoom no está bloqueado en China, así que la plataforma de reuniones en línea, que ha aumentado su popularidad debido al confinamiento obligatorio consecuencia de la pandemia de coronavirus, elevó sus descargas en China.

Wang Dan y Zhou Fengsuo, dos sobrevivientes de la sangrienta masacre de Tiananmen ocurrida en 1989, ahora refugiados en Estados Unidos, así como el organizador en Hong Kong de la vigilia anual que conmemora los acontecimientos de Tiananmen, Lee Cheuk-yan, anunciaron que sus cuentas habían sido cerradas temporalmente y sus reuniones interrumpidas.

Lee Cheuk-Yan, un activista en favor de la democracia en Hong Kong que organiza una vigilia anual en Tiananmen, dijo que la respuesta de Zoom fue “vergonzosa” y la acusó de “censura política”. “Han restaurado mi cuenta, pero Zoom continúa arrodillado ante el partido comunista”, señaló en declaraciones publicadas por el diario británico The Guardian.

Además agregó: “Mi propósito al abrir Zoom es llegar a los chinos continentales, rompiendo la censura del Partido Comunista chino. Esta política, derrota mi propósito original».

Por su parte, el activista prodemocracia Wang -también censurado- dijo a Reuters: «Zoom cumplió con la demanda de China y nos impidió seguir adelante sin problemas… No puede salirse con solo una declaración. Seguiremos utilizando los medios legales y la opinión pública para pedirle a Zoom que se haga responsable de su error».

La compañía dijo que ahora está desarrollando tecnología que le permitirá eliminar o bloquear a los participantes en función de la geografía, lo que le permite cumplir con las solicitudes de las autoridades locales. Dijo que publicaría una política global actualizada el 30 de junio.

Zoom en la mira

Al igual la aplicación de videos cortos TikTok, perteneciente a la firma china ByteDance, que está siendo examinada por los reguladores de EE. UU. sobre los datos personales que maneja, Zoom también está bajo escrutinio por sus vínculos con China y también porque hubo muchas quejas respecto a la seguridad y la administración de los datos personales de los usuarios.

Los legisladores estadounidenses y los grupos de derechos humanos han condenado a Zoom. Los representantes estadounidenses Greg Walden y Cathy McMorris Rodgers enviaron una carta al CEO de Zoom, Eric Yuan, pidiéndole que aclare las prácticas de su empresa.

Además, los vínculos de la compañía con el régimen chino han sido cuestionados anteriormente.

El grupo de ciberseguridad Citizen Lab dijo en abril que había encontrado evidencia de que algunas llamadas realizadas en América del Norte, así como las claves de cifrado utilizadas para proteger esas llamadas, se enrutaron a través de China. En respuesta, Zoom explicó que había permitido por error que los centros de datos chinos aceptaran llamadas, de acuerdo con Reuters.

Zoom reconoce que tiene mucho personal de investigación y desarrollo en China. Su fundador, Yuan, creció y asistió a la universidad en China antes de emigrar a los Estados Unidos a mediados de la década de 1990. Ahora es ciudadano estadounidense.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas