El régimen le ha perdonado el pago de la deuda a 77 países en vías de desarrollo como «caridad» por la situación desfavorable generada por el virus chino, sin dar detalles de los términos por ahora. La limpieza de imagen que quiere hacer el Partido Comunista Chino.

El viceministro de Asuntos Exteriores, Ma Zhaoxu, anunció en una conferencia de prensa esta semana que China suspendía el pago de la deuda de 77 países en vías de desarrollo, como parte de los esfuerzos para luchar contra el COVID-19.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lea también: El partido comunista chino ataca a quien revele su verdadera naturaleza

El Partido Comunista Chino busca limpiar su imagen luego de la terrible pandemia que causaron sobre el mundo, a través de la desinformación y la manipulación de organismos internacionales como la OMS que evitaron que el mundo pueda prepararse para semejante aluvión.

Con este anuncio, muchos países se van a ver directamente beneficiados y con un alivio muy importante al no tener que pagar la deuda con China hasta fin de año, aunque no se han dado detalles de qué países se van a beneficiar y cuánta plata estará involucrada. 

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial se comprometieron junto con el G20 ha otorgar una moratoria sobre el pago de la deuda hasta fin de año. China, al ser el mayor acreedor bilateral de países de bajos ingresos, se comprometió con este proceso y ya ha dado este anuncio. 

Lea también: La influencia comunista china se adueña de los organismos internacionales

Estas medidas acompañan al anuncio que dio Xi Jinping en la ‘73rd Session of the World Health Assembly’ en mayo, en donde proclamó que se proveerán 2.000 millones de dólares en un periodo de 2 años para ayudar a combatir el impacto de la pandemia en el mundo. Aquí se adelantó a las demandas de Trump y otros líderes mundiales, que han pensado en cobrarle severas multas a China por permitir que el virus se salga de control y se convierta en una pandemia.

Junto con este anuncio, presentó un documento llamado “Fighting Covid-19: China in Action” en el cual explican los esfuerzos de China en combatir la pandemia, compartiendo su experiencia al mundo.

Este anuncio sería muy importante si no fuese porque los datos del régimen chino han demostrado ser muy poco confiables. Aún en los inicios de la pandemia, cuando aseguraron durante casi un mes que el virus no se contagiaba de humanos a humanos.

Lea también: Abandonar el comunismo: el camino para que la humanidad abrace un futuro brillante

En la Conferencia de Prensa Habitual del 8 de junio del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, la portavoz Hua Chunying se refirió a este documento respondiéndole a un periodista del régimen que seguramente tenía una pregunta armada:

China emitió el libro blanco no para defendernos, sino para mantener un registro. La historia del combate contra la pandemia no debe estar contaminada por mentiras e información engañosa; debe registrarse con la memoria colectiva correcta de toda la humanidad”

Hasta hoy, China ha asistido a más de 150 países de distintas formas para combatir el coronavirus. Les ha enviado tests, barbijos e incluso respiradores y préstamos. Pero como era de esperarse, hubo múltiples denuncias de que los tests no funcionaban (daban más falsos positivos que verdaderos), los barbijos eran de una calidad no aceptable por estándares salubres de Occidente y los respiradores fueron solamente «prestados», para ser devueltos una vez que termine la pandemia.

China se ha demostrado muy abierta a ‘ayudar’ a países invirtiendo en ellos y endeudándolos incluso antes de la pandemia, sobre todo en su megaproyecto llamado ‘Belt and Road Initiative’ (BRI). Actualmente, el dinero invertido más lo que se ha comprometido a invertir en estos cientos de proyectos es de un billón de dólares, más de 8 veces el tamaño del Marshall Plan de EE.UU. para reconstruir Europa luego de la 2da Guerra Mundial en dólares de hoy.

Este proyecto de China también conocido como la ‘Nueva Ruta de la Seda’ involucra directamente a 68 países en los que se desarrollan casi 3.000 proyectos de infraestructura, conectando así a China con muchos países de manera vial, férrea y marítima. 

Además, China con estos proyectos apuesta en países con alto riesgo y donde muchos inversores no quieren invertir, y de los 33 países en el mundo que están en riesgo por su deuda, 25 entran en el esquema del BRI.

Así, China se asegura aliados muy importantes no por relaciones políticas pero por una dependencia económica nunca antes vista en el mundo.

Fuente: La Derecha Diario

Te recomendamos:

Últimas